La razón por la que Bale no quiso rebajarse el sueldo en el Madrid: "Ya lo donaré yo"

El galés se negó a renunciar al 10% de su contrato como hizo el resto (o al menos la gran mayoría) de sus compañeros, pero porque dijo que si era para donarlo, ya lo haría él

Foto: Gareth Bale, antes del partido del Tottenham contra el West Ham. (REUTERS)
Gareth Bale, antes del partido del Tottenham contra el West Ham. (REUTERS)

Quizás porque antes no convenía, la noticia salió con Gareth Bale ya en Londres, cedido por una temporada al Tottenham. Una operación económicamente ruinosa para el Real Madrid, solo superada por el traspaso de James Rodríguez al Everton, quien, en contra de lo interesadamente filtrado —valga la redundancia—, resulta que se ha marchado a la Premier por cero euros, cuando se habló de 25 millones y costó nada menos que 75. En el caso del galés, el diario inglés 'The Independent' aseguró que el equipo londinense solo paga la mitad de su sueldo, que asciende a 30 millones brutos, además de algunos bonus por rendimiento.

Pues bien, según la Cadena SER, Bale fue el único jugador del Real Madrid que se negó a bajarse el sueldo cuando la plantilla llegó a un acuerdo con el club por la caída de ingresos derivada de la crisis del Covid-19. Efectivamente, los capitanes acordaron bajarse la ficha con respecto al total que debían cobrar la pasada temporada, Concretamente, un 10% en el caso de que la competición volviera a disputarse y un 20% si finalmente no podía reanudarse. Sin embargo, Bale no quiso, aunque el galés tuvo unos motivos que nadie se preocupó en conocer antes de criticarle.

Tal y como aseguran desde su entorno, el ahora de nuevo jugador del Tottenham, aunque todavía con un año más de contrato con el Real Madrid, no es que no quisiera colaborar con el club que preside Florentino Pérez, sino que, como quiera que le vendieron que el dinero al que iba a renunciar iba a ser donado por el club, él decidió que para eso ya lo donaba directamente él. El concepto donar tiene unas claras connotaciones altruistas. No en vano se trata de entregar algo de forma voluntaria y sin esperar premio ni recompensa, de ahí que quizás Bale lo entendió de una forma diferente a la de sus compañeros.

Cabe recordar que la pasada temporada el Real Madrid tenía una masa salarial para la primera plantilla de 283 millones de euros, por lo que con ese 10% al que finalmente renunciaron los jugadores, todos menos Bale y hay quien asegura que algún otro más, se ahorró una cantidad cercana a los 49 millones. Será porque, según las mismas informaciones, la reducción de sueldo también se le aplicó a las plantillas del Castilla y del equipo de baloncesto, además a altos directivos del club. Quizás esta sea la razón por la que, a la espera de que las cuentas del ejercicio 2019-2020 se hagan oficiales, ya se habla de un superávit de 320.000 euros.

Bale, en la grada del Estadio Nuevo Los Cármenes durante el partido del Real Madrid contra el Granada. (EFE)
Bale, en la grada del Estadio Nuevo Los Cármenes durante el partido del Real Madrid contra el Granada. (EFE)

Una ayuda también pedida a los socios

Salvando las distancias —y no digamos ya las cantidades—, Florentino Pérez planteó algo parecido a los socios del Real Madrid con las cuotas de la temporada pasada, la cual se tuvo que acabar jugando sin público, de ahí que a los aficionados les correspondiera la devolución del 25% del importe de sus abonos y euroabonos para el Bernabéu. El presidente ofreció tres opciones. La primera, que se le devolviera el importe correspondiente, para lo cual había que solicitárselo a la Oficina online de Atención al Socio. La segunda, descontar dicho importe del abono de la temporada 2020-21, "para lo cual puede solicitarlo a través de esta misma vía", informó.

Y la tercera, que claramente era la que pretendía que fuera la elegida por los socios, sobre todo por la forma de plantearla: "Si usted renuncia a la devolución del importe correspondiente, como ya nos han comunicado muchos socios, no debe de hacer nada". Para añadir que "entenderemos en el caso de no recibir comunicación suya antes del próximo día 20 de junio, que usted ha renunciado a la devolución de dicho importe para ayudar al club a paliar los efectos económicos de la pandemia, uniéndose al esfuerzo colectivo de jugadores, técnicos, ejecutivos y empleados del club que han renunciado a una parte de sus retribuciones".

Lo cierto es que ese "esfuerzo colectivo" del que Florentino Pérez habló a los socios del Real Madrid lo ha seguido el propio club con una política de fichajes en la que, entre traspasos, cesiones y ahorro en sueldos, ha ingresado más de 200 millones de euros, mientras que el apartado de las incorporaciones se ha limitado a recuperar a cedidos como Odegaard, Odriozola o Lunin.

"No es verano de grandes fichajes. Los clubes que no son grandes cubren sus gastos con los derechos de televisión, pero nosotros no", avisó el presidente del Real Madrid, en una clara referencia a la explotación del Bernabéu. Un Bernabéu que está en obras, de ahí que el fútbol sin público le haya venido bien para poder acelerarlas, y que es la gran inversión del presidente. Sin duda, un terreno en el que, a pesar del famoso 'túnel de la risa', se maneja bastante mejor que en el de los fichajes, donde ha perdido millones y millones con operaciones tan ruinosas como regalar a James o ceder a Bale pagando la mitad de su sueldo. El mismo que no se quiso rebajar porque, según él, "ya lo donaré yo".

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios