JAS, un filósofo marca la diferencia entre la gestión deportiva del Madrid y el Barça

El director general del Madrid, José Ángel Sánchez, ha sido el mejor aliado de Zidane al disponer de una plantilla mejor y más amplia que la confeccionada por Robert en el Barça

Foto: José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid.
José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid.

Al Real Madrid le ha costado cinco años volver a ganar la Liga, la llamada competición de la regularidad, que en las dos últimas décadas ha dominado el FC Barcelona con nada menos que 10 títulos, seguido de los blancos con 7; el Valencia, con dos; y Atlético y Deportivo, ambos con uno. Eso sí, el equipo de Zinedine Zidane ha tenido que esperar a la jornada 38 para poder cantar el alirón, ya que, a pesar de su evidente fin de ciclo, marcha de Luis Enrique incluida, el Barça se ha mantenido en la lucha hasta el último suspiro gracias principalmente, por no decir exclusivamente, al empeño de Messi.

Puestos a hacer comparaciones, y a la espera de lo que suceda tanto en la final de Copa como en la de Champions, hay dos personas que esta temporada representan la cara y la cruz de Real Madrid y Barça: José Ángel Sánchez y Roberto ahora Robert Fernández, respectivamente. A falta de un director deportivo que lidere una idea concreta de fútbol que vaya más allá del primer equipo, en el Bernabéu es el director general quien gestiona la composición de la plantilla. En el Camp Nou sí existe la figura del secretario técnico, aunque su trabajo no ha sido precisamente brillante. Lejos de mejorar la plantilla, Robert la ha debilitado, tal y como demuestra el hecho de que Luis Enrique no haya podido tirar de banquillo, tal y como sí ha hecho Zidane con los Nacho, James, Isco, Asensio, Lucas o Morata.

Para quienes aún no le conozcan, y es normal, pues le gusta trabajar en la sombra, José Ángel Sánchez Periáñez (Segovia, 1967) es licenciado en Filosofía y Letras y fue director comercial de la firma de juegos Sega entre 1992 y 1995, año en el que asumió la dirección general de una multinacional japonesa de videojuegos. Llegó con Florentino Pérez al Real Madrid en el año 2000, y desde entonces se encarga de la organización del club, con mando en todas las áreas, desde la económica a la deportiva, donde es el responsable de negociar los fichajes.

Cristiano celebra con Isco su gol al Málaga. (EFE)
Cristiano celebra con Isco su gol al Málaga. (EFE)

"Soy directivo antes que aficionado porque en el fútbol no se puede anteponer la parte pasional a la razón o la parte de gestión", opina el director general del Real Madrid, con todo el poder ejecutivo, algo que no gusta entre los palmeros del presidente, conocidos como 'Los Sabandeños'. "Mal estaría el fútbol si los que tenemos responsabilidades antepusiésemos la parte emocional a la racional. Eso sí, no se puede gestionar sin comprender el lado emocional y yo soy madridista desde hace muchos años, aunque esto es circunstancial y lo fundamental es la parte racional", afirma JAS, como conocen todos a José Ángel Sánchez.

Poco después de la final de la Champions disputada hace un año en Milán, en el Real Madrid se daba por hecha la marcha de JAS, quien mediataba irse a trabajar a Gestifute, la agencia de Jorge Mendes. Tal y como informamos en El Confidencial, si el director general decidía dejar su despacho del Bernabéu, tenía pensado llevarse, entre otras personas, a Begoña Sanz, a la que nombró subdirectora general del club, decisión que no fue muy del gusto de Florentino y menos aún de Manuel Redondo, su director de gabinete.

Sin embargo, finalmente el ejecutivo se dejó convencer por Pérez y renovó un año más su contrato, todo un alivio para el presidente de ACS, quien siempre ha confiado en José Ángel. Prueba de ello es que lo mantuvo en su segunda etapa al frente del Real Madrid a pesar de haber trabajado entre medias con Ramón Calderón. Sánchez no ha mantenido siempre las mejores relaciones con otros miembros importantes de la jerarquía blanca como Manuel Redondo, aunque JAS es quien manda en cuestiones comerciales por su capacidad para proyectar la marca del club y también se ha convertido en una figura decisiva en el organigrama deportivo.

José Ángel Sánchez, de espaldas, es el nexo de unión entre Florentino Pérez y Zidane.
José Ángel Sánchez, de espaldas, es el nexo de unión entre Florentino Pérez y Zidane.

Y, efectivamente, si algún problema se ha encontrado esta temporada el FC Barcelona es precisamente no tener una dirección, en cierto modo deportiva, como la desempeñada por José Ángel Sánchez en el Real Madrid. Con el presidente culé, Josep María Bartomeu, ocupado y preocupado en varios procesos judiciales y una Junta obsesionada con romper con el pasado en lugar de mirar al futuro. En ese sentido, y más allá de la pobre aportación de Roberto —ahora Robert— Fernández al primer equipo, basta con ver la pérdida de identidad (también) del fútbol base del Barça, precisamente por ese incomprensible empeño, no ya en no cuidar, sino en acabar con todo aquello que Pep Guardiola implantó, siempre con la supervisión de Paco Seirul.lo, 'exiliado' al Àrea de Metodología desde la llegada de Luis Enrique.

Veremos si el nuevo entrenador —todos los dedos apuntan a Ernesto Valverde— es consciente de ello y una de sus primeras decisiones que toma —suponiendo que le dejen y, sobre todo, que Paco quiera— es recuperar a Seirul.lo para estar donde el Barça le necesita: aplicando sus conocimientos y no guardándolos como si de una reliquia se tratara. A partir de ahí veremos también cuál es la situación de Robert Fernández, quien ha conseguido algo tan complicado como que el Madrid, sin tener director deportivo, haya dejado en evidencia su labor al frente de la secretaría técnica del Barça.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios