El de las 'bolas calientes' se equivocó de Madrid... y Rush no fue Warren Beatty

En contra de la teoría alimentada por las confesiones del mismísimo Joseph Blatter, el Leicester no será el rival del Real Madrid en los cuartos de la Champions, sino del Atlético

Foto: Ian Rush muestra el nombre del Leicester en el sorteo de los cuartos de final de la Champions. (EFE)
Ian Rush muestra el nombre del Leicester en el sorteo de los cuartos de final de la Champions. (EFE)

"Yo jamás toqué las bolillas, cosa que otros sí hacían", denunció Joseph Blatter, el despechado expresidente de la FIFA, en una entrevista concedida al diario argentino 'La Nación'. "Se pueden señalizar, calentándolas o enfriándolas; es técnicamente posible. No existen en la FIFA, pero fui testigo de sorteos a nivel europeo en los que eso sucedió", explicó nada menos que el que fuera máximo dirigente del fútbol mundial para dar así alas, además de credibilidad, a las teorías conspiratorias de quienes piensan —e incluso aseguran— que los sorteos de la UEFA están, si no amañados, sí convenientemente dirigidos para favorecer, se supone, a los grandes, y en este sentido sabido es cuál es el más grande de todos, con nada menos que once Copas de Europa en sus vitrinas.

En el último sorteo de Champions celebrado este viernes en Nyon (Suiza), la bola que más humo echaba era la del Leicester. El verdugo del Sevilla en los octavos de final es decimoquinto en la Premier, de ahí que fuera el rival preferido por los otros siete cuartofinalistas. Según las conspiranoicas teorías alimentadas por el mismísimo Blatter, la presunta 'bola caliente' que contenía el nombre del equipo inglés debería haber salido antes o después que la del Real Madrid, pero, ya fuera la mano inocente del exfutbolista galés Ian Rush al extraerla o las del encargado de la UEFA al introducirla, el caso es que se equivocaron de Madrid y el Leicester fue emparejado con el Atlético, el primer equipo en salir del bombo.

[Ver más noticias sobre el sorteo de Champions]

Como quiera que a lo largo de toda la semana se especuló con que al Real Madrid le tocaría una vez más el rival teóricamente más fácil, las bromas no tardaron en llegar a las redes sociales. Así, hubo quien en un alarde de imaginación recordó la reciente entrega del Oscar a la mejor película, cuando el actor Warren Beatty anunció por error que la ganadora era 'La La Land' y tuvo que rectificar para finalmente darle la estatuilla a 'Moonlight'. Mas, no, en Nyon nadie le dijo a Rush que se había equivocado al leer y mostrar la cartulina con el nombre del Leicester, tal y como le pasó en Los Ángeles al pobre Warren Beatty.

Bromas a parte, pero como era de esperar dado lo recurrente del asunto, Zidane fue preguntado en rueda de prensa por las 'bolas calientes' que, en teoría, iban a beneficiar a su equipo en el sorteo de Champions. El francés, con su tranquilidad y sorna habitual, tiró de ironía: "Me río y ya está. Sabemos ahora que no", dijo. "No es el mejor sorteo que nos podía tocar", confesó por su parte un contrariado Emilio Butragueño. El representante del Real Madrid en el sorteo de Nyon no pudo ocultar su preocupación por tener que medirse al Bayern, un rival no sólo respetado, sino incluso tradicionalmente temido en el Bernabéu.

El enfrentamiento entre el Borussia Dortmund y el Mónaco, la eliminatoria de la que en teoría saldrá el rival más asequible de las semifinales —salvo que el Leicester también elimine al Atlético—, fue el segundo en salir, de ahí que las posibilidades de ver un Real Madrid-Barcelona se ampliaran de buenas a primeras. Sin embargo, y con las 'bolas calientes' para entonces frías o al menos tibias, al los madridistas les cayó en gracia el Bayern y a los culés, la Juve, posiblemente los contrincantes más complicados para ambos, con permito del equipo del Cholo Simeone, aunque esta temporada los rojiblancos ya cayeron en la Copa del Rey contra el Barça y en LaLiga son cuartos, muy descolgados con respecto a los blancos.

Eso sí, el Atleti se ha ganado el respeto en Europa, tal y como reflejaron las palabras de Craig Shakespeare, el entrenador del Leicester tras la sorprendente destitución de Claudio Ranieri. "Enfrentarse a un equipo que ha llegado a la final en dos de las últimas tres ediciones del torneo es un desafío enorme. Sin embargo, es el tipo de eliminatoria que uno espera en los cuartos de final de la Champions", dijo el técnico de los Foxes, debutantes en esta competición.

Ancelotti y Zidane dan instrucciones desde la banda cuando ambos compartían banquillo en el Real Madrid. (Reuters)
Ancelotti y Zidane dan instrucciones desde la banda cuando ambos compartían banquillo en el Real Madrid. (Reuters)

El regreso al Bernabéu de Carlo Ancelotti después haber sido destituido y sustituido por el efímero Rafa Benítez acapara el morbo de la eliminatoria entre dos gigantes europeos como Real Madrid y Bayern. "Seguro que eso sí es un encuentro maestro-alumno. Estuve con él de segundo y aprendí mucho. Es una muy buena persona y un entrenador que hizo grandes cosas en este club", comentó Zidane sobre Carletto. "Es excitante para mí jugar contra el Real Madrid; lo conozco muy bien", reconoció por su parte el técnico italiano, que compartirá protagonismo con otro exmadridista como Xabi Alonso, quien hace unos días anunció que a final de temporada colgará las botas y para quien volver al Bernabéu también resultará especial.

"El sorteo es el sorteo y en cuartos ya no hay equipos fáciles". De perogrullo y a golpe de topicazo. Así valoró Jordi Mestre el emparejamiento del Barça con la Juventus. "No será fácil y cabe recordar que hace dos años llegó a la final contra nosotros", añadió el directivo culé. Efectivamente, entonces el equipo de un recién llegado Luis Enrique ganó 3-1, aunque ahora su fútbol no es el que era, mientras que la Juve ha crecido como equipo. En cuanto a la ración de morbo, cabe destacar la presencia en el conjunto italiano del exazulgrana Dani Alves, "al que queremos mucho", dijo Mestre, si bien ese amor no es recíproco.

El exmadridiista Higuaín, previo paso por el Nápoles, será otra amenaza para el Barça, junto a su compatriota Dybala. No lo tiene nada fácil el Barça, a quien su gesta ante el PSG le valió para seguir en adelante en una competición en la que se vio fuera, y precisamente por ello no se le puede considerar entre los favoritos. Claro que otra cosa será si elimina a la Juve y se planta en semifinales. Ahí es donde aspiran a estar los tres equipos españoles, con quienes, con o sin 'bolas calientes', el sorteo de Champions fue benévolo en cuanto a no tener que verse entre ellos.

Darío OjedaDarío Ojeda

PD: Si algo se echó de menos en el sorteo de Nyon fue la presencia de un equipo de Pep Guardiola. Después de siete años consecutivos —cuatro con el Barça y tres con el Bayern, es decir, toda su carrera como entrenador—, clasificándose para los cuartos de final de la Champions, el técnico catalán no pudo hacer lo propio al frente del Manchester City. Sobra decir lo mucho que su eliminación alegró e incluso se festejó en una parte de España, donde desgraciadamente se siguen confundiendo las cosas y para ello basta con escuchar a los tertulianos políticos haciendo referencias al fútbol. Eso sí, tildar a Guardiola de perdedor por caer ante el Mónaco en octavos no sólo es una patraña, sino precisamente algo digno de perdedores.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios