El ingrato Sampaoli: hace un 'simpa' al Sevilla y abandona a quien nunca lo haría

El seleccionador argentino, que ya salió mal de Chile, no ha pagado los 1,5 millones de su cláusula de rescisión y ha tirado del barco a Lillo, que volverá a entrenar en solitario

Foto: Jorge Sampaoli, con la camiseta de Argentina. (EFE)
Jorge Sampaoli, con la camiseta de Argentina. (EFE)

Prácticamente desde que llegó a Sevilla estaba pensando en marcharse, y de hecho empezó a hacerlo antes incluso de acabar su primera temporada. Salió mal de Chile, a pesar de llevar a su selección a ganar en 2015 su primera Copa América, pues tuvo que indemnizar a la federación chilena para poder fichar por el Sevilla FC. Y también ha salido mal del Sánchez Pizjuán, donde llegó para dos años, pero no ha estado ni diez meses. “Como argentino no puedo rechazar la posibilidad de entrenar a mi selección”, argumenta Jorge Sampaoli, quien se estrena en el cargo nada menos que contra Brasil en el Superclásico de las Américas que se disputa este viernes en Melbourne (12:05 horas, 'Teledeporte').

Kike MarínKike Marín

La semana pasada el Sevilla FC informaba de que Jorge Sampaoli se había desvinculado del club "de forma definitiva tras rubricar el club de Nervión, la Asociación de Fútbol Argentino y el propio Sampaoli la documentación por la que el Sevilla se garantiza el cobro de la cantidad fijada en la cláusula de rescisión del técnico argentino", la cual ascendía a 1,5 millones a partir del 1 de junio. Sin embargo, después de no esperar ni siquiera a esta fecha para confirmar públicamente su marcha, el argentino se ha ido haciendo lo que coloquialmente se llama un 'simpa'. Sí, se ha ido sin pagar con la excusa de que él no puede meterse en cuestiones de contrato. "Eso es algo que deben ver la AFA y el Sevilla. Todo el mundo conocía las aristas que existían en mi contrato”, se limitó a decir.

Claro que el Sevilla le dejó claro a Sampaoli que será inflexible con la AFA y le va a pagar con su misma moneda. Así ha empezado a cobrarse todo lo que pueda de esos 1,5 millones que su ya exentrenador le debe. De momento le ha dejado de pagar todo lo que resta del primer año del contrato, empezando por la prima que tenía por clasificar al equipo para la Champions. "Hay maldad de manchar una fiesta y una intención de llegar a unos 72 puntos que son absolutamente relevantes”, se quejó el argentino cuando se especuló con que no estaría en el último partido contra Osasuna. Sobran comentarios.

Jorge Sampaoli, junto a Leo Messi, durante un entrenamiento en el campus Bundoora de la Universidad de La Trobe en Melbourne (Australia). (EFE)
Jorge Sampaoli, junto a Leo Messi, durante un entrenamiento en el campus Bundoora de la Universidad de La Trobe en Melbourne (Australia). (EFE)

Pablo Blanco, coordinador de la cantera y figura reconocida del club sevillano, no se mordió la lengua: “Es difícil opinar sobre esto, pero la verdad es que estamos mosqueados. La afición está bastante mosqueada por las formas, no por el fondo. Las formas en las que Sampaoli y la AFA han llevado a cabo este tema no han sentado nada bien al sevillismo, y la afición está irritada". Cabe recordar que Sampaoli mintió en la sala de prensa de Mestalla cuando dijo “desconocer” la reunión de su abogado, Fernando Baredes, con el presidente de la AFA, Claudio Tapia, en un hotel de Barcelona.

Jorge presume de no tener agente, pero la realidad es que durante su estancia en el Sevilla no dejó de dar autorizaciones a varios de ellos para que le trajeran, si no ofertas en firme, sí al menos propuestas, ya fueran de clubes o de selecciones, como el caso de Qatar. Lo más triste de su paso por el Sevilla es que la temporada finalizó con una sensación de decepción a pesar de haber logrado el objetivo de estar entre los cuatro primeros y sumar la segunda mayor cifra de puntos de la historia del club. Los 72 puntos del equipo hispalense solo fueron superados por los 76 logrados con Unai Emery en la temporada 2014-15. Y este año, además, después de superar la fase de grupos de la Champions..

Juanma Lillo junto a Jorge Sampaoli en el banquillo del Sevilla. (Cordon Press)
Juanma Lillo junto a Jorge Sampaoli en el banquillo del Sevilla. (Cordon Press)

Mención aparte merece el comportamiento de Sampaoli con Juanma Lillo, a quien no ha dudado en dejar en tierra y romper de esta forma el compromiso adquirido por ambos de trabajar juntos. Sabido es que la AFA está arruinada y que incluso Sampaoli perderá dinero por hacerse cargo de la Albiceleste, pero del mismo modo que resulta impensable que Juanma se hubiera desvinculado de Sampaoli para volver a entrenar en solitario, el comportamiento de Jorge ha sido tan ingrato como el que ha tenido con el Sevilla. De hecho, antes incluso de saber que no contaba con él para dirigir a la selección de su país, la Unión Deportiva Las Palmas descartó el fichaje de Lillo dando por hecho que no el tolosarra no iba a desligarse del argentino.

Javier Gómez MatallanasJavier Gómez Matallanas

"Lillo es una de las grandes satisfacciones que me he llevado con la llegada de Sampaoli", llegó a decir Monchi, el exdirector deportivo del Sevilla que fichó a ambos. "Es un gurú de este deporte", aseguró el mencionado Pablo Blanco sobre Juanma. "Alguien que nos aporta mucha energía positiva y mucho más importante de lo que la gente piensa. Es clave en el buen hacer de este Sevilla". Lo cierto es que el trabajo de Lillo en el equipo del Sánchez Pizjuán le ha servido para volver a ser reconocido, y ofertas no le van a faltar, aunque las más interesantes le lleguen de fuera de España. De no haber sido tan fiel a Sampaoli, quién sabe si podría haber sido su sustituto en lugar de Berizzo, quien finalmente ha llegado a un acuerdo. Como aquel famoso anuncio que la Fundación Affinity lanzó en el 1988 contra el abandono de perros, a Sampaoli habría que que recordarle que Juanma nunca lo hubiera hecho.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios