Es noticia
Menú
El fútbol femenino español ya bate récords de audiencia, pero se avecina otro conflicto
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

El fútbol femenino español ya bate récords de audiencia, pero se avecina otro conflicto

Mientras la Selección es seguida por casi 1,5 millones de espectadores, la RFEF de Rubiales, con la complicidad del sindicato FutPro, empieza a entrometerse en la nueva liga profesional

Foto: Sheila García, en el partido ante Alemania. (EFE EPA/Neil Hall)
Sheila García, en el partido ante Alemania. (EFE EPA/Neil Hall)

Más de 1,4 millones de espectadores siguieron el partido que la Selección española femenina de fútbol disputó este martes contra Alemania. Una audiencia histórica, a la que ayudó la hora de comienzo de encuentro, las 21:00, y que fuera ofrecido en directo por La 1 de Televisión Española (RTVE). Hasta 4.880.000 siguieron algún momento de este partido, el segundo de las españolas en la Eurocopa que se está celebrando en Inglaterra. El minuto de oro fue a las 22:42 horas, con 1.689.000 espectadores y un 14.1% de cuota de pantalla.

Foto: Jenni Hermoso, durante un entrenamiento. (EFE/Pedro González)

Siendo importante, lo de menos fue la derrota por 2-0 ante una Alemania que no en vano ha sido ocho veces campeona de Europa y dos del mundo. Tras haber ganado 4-1 a Finlandia, a España le vale con empatar el próximo sábado ante Dinamarca para estar en los cuartos de final, donde ya sabe que le espera la anfitriona Inglaterra. Siendo un país netamente de fútbol, en el que, además, todos los clubes importantes ya tienen equipo femenino, el auge del balompié jugado por mujeres entraba dentro de lo previsto a poco que se le hiciera caso. Sin embargo, y como si de un mal endémico del fútbol español se tratara, se avecina un nuevo frenazo.

El pasado 27 de junio, la Federación Española de Fútbol (RFEF) que sigue presidiendo el imputado —aunque paradójicamente no inhabilitado— Rubiales, volvió a evidenciar que ni siquiera la creación de la Liga Profesional de Fútbol Femenino (LPFF), en la que el Consejo Superior de Deportes (CSD) realizará una inversión de 16 millones de euros, le ha dejado claras cuáles son a partir de ahora sus únicas competencias: al igual que sucede en el fútbol profesional masculino, la tramitación administrativa de las licencias, en la que ya han surgido problemas con las extracomunitarias, y el apartado arbitral.

"Tres mujeres", como se encargaron de destacar en su comunicado desde la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, forman la delegación de la RFEF en las negociaciones sobre el convenio de coordinación con la nueva LPFF, la cual, en ausencia de su presidenta, Beatriz Álvarez Mesa, la ex directora general de Deportes del Principado de Asturias que actualmente se encuentra de baja maternal, estuvo representada por Pablo Vilches, director general, y Santiago Nebot, su habitual asesor legal.

Álvarez, Tato y la hija de Cueto

Efectivamente, Ana Álvarez, directora del Departamento de Fútbol Femenino; María Tato, la anterior directora del Fútbol Femenino de la RFEF y ahora recolocada en el Área Internacional; y Patricia González, a saber, hija del abogado Tomás González Cueto, son "las tres mujeres encargadas de las negociaciones que deberán culminar con un documento en el que se establezcan los principales aspectos en los que ambas partes deberán coordinarse, para lograr así que la primera edición de la Competición Profesional de Fútbol Femenino sea un éxito", según el citado comunicado de la RFEF.

placeholder Reunión de las representantes de la RFEF con la LPFF en Las Rozas. (Foto RFEF)
Reunión de las representantes de la RFEF con la LPFF en Las Rozas. (Foto RFEF)

A la espera de estructurarse, la LPFF pondrá en marcha la explotación conjunta de los derechos audiovisuales, así como de sus patrocinadores, lo que deberá repercutir en el nivel retributivo de las futbolistas. Sin embargo, ya sea por desconocimiento o porque así se lo encomendaron quienes gobiernan en Las Rozas, es decir, Rubiales, Camps y González (Cueto) padre, las tres representantes de la RFEF plantearon a los de la LPFF asuntos como el del logo de la competición, tan polémico la temporada pasada, el balón o el patrocinador que dé nombre a la liga. Se supone que será Iberdrola, pero como desde Las Rozas no les dejan hablar con la LPFF...

A todo esto se le suma el problema de que no hay Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, ya que fue denunciado por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el sindicato que en las primeras elecciones del fútbol femenino español vio cómo perdía la hegemonía. Lo hizo en favor de FutPro, el sindicato que se autodefine como únicamente de fútbol femenino y cuya presidenta, Amanda Gutiérrez, se ha echado en los brazos de Rubiales, como en su momento lo hizo David Aganzo, el imputado e impugnado presidente de AFE, en los de LaLiga que preside Javier Tebas. Veremos si las futbolistas no se dejan engañar como con la falsa igualdad entre los y las internacionales...

Y es que, posiblemente crecido al ver que el presidente del CSD, José Manuel Franco, no se ha atrevido a tomar ninguna medida contra él, Rubiales se permite seguir tensando la cuerda con el fútbol femenino. De otra forma, no se entiende que desde Las Rozas se permitan asegurar que "la delegación designada por la RFEF, compuesta únicamente por mujeres, atesora una gran experiencia en la organización de competiciones del fútbol femenino, así como una trayectoria profesional en el sector de gran reputación y reconocimiento" o que "la prioridad de la RFEF es la proyección internacional de este nuevo torneo". Es decir, toda una exhibición de postureo.

Foto: Franco, durante la campaña del PSOE de Madrid. (EFE/Chema Moya)

"Nos dijeron que no habría liga profesional y la hay. Nos dijeron que no conseguiríamos la unanimidad, y la logramos", presumió el mencionado Franco, quien le debe a su director general, Albert Soler, haber sacado adelante el marrón que les dejó la ex secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, y que ahora Rubiales se ha propuesto volver a enmarronar, esta vez con la ayuda de FutPro, el sindicato que está haciendo con las futbolistas lo mismo que AFE con los futbolistas, mirar por los intereses de sus dirigentes y quienes realmente les dirigen, en lugar de por los intereses de ellas y ellos.

Más de 1,4 millones de espectadores siguieron el partido que la Selección española femenina de fútbol disputó este martes contra Alemania. Una audiencia histórica, a la que ayudó la hora de comienzo de encuentro, las 21:00, y que fuera ofrecido en directo por La 1 de Televisión Española (RTVE). Hasta 4.880.000 siguieron algún momento de este partido, el segundo de las españolas en la Eurocopa que se está celebrando en Inglaterra. El minuto de oro fue a las 22:42 horas, con 1.689.000 espectadores y un 14.1% de cuota de pantalla.

Real Federación Española de Fútbol Ciudad del Fútbol de las Rozas RTVE Inglaterra Finlandia Las Rozas Luis Rubiales