El 'fracasado' Emery y su posible "paso atrás" que otros ilustres no podrían dar
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

El 'fracasado' Emery y su posible "paso atrás" que otros ilustres no podrían dar

Ha ganado seis, que pueden ser siete, títulos con el PSG, pero caer en la Champions le ha condenado. La Real, y ojo al Villarreal, quiere aprovechar la ocasión con la influencia de Olabe

placeholder Foto: Emery y Zidane, antes del PSG-Real Madrid que enfrentó a ambos en la Champions. (EFE)
Emery y Zidane, antes del PSG-Real Madrid que enfrentó a ambos en la Champions. (EFE)

Unai Emery ha ganado su primera Ligue 1 al frente del Paris Saint-Germain, título que suma a dos Supercopas de Francia, dos Copas de la Liga y una Copa, que también pueden ser dos pues en la final del próximo 8 de mayo se medirá al modesto Les Herbiers, de Tercera división. Sin embargo, y como ya le sucediera la temporada pasada en la Champions frente al FC Barcelona (4-0 y 6-1), la eliminación ante el Real Madrid (3-1 y 1-2) de la máxima competición continental ha dejado muy tocado al técnico español, de ahí que el catarí Nasser Al-Khelaïfi no tenga ninguna intención de renovarle unilateralmente por un año más el contrato que termina el 30 de junio y ya haya negociado con el alemán Thomas Tuchel para que sea su sustituto.

Antes de recalar en París, el 'fracasado' Emery (Hondarribia, Gipuzkoa, 3 de noviembre de 1971) llevó al Sevilla FC a ganar tres Europa League de manera consecutiva (2014. 2015 y 2016), además de disputar la final de Copa del Rey contra el Barça en el Calderón -nada que ver con la de este sábado en el Metropolitano- y establecer el récord de puntuación en LaLiga. Anteriormente, el guipuzcoano había clasificado hasta tres veces para la Champions al Valencia, con el que alcanzó las semifinales de Copa y de la Liga Europa. Entre medias, no le fue nada bien al frente del Spartak de Moscú, pues solo duró unos meses.

Foto: Pep Guardiola manda callar al árbitro español Mateu Lahoz en el Manchester City-Liverpool. (Reuters) Opinión

Aun así, Unai ha demostrado ser un tipo de entrenador capaz de hacer competir a equipos de clase media alta, aunque quizás no tenga el perfil de lo que necesite el PSG, un equipo plagado de multimillonarios fichajes como los de Neymar (222 millones) o Mbappé (180), lo cual le alcanza para ganarlo todo o casi todo en Francia, pero no para hacerlo en Europa. Salvando las distancias, su caso parece el contrario a Zidane y parecido al del Manchester City y, por extensión, al de Pep Guardiola, quien también ha vuelto a tropezar en Champions, como ya le sucedió al Bayern. Sin embargo, el catalán sí ganó la Copa de Europa, y por dos veces, en el Barça, y sus características son distintas, así que mejor no entrar a compararlas.

placeholder Unai Emery, durante la final de la Liga Europa con el Sevilla contra el Benfica. (Reuters)
Unai Emery, durante la final de la Liga Europa con el Sevilla contra el Benfica. (Reuters)

¿El momento de volver a la Real?

"Tengo una conversación pendiente con el PSG", comentó hace unos días Emery, aferrándose a un segundo 'match ball' que esta vez no superará. Unai, que en París ha cobrado alrededor de 6 millones de euros por temporada, tendrá que hacer las maletas y pensar en ganar bastante menos, salvo que apareciera un Inter o un Tottenham, por poner un par de ejemplos. Claro que quizás deportivamente le convenga. De momento, hay dos clubes al margen de los que puedan surgir cuando su salida del PSG se haga efectiva en los que podría recalar: la Real Sociedad y el Villarreal.

"No me han hecho una oferta desde la Real, pero tengo buen contacto con Roberto Olabe", reconoce el hondarribitarra, que trabajó con el director de fútbol de la Real en el Almería. "He estado diez años en la Real y siempre digo que el 50% de mi corazón está allí. En el presente o en el futuro, la Real siempre me ha gustado. Lo que no sé es si algún día coincidirán el querer de ellos y mi intención para poder hacerlo", añade.

"En relación a diferentes informaciones que han salido, quisiera dejar bien claro que sigo centrado en el Paris Saint-Germain y en los objetivos que nos quedan, y que ni yo ni nadie en mi nombre se ha reunido con ningún otro club", escribió Emery en su cuenta de Twitter. Hay gente del fútbol que piensa que ir a la Real sería dar "un paso atrás para Unai, pues tiene más que perder que ganar". Sin embargo, ese supuesto "paso atrás" es bastante relativo. Evidentemente lo sería en el aspecto económico, pues el club donostiarra, al igual que sucedería con el Villarreal, no puede mantener la ficha del PSG, pero desde el punto de vista deportivo sería un gran reto.

placeholder Imanol Alguacil, durante su presentación como entrenador interino de la Real. (EFE)
Imanol Alguacil, durante su presentación como entrenador interino de la Real. (EFE)

Imanol deja vía libre a su posible llegada

"Soy la persona más feliz del mundo. Soy de Orio, soy de la Real. Imagínate", dijo Imanol tras la victoria de la Real ante el Atlético de Madrid en Anoeta (3-0), cuarto partido del técnico del filial en los que el equipo donostiarra no solo se mantenía invicto tras lograr tres victorias y un empate, sino también imbatido en una temporada en la que con Eusebio la media de goles encajados era de 1,6 por partido.

"La Primera división todavía me viene grande. El mérito es de los futbolistas”, aseguró el interino Imanol, muy consciente de cuál es su papel y que este domingo en Málaga, ante un rival ya descendido, encajó la primera derrota, con dos los primeros goles en contra y sin ver puerta. “En el club nos gustaría alguien que esté dispuesto a crecer con nosotros", dijo Roberto Olabe sobre el nuevo entrenador. "Tenemos que ir adelantando para saber cómo están las personas y las voluntades", explicó, para dejar claro que "me planteo que el nivel de exigencia sea alto, porque queremos ser campeones".

A la espera de ver qué sucede, hay algo que está claro: Emery sabe lo que es ser campeón. Lo que ha hecho Unai en su carrera de entrenador tiene más mérito que otros técnicos de relumbrón, aunque, tal y como ha quedado demostrado durante sus dos temporadas en el PSG, él nunca podrá ir a un club como el Real Madrid y su sitio puede estar en la Real. Aunque siempre que esté convencido, claro, pues no es la primera vez que el presidente Jokin Aperribay piensa en él, si bien ahora tiene el apoyo de Olabe.

Unai Emery París Saint-Germain Real Sociedad Ligue 1 Liga Europa Sevilla FC