Kepa y el sobrino de Aranzubia: si los riojanos ya no valen y los vizcaínos se van

La no renovación del guardameta del Athletic, que el 1 de enero queda libre, se une a la polémica expulsión de niños riojanos, que afecta a un sobrino del ex portero rojiblanco

Foto: Kepa Arrizabalaga, durante un partido del Athletic en San Mamés. (EFE)
Kepa Arrizabalaga, durante un partido del Athletic en San Mamés. (EFE)

"Si Kepa renueva con una cláusula baja para poder irse en unos años, que NO renueve y se vaya ya. Queremos a gente que sienta el Athletic". Esta es solo la opinión de una aficionada, aunque me atrevo a asegurar que representa el sentir de la mayoría de socios o hinchas del club bilbaíno sobre la situación de su guardameta. Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 3 de octubre de 1994), reclutado por Julen Lopetegui para la Selección junto a De Gea (Manchester United y Reina (Nápoles), lo cual le pone aún más en el escaparate, acaba contrato con el Athletic el 30 de junio de 2018, de ahí que, salvo un volantazo en las negociaciones, a partir del 1 de enero quedará libre y podrá comprometerse con el equipo que más fuerte puje o apueste por él.

Este ha sido sin duda el gran error de la junta directiva que preside Josu Urrutia, dejar llegar la renovación de su portero titular a esta situación en la que el lógico interés de otros clubes por llevarse a un gran guardameta, y encima hacerlo gratis, complica la continuidad de cualquier futbolista, salvo, claro está, que éste tenga muy claro seguir, algo que en el caso de Kepa parece evidente que no es así. Solo el hecho de que se le vincule a equipos como el todopoderoso Real Madrid encarece y complica las negociaciones, aunque personalmente considero que el Atlético puede estar más interesado y no veo a Florentino Pérez metiéndose en líos con el Athletic por un portero que, todo sea dicho, tiene una pinta excelente aunque aún no está consagrado,.

Urrutia quiso marcarse un tanto y anunciar la renovación del ondarrutarra en la Asamblea de Socios Compromisarios celebrada el pasado 4 de octubre, pero no le fue posible. En Ibaigane daban por cerrado el acuerdo con el guardameta, una información que a mí fue el primero que me llevó a engaño, aunque desgraciadamente para los intereses del Athletic no era así. Fue entonces cuando el presidente dijo aquello de que "no sólo termina contrato un jugador, también Bóveda, Etxeita. Rico, Aduriz... El Athletic es un gran club y nuestra experiencia es que los que quieren quedarse aquí, se quedan. No debemos olvidar que el Athletic es fuerte como equipo. Kepa es muy bueno, pero lo que hemos logrado en los últimos tiempos no ha sido con él".

Claro que por más que diga o deje de decir Urrutia, la pregunta del millón es si Kepa quiere seguir o no en Lezama y la del millón y medio si quiere quedarse ahora, pero pensando en irse, de ahí que sus representantes no acepten la cláusula que el club quiere ponerle. "Le tendrás que preguntar a él", respondió con buen criterio el presidente rojiblanco, para a continuación mandar dos recados. El primero, a su todavía portero: "El jugador tiene que poner de su parte, no solo el club". Y el segundo, a la agencia que le representa: "Yo no he tenido nunca representante y no sé hasta dónde llega la influencia de estos en el jugador. Hay mucha gente que está alrededor y, por su lado, no solo es mérito nuestro cuando se concretan en positivo".

Al objeto de no romper la armonía salarial de un vestuario en el que llevan tiempo viendo a Kepa un poco descentrado por el asunto de su renovación, el Athletic propone al portero vizcaíno cobrar una ficha que iría creciendo en los cuatro años de contrato que le ofrecen, aunque con la cláusula de rescisión más alta de toda la plantilla, alrededor de 75 millones, es decir, diez más que la de Aymeric Laporte. El central francés es el mejor pagado, precisamente el motivo por lo que los agentes de Arrizabalaga no están de acuerdo y la negociación está en punto muerto.

Kepa Arrizabalaga despeja de puños ante Correa, delantero del Atlético. (EFE)
Kepa Arrizabalaga despeja de puños ante Correa, delantero del Atlético. (EFE)

Urzaiz y las salidas del Athletic

"Es cierto que la salidas no se llevan muy bien en Bilbao", comentó hace unas semanas en 'Marca' un transgresor Ismael Urzaiz. "En mi opinión, la gente debe evolucionar y esto es algo que digo con todo el cariño: Kepa debe decidir si se va o se queda", añadió el que fuera delantero del Athletic, para quien "alguien que ahora mismo es el segundo portero de la Selección es susceptible de fichar por el Real Madrid, el Atlético o el Bayern, aunque sólo lleva 30 partidos en Primera y unos años más para consagrarse en el primer nivel le vendrían bien al Athletic y a todos".

El navarro fue más lejos y expuso que "la elección es de Kepa y la situación puede conllevar que en un momento determinado no elija continuar. Me gustaría que siguiera en Bilbao, pero es su elección. Ya tiene 23 años y, aunque tiene poca experiencia en Primera, la libertad es lo más importante en una persona". Javi Martínez, Fernando Llorente, Amorebieta y en menor medida Ander Herrera. Sobran ejemplos de salidas polémicas de un club donde no se negocia y por lo tanto solo se abandona previo pago de la cláusula.

Otra cosa que Ismael Urzaiz demostró tener muy claro, aunque posiblemente tampoco sea la opinión mayoritaria en Bilbao y alrededores, es que una buena despedida de Kepa terminaría por revertir para bien en el futuro del Athletic. "Los grandes jugadores que en algún momento pudieran dejar el club, estarían deseando volver y que se les reciba con los brazos abiertos. Es importante que al jugador que da todo se le ofrezca cariño", sentenció el navarro.

Kepa, junto a David de Gea, durante un entrenamiento con la Selección. (Reuters)
Kepa, junto a David de Gea, durante un entrenamiento con la Selección. (Reuters)

El 15º portero vasco de la Selección

Si en la década de los setenta y ochenta hubo hasta 12 porteros vascos en Primera y 16 en Segunda, hace mucho tiempo que Euskadi no daba un portero de la calidad o categoría de Arrizabalaga. Cuando Lopetegui decida darle la alternativa en la selección absoluta, Kepa se convertirá en el de 15º portero vasco que juega con España. Los otros fueron Zubizarreta (126 partidos), Arconada (68), Iribar (49), Ignacio Eizaguirre (18), Carmelo (13), Araquistain (6), Urruti y Blasco (5), Jauregui (3), Juan Alonso (2), Ochotorena, Deusto, Ayestaran y el propio Julen, que llegó a jugar un partido.

Y mientras la no renovación de Kepa preocupa en Bilbao, en La Rioja siguen dándole vueltas al hecho de que el Athletic haya excluido de su centro de tecnificación en Oyon, un pequeño municipio alavés ubicado a escasos cinco kilómetros de Logroño, a cerca de 150 niños riojanos. Esto ha provocado "situaciones singulares y contradictorias", como señalan medios locales, en los que leo que Miguel Aranzubia, de Fuenmayor, guardameta del Comillas y sobrino de Dani Aranzubia, que ocupó la portería de San Mamés durante ocho temporadas y un total de 189 partidos, ya no podrá seguir los pasos de su tío.

"Lo sucedido es una locura. Nadie entiende nada y no gustan algunas cosas, como cuando a un juvenil que acaba de ir a Lezama le hacen escribir su apellido (Ochoa) con 'tx'. También se habla del contrasentido de Pepe Blanco, que ha llegado a ser capitán de Euskadi pese a ser riojano hasta la médula y bisnieto del mítico cantante de la tierra del mismo nombre". Pues eso, que si los riojanos como el sobrino de Aranzubia ya no valen para el Athletic y los vizcaínos como Kepa no quieren seguir...

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios