Es noticia
Menú
El 'culpable' Busquets parte por el eje a Luis Enrique
  1. Deportes
  2. Es lo que hay
Antonio Sanz

Es lo que hay

Por

El 'culpable' Busquets parte por el eje a Luis Enrique

Ni Messi, ni Neymar, ni Suárez o Iniesta. A Luis Enrique le aterra que Busquets se constipe y espera que recupere el nivel que lo ha conducido a ser el más grande en su posición

Foto: Busquets ha bajado su rendimiento en este inicio de temporada (Cordon Press).
Busquets ha bajado su rendimiento en este inicio de temporada (Cordon Press).

A vueltas con el corte de mangas de Piqué se antoja una reflexión múltiple. Por una parte, el desamparo asumido por los medios de comunicación frente a las redes sociales. Ahora, el periodismo se fabrica desde ciento cuarenta caracteres de opinión pública. El miedo a quedarse fuera del ajo provoca que no se coteje nada y que todo sirva. De otra, el fondo de la cuestión y la decisión del jugador de abandonar la Selección en diferido. A lo mejor, si su rendimiento no es aceptable es la determinación de Lopetegui quien adelanta los plazos. Pero al chico le ha venido bien la general metedura de pata. Ahora se engancha a una razón. Porque todo transita en función del recorrido que se ha dado a las opiniones políticas sobre Cataluña realizadas por el central del Barça. Y tampoco podemos olvidar las frecuentes provocaciones que el zaguero, azote del madridismo, mantuvo con el Real Madrid.

Foto: La polémica en el Albania-España llevó a Piqué a anunciar su decisión. (EFE)

Con todo, la guerra de banderas y la ojeriza que despierta en el universo blanco han provocado un anuncio en caliente que traerá escasas consecuencias deportivas…porque Piqué no se marcha mañana. Otro catalán, otro del Barça, no sufre la inquina infinita a que se somete a Gerard. El absentismo político del que disfruta Sergio Busquets lo aleja del foco. Sólo algunas escenas de posible fingimiento en el campo lo situaron en el centro de la crítica. Ahora, por primera vez en su carrera, surgen algunas dudas sobre su alargada e indispensable figura de equilibrio.

Existe cierta preocupación en la caseta de entrenadores del FC Barcelona con el rendimiento de Busquets en esta primera parte de la temporada. El jugador, recién renovado hasta 2021 con opción de dos campañas más si cumple una serie de requisitos deportivos, no se ha ocultado, es más ha levantado la mano para señalarse como culpable. Las explicaciones públicas que se destilan son que jugó con fiebre frente al Atlético de Madrid y que diversas dolencias físicas le impidieron rendir a satisfacción plena frente al Mönchengladbach o el Celta.

Foto: Busquets mira un balón (imago) Opinión

Sin duda, el equilibrio que ofrece el mediocentro es fundamental para el juego de ataque y defensa que emplea el Barça. Por eso, el cuerpo técnico azulgrana ha observado con lupa el hacer del jugador en los partidos de la Roja. Luis Enrique es consciente de que un buen Busquets al servicio del equipo aporta más consistencia y permite menos riesgos defensivos. Pero, ¿qué le sucede a Busquets? ¿Por qué pierde la posición? ¿Por qué esos regalos en una zona de riesgo para el juego? La explicación la ofrece el protagonista entonando el mea culpa: “No somos robots ni máquinas. A veces fallas porque controlas mal o no estás bien posicionado”. Extraño resulta que de su boca salga que es "uno de los culpables. Tengo que trabajar más y seguir mejorando”.

Sergio Busquets es hoy el tercer capitán del FC Barcelona, acumula casi cuatrocientos partidos, lo ha ganado todo con el club y con la Roja. Pero no siempre resultó así. Estamos ante la novena temporada desde que casi pasase de los campos de tierra al Camp Nou, tras la arriesgada decisión de Guardiola. En todo este proceso, se ha convertido sin discusión en el mejor mediocentro del planeta fútbol. Y es parte fundamental de los éxitos contemporáneos de su equipo y de la Selección. Pero el tránsito hasta disfrutar de esta gloria supuso un duro camino de espinas que a punto estuvo de sacarle del FC Barcelona, para situarlo… en el Real Madrid.

Hace poco más de una década, Sergi Lobera tocaba la puerta del jefe de la cantera deshaciéndose en elogios hacia un chaval que él observaba cada semana en Tarrasa en el juvenil del Jabac, una institución del Vallés barcelonés que fomenta el fútbol base de la comarca. Pero Alexanco, máximo responsable, no movía ficha consciente de la protección que suponía pertenecer a una entidad que integra la red deportiva del Barça, con disposición preferencial frente a terceros. El ojeador del Real Madrid en Cataluña solicitó al Jabac que permitiese probar a Busquets en la antigua Ciudad Deportiva blanca. Ese movimiento le cambió el presente. Guardiola, más tarde, le cambiaría el futuro.

Foto: Barcelona - alavÉs

La renovación firmada hace unas semanas, elevando a Busquets al escalón de Iniesta, Suárez o Piqué, sólo por debajo de Messi o Neymar, provoca que el centrocampista se plantee a los 28 años que se retirará en el FC Barcelona. Sin embargo, sólo una persona podría hacerle replantearse esa situación. Tal y como el mismo Sergio reconoció a la ‘cadena ESPN’, sólo Guardiola le plantearía dudar para abandonar el Camp Nou. Por ahora, ni Bayern ni Manchester City han buscado al mediocentro de Badia, quizá más porque el propio Pep no quiere llevarse un tantarantán de la afición. El exentrenador azulgrana sólo moverá ficha si Busquets lo pide. Pero la tentación para ‘Busi’ llegó de Francia y del PSG. El conjunto galo, en su empeño permanente por firmar a los mejores, y asaltar la Liga de Campeones, tentó al catalán con una propuesta económica excelsa. Pero tal y como sucedió con su compañero Neymar, Sergio dio calabazas a los ‘petrodólares’ parisinos. Ante esta tesitura, al Barça no le quedó más remedio que movilizarse y colocar al chico en el penúltimo escalón salarial.

Con las primeras semanas de recorrido, Luis Enrique admite que el Barça es uno con Busquets al alza y otro con Busquets a la baja. El objetivo es que esta ligero bajón de rendimiento por la que atraviesa el mediocentro se destierre y se vuelva a la increíble regularidad demostrada. Sin duda, el Barça puede partirse por el eje si el jugador de Badia no recupera el punto que lo ha conducido al lugar del más grande en su posición. Ni Messi, ni Neymar, ni Suárez o Iniesta, a Luis Enrique le aterra que Busquets se constipe. Por aquí parten los males del Barça.

A vueltas con el corte de mangas de Piqué se antoja una reflexión múltiple. Por una parte, el desamparo asumido por los medios de comunicación frente a las redes sociales. Ahora, el periodismo se fabrica desde ciento cuarenta caracteres de opinión pública. El miedo a quedarse fuera del ajo provoca que no se coteje nada y que todo sirva. De otra, el fondo de la cuestión y la decisión del jugador de abandonar la Selección en diferido. A lo mejor, si su rendimiento no es aceptable es la determinación de Lopetegui quien adelanta los plazos. Pero al chico le ha venido bien la general metedura de pata. Ahora se engancha a una razón. Porque todo transita en función del recorrido que se ha dado a las opiniones políticas sobre Cataluña realizadas por el central del Barça. Y tampoco podemos olvidar las frecuentes provocaciones que el zaguero, azote del madridismo, mantuvo con el Real Madrid.

Sergio Busquets Luis Enrique Pep Guardiola Manchester City