Millones de gracias a Pep Guardiola y Leo Messi, pero el compromiso es otra cosa

Las generosas donaciones de estrellas del fútbol como Guardiola, Messi, Ramos o Cristiano son una demostración de implicación, aunque los comprometidos en esta grave crisis sanitaria son otros

Foto: Pep Guardiola, durante un partido con el Manchester City. (Reuters)
Pep Guardiola, durante un partido con el Manchester City. (Reuters)

Igual la conocen, pero de ser así nunca está de más recordarla. Y más en estos momentos tan duros por el coronavirus y que tanto deben hacernos reflexionar sobre lo realmente importante. Se trata de la fábula del cerdo y la gallina. Ambos fueron invitados a un desayuno, pero mientras el cerdo se sentía mal y no quería ir, la gallina estaba muy tranquila y le incitaba a que fueran. Ante la insistencia de esta, el cerdo le dijo: "¿Sabes por qué nos invitan?, porque el desayuno es huevos con jamón y mientras tú estás involucrada, yo en cambio estoy comprometido".

En los últimos días se han conocido las millonarias donaciones que han hecho, entre otros, Pep Guardiola y Leo Messi para colaborar en la lucha contra la pandemia de coronarivus. El primero, un millón de euros a la Fundación Ángel Soler Daniel, que gestiona el Colegio de Médicos de Barcelona, para la compra y producción de material y equipamiento sanitario. El argentino, otro millón de euros y también para material sanitario repartido entre el Hospital Clínic de Barcelona y diferentes centros médicos de su país.

Por su parte, Cristiano Ronaldo y su agente, Jorge Mendes, van a costear el equipamiento de 35 nuevas plazas para las UCI de hospitales de Lisboa y Oporto, que, a modo de agradecimiento llevarán sus nombres. Sergio Ramos también ha realizado una aportación en material sanitario a hospitales a través de Unicef, en la que han colaborado sus compañeros y el Real Madrid, para la lucha contra el coronavirus con 15.000 kits de detección del COVID-19, 1.000 equipos de protección individual y 364.571 mascarillas respiratorias.

Por supuesto que estas generosas donaciones de los Guardiola, Messi, Cristiano, Mendes, Ramos y otros muchos son dignas de agradecer. Sería de necios no hacerlo con quienes están aportando voluntariamente su ayuda, tal y como ha sucedido, por ejemplo, con el tantas veces criticado Amancio Ortega. Sin embargo, y como quiera que es importante poner todo en valor, resulta que mientras estos se involucran, quienes realmente están comprometidos son quienes se enfrentan al COVID-19 arriesgando su salud y la de sus familias. Desde los sanitarios a los transportistas, pasando por el resto de gremios que no cito para no dejarme ninguno a los que les toca exponerse mientras el resto de ciudadanos guardan la obligatoria cuarentena en sus casas.

Leo Messi, durante un partido de la Champions League con el FC Barcelona. (EFE)
Leo Messi, durante un partido de la Champions League con el FC Barcelona. (EFE)

La triste postura ante los posibles ERTEs

Y es que resulta cuanto menos chocante que al mismo tiempo que conocemos gestos tan solidarios como los destacados y elogiados, nos encontramos con quienes aún se oponen a que en el caso de que los clubes de fútbol se vean forzaros a hacer Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), los jugadores tengan que ver reducidos sus salarios, lo que en algunos casos serviría para mantener en sus puestos al resto de trabajadores. En situaciones de crisis, lo más lógico es un recorte general de gastos, empezando por los disparatados salarios de los jugadores del fútbol profesional. "La factura de la crisis la hemos de pagar todos, no solo los clubes, y menos aún por la vía del endeudamiento", comentaba a Iusport, y con toda la razón, el presidente de un club de LaLiga.

Según algunas informaciones, los jugadores del FC Barcelona se resisten a la rebaja salarial propuesta por su club para el periodo de tiempo que dure el obligado parón. Una rebaja, además, algo más benévola que la que se ha realizado al resto de secciones y que dejaría sin el 70% de los sueldos a todos los equipos profesionales. Es más, Josep María Bartomeu podría ofrecer ciertas ‘compensaciones’ a los futbolistas para que su rebaja no pasase del 50%. Cabe recordar que el ERTE está amparado por la legalidad mientras dure el estado de alarma y que el sindicato AFE es el primero que pide a los jugadores que se mantengan firmes en su postura. Lamentable y contradictorio.

"Ahora todos somos iguales, debemos estar en casa", asegura Fernando Alonso. Bueno, en realidad todo deberíamos ser iguales siempre. Aunque unos seamos 'gallinas' y solo algunos estén realmente comprometidos. Tal vez por ello es digno destacar al siempre díscolo, provocador o polémico José Mourinho. El ahora entrenador del Tottenham se unió a los voluntarios de la organización benéfica Age UK y visitó un centro de mayores de Londres, para llevar alimentos a los internados y ayudarles a sobrellevar esta pandemia que se está llevando por delante a quienes menos se merecen morir así. Un gesto que vale y dice mucho.

Claro que el caso más extremo o ejemplar de compromiso lo ha dado el sacerdote italiano de 72 años Giuseppe Berardelli, quien hace unos días falleció en una pequeña localidad cerca de Bérgamo tras ceder su respirador a otro enfermo más joven, aun a sabiendas de que era muy probable que ese gesto le terminara costando la vida. Millones de gracias a Guardiola y a Messi por sus dos millones de euros y a Rafa Nadal y Pau Gasol por ponerse al frente para recaudar 11. Les honra y dignifica como deportistas y como personas su implicación para ayudar en esta terrible pandemia que en España ya ha dejado más de 4.000 fallecidos. Pero que nadie olvide que el compromiso es otra cosa: jugarse y dar la vida por salvar las de otros.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios