¿Sobran ciclistas en la carretera?

Los tres gigantes organizadores de carreras decidieron que los equipos dispondrían de un ciclista menos a partir del próximo año. ¿Tiene sentido esta medida? Tres expertos contestan

Foto: El pelotón durante la 17ª etapa del Tour 2016 (Juan Medina/Reuters).
El pelotón durante la 17ª etapa del Tour 2016 (Juan Medina/Reuters).

[La UCI ha decidido este martes escuchar la propuesta de ASO, RCS Sports y Flanders Classics, los tres grandes organizadores de carreras del ciclismo mundial, de reducir los ciclistas en carretera en las pruebas profesionales y ha hecho oficial la reducción a siete corredores en las vueltas cortas y a ocho en Giro, Tour y Vuelta. Lo que sigue es el análisis realizado el 6 de diciembre de 2016 con la opinión de tres expertos sobre lo que supone este cambio para el ciclismo mundial]

El pasado viernes 25 de noviembre, las tres grandes organizadoras del ciclismo mundial, esto es, ASO, RCS Sports y Flanders Classics (es decir, los organizadores de las tres grandes y los cinco monumentos) tomaron una decisión y la compartieron con el mundo: "Reducción en el número de corredores en las carreras". Así visto de primeras uno puede asustarse, pero tenía cierto sentido, al menos según su criterio. "Tras la asamblea general de la AIOCC (Asociación Internacional de Organizadores de Carreras Ciclistas), RCS Sport, Flanders Classics y ASO han decidido reducir el número de corredores por equipo en la salida de sus respectivas carreras. El número de corredores por equipo pasará de 9 a 8 en las Grandes Vueltas y de 8 a 7 en las demás pruebas", rezaba el comunicado emitido conjuntamente por los tres gigantes.

Esto se debía a dos motivos: "El primero es el de mejorar las condiciones de seguridad de los corredores, para que el pelotón sea menos invasivo en unas carreteras que cuentan con más cantidad de mobiliario urbano. El segundo, consecuencia del primero, es la de evitar el hermetismo de las carreras, insuflando un plus de deportividad a las pruebas, para alegría de todos los fans de ciclismo". La teoría estaba expuesta, otra cosa es llevarla a la práctica, pues la UCI vino a decirles inmediatamente que no tienen potestad para decidir, lo cual es cierto, pues toda decisión semejante debe pasar irremediablemente por el Consejo Ciclista Profesional (CCP), donde están representados todos los estamentos.

Lo que está claro es que no le ha gustado a mucha gente esa decisión unilateral, sea o no (más bien esto) aplicable para 2017. Algunos profesionales, tanto ciclistas como directores de equipo, se quejaban, entre otras cosas, del momento elegido para publicarlo, cuando las plantillas ya están cerradas para el próximo curso, de lo que supondría para muchos corredores y auxiliares, que se irían al paro, de que es un parche... En fin, en intención de arrojar un poco de luz, estrenamos esta bitácora hablando con tres personas influyentes en el ciclismo de nuestro país para ver qué les parece esta medida: Javier Guillén, director de la Vuelta a España y, por tanto, representante de ASO, Eusebio Unzué, director del Movistar Team, y Samuel Sánchez, corredor del BMC.

Cancellara trata de recuperarse de una gran montonera formada en el Tour 2015 (Eric Gaillard/Reuters).
Cancellara trata de recuperarse de una gran montonera formada en el Tour 2015 (Eric Gaillard/Reuters).

Como es lógico, Guillén defiende la medida, no se iba a tirar piedras contra su propio tejado. "Beneficia en cuestión de seguridad, porque un pelotón más reducido es más seguro. Es obvio que no vamos a evitar que haya caídas, pero estamos convencidos de que esta medida va a evitar algunas situaciones que pueden representar peligro", comenta. Samu Sánchez apoya, en cierta manera, esta teoría. "Está claro que a más ciclistas, más siniestros, porque las carreteras son las que son, no vamos a ir por autopistas", dice el asturiano.

Pero claro, ¿sirve en realidad de algo? Veamos: ahora mismo, una gran vuelta como puede ser el Tour, consta de 22 equipos formados por nueve corredores, lo que crea un pelotón de 198 ciclistas. Los organizadores proponen el mismo número de equipos, pero con ocho corredores, quedando por tanto una grupeta considerable de 176 corredores. La pregunta que surge es obvia: ¿merece la pena el cambio? Y, sobre todo, ¿a qué se debe en realidad? Unzué lo tiene claro: "Este debate lo ha provocado la fortaleza de algunos equipos en los últimos años, como el Sky en el Tour".

"Ya puestos, reduzcamos a cinco corredores. Hay ya carreras que se hacen con cinco. En Australia es la única en la que se corre con siete", dice Unzué, al que no le gusta nada la propuesta, en general, porque para él ya es "dificilísimo terminar una gran vuelta con el equipo completo" y además, no considera que "esto garantice más espectáculo". A esto responde Guillén: "No es garantía de cero accidentes, pero es una medida más, algo hay que hacer. Llevamos instalados en el 'no' demasiado tiempo y no nos está trayendo nada bueno".

Esto tiene el contrapunto importante para el trabajador: cuantos menos ciclistas hagan falta, menos fichas serán necesarias. "Eso supondrá una reducción de presupuestos y que muchos ciclistas y auxiliares vayan a la calle", dice Samu. Pero Guillén no está de acuerdo en que vaya a ocurrir esto. "Hoy hay muchas carreras, además con un WorldTour expandido no invita a que los equipos tengan plantillas más reducidas, mas todo lo contrario". Es más, Guillén asegura que si se demostrara que un pelotón de unos 200 corredores es igual de seguro que uno de 180, considerarían "abrir la puerta a más equipos".

Contador se cayó en el último Tour y tuvo que retirarse (Jerome Prevost/EFE/EPA).
Contador se cayó en el último Tour y tuvo que retirarse (Jerome Prevost/EFE/EPA).

Desde el punto de vista del director de equipo, preocupado por la salud de sus corredores y, por tanto, de la escuadra en sí, Unzué insiste en que no comprende la medida. "Creo que es más peligroso 25 equipos de ocho corredores que 22 equipos de nueve", dice el navarro, que para reducir el riesgo en las carreras, pide a los organizadores "señalizar mejor y evitar ciertos pasos", si bien reconoce que esos pasos complicados a los que hace mención "los colocan en las carreras para que sean en sí mismos una dificultad añadida". Porque al final, en el riesgo está el atractivo. ¿Cómo se podría hacer una París-Roubaix más segura? Eliminando el pavé. Estupendo, has asesinado la París-Roubaix. Pero Unzué no cree que el ciclismo deba "seguir alimentando cada año nuestra condición de superhéroes por las condiciones en las que a veces se encuentran los corredores".

Unzué añade una reflexión: "No veo que los organizadores tengan ninguna idea de cómo resarcir el problema a los equipos que se quedan sin corredores. En 2012, en la séptima etapa del Tour estábamos con tres corredores en casa. ¿Por qué no consideramos tener suplentes como en cualquier deporte? Así, si se me van dos, puedo poner otros dos, aunque sus tiempos no cuenten para la general. De eso no quieren saber nada", comenta el director del Movistar. De lo contrario, como dice Samu Sánchez, "habría que afinar más a la hora de formar equipos y elegir a corredores más completos en todos los terrenos. Cuando tienes menos corredores, la carrera está más loca, cuesta más amarrarla". Eso sí, "a la conclusión es que siempre llegamos es que siempre ganan los mismos", comenta entre risas.

A rueda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios