40 años llorando a Chanquete. ¿Queda algo de 'Verano azul'?
  1. Cultura
  2. Mala Fama
Alberto Olmos

Mala Fama

Por

40 años llorando a Chanquete. ¿Queda algo de 'Verano azul'?

Se cumplen 40 años de la primera emisión de la serie española más famosa de la democracia

placeholder Foto: Antonio Ferrandis, Chanquete en la serie, "el Hemingway de los asadores de sardinas", según Alberto Olmos. (RTVE)
Antonio Ferrandis, Chanquete en la serie, "el Hemingway de los asadores de sardinas", según Alberto Olmos. (RTVE)

Fui en familia a Nerja porque, aparte de playa, chiringuitos y extranjeros, quería ver de cerca mi infancia. En Nerja se rodó 'Verano azul', como sabía desde hace tiempo. Pero solo este año que allí se rodara 'Verano azul' fue un motivo para ir. Antes, de hecho, era incluso un motivo para no ir. La nostalgia, antes de aposentarse, da un poco de asco. Envejecer es entrar en razón.

Nerja, así a bulto, está muy bien, en la medida en que parece el extranjero. Todo limpio, todo perfecto, con esa cosa japonesa de no poner papeleras y conseguir que la gente se lleve su basura a casa. No había una teja fuera de su sitio, una calle fea, un coche mal aparcado. La gente vestía muy bien, eran suecos, holandeses, alemanes. Familias rubias como para aparecer en la escena más nazi de 'Cabaret', cantandito con esvásticas. (Esto lo suelto sin mayor cuidado porque en Baviera no me leen). Como en el Ministerio de Igualdad sí me leen, la verdad es que vi también chicas muy guapas.

Foto: Julia y Chanquete, rodeados de toda la pandilla, en 'Verano azul'. (RTVE)

Además, tienen unas cuevas, a las que llaman 'de Nerja' sin mayor ímpetu promocional. Estuvimos varios días cuestionándonos eso de la 'Costa del Sol' que se veía escrito por todos lados. ¿Por qué se llama la Costa del Sol, del Sol, y la Costa Brava, Brava? En verano, uno se hace las preguntas fundamentales.

Por supuesto, son denominaciones incitantes, tontas, de compañías aéreas o aprendices de Edward Bernays. 'Costa del Sol' data de 1928, cuando se le ocurrió a uno. Según te alejas de la meseta y de los Reyes Católicos, en España la geografía son todo ocurrencias.

Entre estas pesquisas toponímicas, las chicas guapas, la playa misma y el sol haciendo madurar a los niños, me di cuenta de que me estaba olvidando de 'Verano azul'. Eso ya hacía maliciar lo poco que quedaba de 'Verano azul' en Nerja. Ningún extranjero había visto la serie y, por tanto, aniquilaba sin saberlo el negocio de la nostalgia. Los bares no ofrecían helados, hamburguesas o ensaladas Verano azul o Chanquete, o tinto de verano Tito. Nerja estaba muy por encima de 'Verano azul' en su exitosa explosión económica, había restaurantes de todas las gastronomías del mundo, pero no un barecito llamado Verano azul, para los sentimentales españoles.

Entradilla de 'Verano azul'

Recurrí a Google Maps para localizar las huellas de la serie en el municipio. Más que huellas eran pistas, restos de una civilización acabada. El parque Verano azul estaba a las afueras. Era tristísimo. Tenían allí un barco cualquiera, diciendo que era el de Chanquete, en medio de un 'parking'. Se hacía fotos la gente porque aparcaba el coche. Luego unos parterres destruidos se sucedían brevemente, llenos de agujeros de columpios arrancados. Había azulejos con las caras y los nombres de los actores principales, que nadie miraba. El parque Verano azul lo visitaban solo los chavales del barrio, que hablaban de “follar” y destrozaban los pocos columpios que quedaban. Daba el sol malamente, además.

Luego había una estatua de Chanquete, en la playa Calahonda, en un paseo bonito, con barandilla al mar. Un viejo marinero en bronce, o lo que fuera. Se hacía más fotos la gente con el viejo marinero que con su barco, porque estaba más a mano y estas estatuas de gente en la calle, que te encuentras en todas las ciudades del mundo, son simpáticas. La muerte de Chanquete ya no la lloraba nadie.

Y estaba el nombre de Antonio Mercero en el paseo marítimo de la playa de Burriana, que salía mucho en la serie, dado que es la playa más amplia de Nerja. Y ya está. A Nerja solo había ido yo por 'Verano azul'. Y era el que peor vestía en todo el pueblo.

Volver a 'Verano azul'

'Verano azul' se emitió en 1981, y reposición a reposición fue calando en el imaginario cardinal de, como poco, un par de generaciones. Yo debí de verla en 1987. En la década de los noventa se emitió cuatro veces. La última reposición es de 2019.

Quizá por ello, lo primero que sorprende de volver a ver 'Verano azul' es que conste solo de 19 capítulos, cuando uno creía que había pasado todos los años de su infancia acabando de verla. Al recuerdo sobredimensionado de la serie ayuda que cualquier serie de éxito hoy tenga por defecto unos 100 episodios. 'Verano azul' es en realidad dos meses de televisión de los que tardamos 40 años en salir.

placeholder Los niños protagonistas de 'Verano azul'. (RTVE)
Los niños protagonistas de 'Verano azul'. (RTVE)

En el recuerdo, la serie es sobre todo los niños, con sus edades y talantes elegidos para gustar a toda la chiquillería de España, como un abanico de infancias y adolescencias donde reflejarse. He vuelto a ver el primer capítulo (la serie puede visionarse en la web de RTVE) y lo único que rechina y parece sociología son los padres, matrimonios rancios y con bigote, alcohólicos y descamisados que solo se preocupan por sus hijos cuando están a punto de ahogarse o para pedirles que les compren vino. Obviamente, todo tiene un barniz de incorrección política delicioso.

Luego está Julia, a la que yo echaba como 40 años y resulta que tiene (la actriz, María Garralón, en el momento del rodaje) apenas 28. Toca la guitarra, pinta y habla en 'off' como para matarla. Es lo 'woke' antes de lo 'woke'; el punto donde había que haber parado lo 'woke', amigos.

Y está Chanquete, estupendo, redondo, el Hemingway de los asadores de sardinas.

El primer capítulo está muy bien hecho, pone en danza una decena larga de personajes sin indigestarnos, con el conflicto chicos de ciudad/chicos de provincias en primer plano y la pelea de los dos guapetes (Pancho y Javi) por la misma chica (Bea) como principal (y patético) atractivo.

placeholder Los protagonistas de 'Verano azul', otra vez. (RTVE)
Los protagonistas de 'Verano azul', otra vez. (RTVE)

Los chavales tienen más o menos la edad que se les supone, no como ahora, donde en cualquier serie te ponen de quinceañera a una mujer de 25 años para poder desnudarla. Es verdad que hemos avanzado.

Tito (siete años) y el Piraña (nueve años) son la menuda pareja cómica de la serie. En el capítulo piloto, ven pasar a una sueca por la playa, que les deja alelados. “Demasié para mi body”, dice Tito, y se cae de espaldas sobre la arena. Eso ahora sería 'trending topic' en Twitter. 'Trending topic' pidiendo cancelar la serie, claro.

Estoy pensando si ponerle 'Verano azul' a mi hija de cinco años. Yo creo que le iba a hacer gracia. Ser padre es querer compartir cosas con tus hijos y, en el fondo, lo único que nos gustaría compartir es la propia infancia, que tu infancia fuera la suya. Eso es imposible, entre otras cosas, porque de 'Verano azul' queda poco, y de esa España, y de esa infancia.

Foto: Todos los protagonistas de Verano Azul

Televisiones Historia
El redactor recomienda