Por qué el Valencia es solo un negocio y lo sabemos aquí y (sobre todo) en Singapur

Con 40 presidentes en cien años, el Valencia CF siempre ha sido un club institucionalmente inestable. Pero ahora está gestionado desde Singapur, donde solo les importa el negocio

Foto: Anil Murthy, predidente del Valencia CF, durante una rueda de prensa. (EFE)
Anil Murthy, predidente del Valencia CF, durante una rueda de prensa. (EFE)

Desde 1919 con Gonzalo Medina, de quien en la web del club se especifica que fue presidente delegado, y Octavio Augusto Milego, el Valencia CF ha tenido a lo largo de sus cien años de historia nada menos que 40 presidentes. Es decir, a una media de uno cada dos años y medio. Uno estuvo en funciones, José Domingo, 1993-94. Y cuatro con varios mandatos: Adolfo Royo, 1933 y 1934-35; Francisco Almenar, 1933-34 y 1935-36; Luis Casanova, 1935, 1936, 1939 y 1940-1959, sin duda el más longevo y conocido de todos por dar nombre al campo de Mestalla entre 1969 y 1994; y Pedro Cortés, 1986 y 1997-2001.

Repasando esta larga lista, puede comprobarse que, salvo los casos del mencionado Casanova, Julio de Miguel y Martínez Bujanda (1960-73), José Ramos Costa (1976-83) y Arturo Tuzón (1986-1993), el Valencia CF nunca ha sido un club demasiado estable institucionalmente hablando. Sin embargo, esta situación de inestabilidad se ha precipitado en la última década, con cuatro presidentes y una presidenta, la primera de la historia y también la primera extranjera. Manuel Llorente (2009-13), Vicente Andreu (2013), Amadeo Salvo (2013-14), Layhoon Chan (2014-17) y Anil Murthy (2017- ...). Cien años después, al Valencia CF no hay quien lo reconozca.

[Así se gesta la bomba en el Valencia]

Todo empezó en octubre de 2014, cuando, después de nueve meses de negociaciones, Peter Lim se convirtió en el nuevo dueño del club de Mestalla tras poner 94 millones por el 70,06% de las acciones, en manos hasta entonces de la Fundación, que arrastraba una enorme deuda. A partir de ese momento, y aunque sea duro recordárselo a sus apasionados aficionados, el Valencia CF no solo dejó de pertenecerles -aunque esto realmente sucedió desde la conversión en sociedad anónima deportiva-, sino que también empezó a ser gestionado nada menos que desde Singapur. Bueno, desde Singapur y allá donde pare Jorge Mendes, el agente portugués que es socio y amigo (en estos casos siempre por este orden) de Peter Lim, quien si está en el fútbol y concretamente en el Valencia es precisamente por él.

Aunque a orillas del Turia lo tienen asumido, desde la distancia solo conociendo la génesis puede entenderse, que no justificar, la extraña situación que está viviendo un equipo que viene de hacer una de sus mejores temporadas, con un título, el de la Copa del Rey que ganó en Sevilla ante el FC Barcelona, y clasificado para la Liga de Campeones después de un titubeante inicio de Liga en la que solo la templanza del ahora cuestionado director general, Mateo Alemany, evitó que Marcelino fuera destituido. Que un grupo de aficionados se congregaran a las puertas del club para pedir la continuidad de Alemany, lo dice todo.

Aficionados del Valencia CF, junto a las puertas del club, a la espera de conocer el futuro de Mateu Alemany. (EFE)
Aficionados del Valencia CF, junto a las puertas del club, a la espera de conocer el futuro de Mateu Alemany. (EFE)

Lim y Mendes son los que mandan

"Mateu Alemany y yo vamos a viajar este jueves a Singapur y espero que el resultado sea por el bien del Valencia", anunció en un frío comunicado el presidente Anil Murthy. "Estoy muy decepcionado por esta situación (...) Mi esperanza es que aquí, en Valencia, tomemos las decisiones correctas para limar las pequeñas diferencias por el bien del club. En los dos últimos años, el máximo accionista ha estado respaldando casi todas las decisiones tomadas. Tras dos años de éxitos, debemos seguir haciendo lo mejor para el club y todos sabemos desde el principio que hay un accionista mayoritario", recordó Murthy por si alguien lo había olvidado. "Tanto Peter Lim como todos en Valencia lo que queremos es seguir trabajando para que el club sea exitoso y sostenible", sentenció.

Tras las reuniones mantenidas en el país asiático, Alemany seguirá como director deportivo de la entidad. Finalmente se han limado asperezas y las conversaciones han llegado a buen puerto, para regocijo de los aficionados ches. Como empresario, es lógico que Lim esté preocupado por que la gestión sea "sostenible". Ahora bien, como en todo negocio, para ello lo más inteligente es que el proyecto esté liderado y gestionado por personas que conocen bien la materia, en este caso el fútbol y tal y como sucede con Mateo Alemany, quien si no está en el Real Madrid es porque Florentino Pérez aún delega menos que Lim. Y eso que él no dirige el club desde Singapur, sino desde su despacho en ACS.

Claro que otra cosa bien distinta es que con lo de "sostenible" Murthy se refiera a que Lim y Mendes utilicen el Valencia CF para hacer operaciones, algo que lógicamente pueden hacer, porque para eso el club es suyo, si bien nunca deberían olvidar que es la masa social, es decir, los aficionados, quienes sustentan el club y, por ende, su negocio. Sirva este dato para explicarlo: el agente portugués ha pasado de representar a 17 jugadores del Valencia a tener solo cuatro. Por aquí es quizás por donde llegan unos desencuentros que no son nuevos, pues Amadeo Salvo y Rufete ya vivieron algo parecido y acabaron teniendo que dejar el club el 30 de junio de 2015.

El Valencia, 4º club español con más títulos internacionales (7) y 5º con más títulos en total (23), sigue siendo por encima de todo un emblema para sus aficionados, que se sienten orgullosos de su equipo. Sin embargo, polémicas como la vivida en los últimos días y cuyo desenlace posiblemente nos llegue desde la lejana Singapur. Y es que, a diferencia de esa máxima que Pep Guardiola siempre dice que le enseñaron en el Barça, "cuando dudes qué hacer, haz lo que creas que es mejor para el Barça", en el Valencia hay otra muy distinta: "Cuando dudes qué hacer, haz lo que creas que es mejor para Lim". Esta es la cruda realidad del Valencia CF en particular y del fútbol en general. No obstante, y a pesar de todo, Alemany seguirá. Vuelve la calma....por el momento.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios