"Apunto al que se ría": las amenazas de la ex de Pedro J. tras la detención de Villar
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

"Apunto al que se ría": las amenazas de la ex de Pedro J. tras la detención de Villar

Sirva esta anécdota sucedida durante el registro de la UCO a la Ciudad del Fútbol para evidenciar el sistema clientelar del 'villarismo' que el CSD de Lete parece dispuesto a seguir consintiendo

placeholder Foto: Agentes de la Guardia Civil custodian la entrada de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil custodian la entrada de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. (EFE)

"Estoy apuntando a los que se ríen", dijo con voz sonora y tono amenazante Rocío Fernández Iglesias al resto de empleados de la Federación Española de Fútbol (RFEF) cuando miembros de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llegaron a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y los apiñaron en el pasillo junto a la cafetería del edificio principal, donde están las oficinas y los diferentes despachos, algunos de ellos, como el de la 'importante' María José Claramunt inmediatamente precintados por los agentes.

Foto: Javier Clemente, ex seleccionador españo y amigo de Ángel María Villar. (EFE)
Kike Marín Opinión

Y ustedes se preguntarán: ¿y quién es Rocío Fernández? Pues es la directora del Museo de la Selección, el cual se encuentra instalado en la sede federativa, aunque tanto dentro como fuera de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas es más conocida por ser la exmujer del periodista Pedro J. Ramírez, la primera, para ser más exactos. En otras circunstancias, hubiera omitido este dato, pero teniendo en cuenta el sistema clientelar del 'villarismo', un voto para mí y el otro lo mismo, hay sobradas razones para sospechar por qué Rocío Fernández trabaja en el 'cortijo' de Villar, más allá de su talante personal y sus capacidades profesionales.

La anécdota de la directora del Museo de la Selección amenazando a sus propios compañeros de trabajo al más puro estilo de la Stasi ilustra muy bien el 'modus operandi' en una federación que después de 29 años con el mismo presidente se ha convertido en una dictadura de república bananera. Y, claro, ver al dictador entre rejas supone un auténtico 'shock', tanto para quienes podían estar deseándolo, de ahí quizá lo de las sonrisitas que tanto inquietaron a Rocío, como para quienes son conscientes de que sin Villar no hay 'villarismo' y ya nada será lo mismo.

[Lea más noticias sobre la detención de Villar]

Sobra decir, pero por si acaso lo digo, que en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas conviven excelentes profesionales que están ahí por méritos propios, con otros que sencillamente lo hacen como agradecimiento a los servicios prestados o que puedan seguir prestando. A buen seguro que para los primeros tampoco fue nada agradable verse retenidos durante horas por la Guardia Civil, teniendo incluso que pedir permiso para ir al servicio. Pero evidentemente la experiencia tuvo que ser más dura para los segundos. Basta con leer el auto del juez Pedraz para comprobar que las formas de Rocío Fernández no distan mucho de las usadas por Ángel María Villar o su hijo Gorka.

Como puede leerse en el auto del juez Pedraz, Villar, instado por su hijo Gorka, habla de "apretar las tuercas" y lanza amenazas como que "si apoyas a la candidatura contraria y gano las elecciones, despídete; y si pierdo, despídete también". Con Villar detenido por la Guardia Civil y a punto de entrar en la cárcel de Soto del Real sin fianza, el 'villarismo' intentó mantener la normalidad en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, dando a entender en todo momento que el presidente no tardaría en volver y entonces veremos qué pasa con quienes se han alegrado.

placeholder Gorka Villar, hijo del presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, detenido por la Guardia Civil. (EFE)
Gorka Villar, hijo del presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, detenido por la Guardia Civil. (EFE)

Pedraz retrata a Marcelino Maté

Como es lógico, el juez Pedraz considera que las declaraciones recogidas en el auto "ponen de manifiesto que desde la RFEF no se favorece económicamente por igual a todas las federaciones que la integran, sino que se mejora a aquellas cuyos dirigentes han sido afines a la política del presidente". Por ello, resulta inconcebible que Marcelino Maté, presidente de la Federación de Fútbol de Castilla y León, se perfile como el dirigente que encabezará la gestora que se hará cargo de la RFEF.

Según recogen las investigaciones de la operación Soule, Maté es una persona muy cercana al propio Villar, hasta el punto de que los pinchazos revelan que podría estar al tanto de los chanchullos del presidente. Es más, el juez relata que en los pinchazos dos imputados en esta investigación, Juan Padrón, el exvicepresidente, que también está en prisión, y José María Castillón, ex administrador general de la RFEF, "insinúan que estaría percibiendo sobre 3.000 euros mensuales que no les corresponderían".

Maté, que habla constantemente con Gorka Villar de la RFEF a pesar de que este último no forma parte de ella, parece estar al tanto de las irregularidades. Así, el pasado 8 de mayo, el propio Padrón le informó en una llamada que fue pinchada por la UCO sobre el despido falso de una trabajadora, Esther Gascón, concretamente, para indemnizarla y volverla a contratar. Padrón, que acabó mal con Villar y ya no iba en su directiva tras las últimas elecciones, le dice de Maté que "están intentando mamarse el dinero del fútbol y han pretendido una jugada ahora que... es tan grave, tan grave... ¡Con 300.000 euros, y luego se le hacía contrato de doscientos y pico mil que tiene! ¡Pero esto qué es, Marcelino!".

placeholder El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete (i), conversa con el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo. (EFE)
El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete (i), conversa con el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo. (EFE)

Lete, bajo sospecha e investigado

Como ya no podía ser de otra forma, el presidente del CSD, José Ramón Lete, envió al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) la documentación con la que solicita la incoación de un expediente disciplinario a Villar. Basta la apertura de este, aunque con el TAD sabido es que cualquier cosa puede pasar, para que Villar sea suspendido de sus cargos, al menos temporalmente. Sin embargo, está por ver, y todas las sospechas apuntan en dirección contraria, que el Gobierno tutele con firmeza el proceso que debe llevar a la convocatoria de unas nuevas elecciones a la presidencia de la RFEF, esta vez limpias y a las que solo por decencia o higiene democrática no deberían concurrir personajes como el mencionado Maté o el presidente de la AFE, Luis Rubiales, vinculados al 'villarismo'. "Luis Rubiales sería un gran sucesor de mi padre", dijo Gorka Villar. No hay más preguntas, señoría...

Volviendo al CSD y a un Lete que ya está bajo sospecha, de ahí que haya empezado a ser investigado, el cuento de las intromisiones gubernamentales que tanto molestan a la UEFA y la FIFA ya no cuela. De hecho, a estos dos organismos no les ha temblado el pulso para borrar de sus respectivas cúpulas directivas al bilbaíno nada más conocerse su detención. Las monsergas de las injerencias en el 'fúrbol' español pertenecen a la época de Villar, de ahí que si el CSD echa mano ahora de ellas como excusa para no remangarse, será una demostración más de su complicidad con todo lo que ha sucedido en la RFEF.

Aunque para complicidad, y quién sabe si algo más, la que ha mostrado durante todos estos últimos meses el TAD, al no permitir tomar unas medidas contra Villar que la operación Soule ha demostrado que eran más que necesarias, amén del recurso presentado a lo Contencioso por la candidatura de Jorge Pérez, a quien en caso de serle concedida la llamada cautelarísima, también obligaría a repetir las elecciones.

Foto: (Imagen: E. Villarino)
Kike Marín Opinión

Más allá de que las investigaciones de la Guardia Civil, primero, y la sentencia del juez Pedraz, después, puedan demostrar y condenar más o menos delitos, lo que es evidente, y así se sabía, aunque la mayoría callara, es que la RFEF lleva muchos años siendo un avispero de golfos, de ahí que en el peor de los casos todo lo que ahora está saliendo (y saldrá, a poco que árbitros, jugadores o entrenadores empiecen a 'cantar') debe servir para regenerar el fútbol español en el que sobran los triperos paradójicamente a dieta, aunque de las otras— y faltan gestores honrados y competentes. Sí, a poco que la UCO tire del hilo, en la operación Soule va a caer como suele decirse hasta el apuntador. Bueno, en este caso, apuntadora...

Ciudad del Fútbol de las Rozas