Cómo Bartomeu pretende zafarse de la sombra de Griezmann copiando a Florentino

El duro varapalo de la decisión que tomó Griezmann para rechazar el Barcelona y quedarse en el Atlético obliga a Bartomeu a dar un golpe de efecto y fjarse en la estrella del Mundial

Foto: Griezmann posa con Miguel Ángel Gil Marín, Lemar, Andrea Berta -director deportivo- y Lucas. (foto atlético de madrid)
Griezmann posa con Miguel Ángel Gil Marín, Lemar, Andrea Berta -director deportivo- y Lucas. (foto atlético de madrid)

Anuncia vendetta la propiedad del Atlético de Madrid tras enfundar en su maletín el nuevo contrato firmado por Griezmann. El cuarto en cuatro años de locura para las finanzas rojiblancas. El crecimiento del chico es una evidencia, como también lo es que cada verano la entidad debe torear como puede las embestidas de quienes pretender arrebatárselo. Y Gil Marín ha entrado en el juego del mercado, que no es otro que pagar al jugador una cantidad muy por encima de lo previsto. Si en cursos anteriores amenazó el Real Madrid o el PSG, más recientemente apareció el Manchester United o la última del Barça, donde se afrontó una subasta pública que terminó siendo televisada. Por eso, no sorprenden las amenazas rojiblancas en boca del dueño: “Valoraremos si presentar o no alguna denuncia al Barcelona por haber negociado con Griezmann. Tenemos pruebas de los contactos”, descubrió en la 'Cadena SER'. La historia no llegará a ninguna parte porque si cae el club culé, cae también el jugador. Si el Barça se expone a cuatro ventanas sin poder fichar por negociar con un futbolista con contrato en vigor, al galo le pueden sancionar seis meses prohibiéndole disputar un partido oficial. El órdago de Miguel Ángel Gil suena a fuegos artificiales o más bien se trata de un aviso a navegantes.

Henchido, satisfecho tras manejar la caza mayor en su bolsa. Así apareció el propietario del Atleti en una fotografía difundida por su departamento de comunicación tras lograr lo que en el mes de marzo parecía un imposible: retener a Griezmann en el club. El mérito es suyo, si bien no le quedó más remedio que aceptar el chantaje económico del galo. La ecuación era sencilla: ¿a quién firmas por la cantidad que te hubiera abonado el Barça? (además de entregar un20% del total a la Real Sociedad). Pero el dueño no caminó solo. Se unieron en el esfuerzo su grupo más cerrado de colaboradores, quienes plantearon la acción como estratégica para mantener al galo en sus filas. La cruzada implicó a todos los estamentos, desde el presidente o al entrenador para terminar con algunos compañeros, quienes remaron y se mojaron en el mismo empeño. Se redobló el esfuerzo pese a, por momentos, sentir que se marchaba.


El Atleti entendió que lo tenía perdido. Incluso movió el mercado porque sintió cierta indefensión ante la ofensiva culé. Sin embargo, ¿qué se alteró en la mente del galo? Se dieron tres motivos: el cambio de opinión de su familia, que no terminó de convencerse del éxito del cambio -observar un Barça tan politizado frenó las intenciones; el cariño a golpe de euros -de rojiblanco ganará más que de culé-; y voz en las nuevas incorporaciones: Lemar, hecho, y Sidibé, si son capaces de sacar a Vrsaljko. Lo arropan engatusándolo con jugadores próximos a él. Un motivo como otro cualquiera si se ficha bien.

Griezmann con Francia en un entrenamiento del Mundial. (Efe)
Griezmann con Francia en un entrenamiento del Mundial. (Efe)


El polémico documental de Griezmann

Bartomeu decidió negociar personalmente con la hermana de Griezmann. En aquel tiempo, el presidente del Barça presumía de la conquista y le hacía gracia que Piqué coqueteara con quien ya sentía como otro inquilino del vestuario azulgrana. Entonces, no molestaba el negocio del futbolista. El plan trazado era montar el reportaje que ya vimos -La decisión- para anunciar el fichaje. Todos estaban de acuerdo. Pero todo empezó a girar. Entonces, la decisión ya se fraguaba tan clara. El dirigente comenzó a pedir auxilio. Esto obligó a saltar al ruedo a dos de las estrellas de la plantilla: Messi y Luis Suárez. Uno y otro salpicaban el ‘whatsApp’ del francés porque tras lo de Neymar el Barça no debía permitirse otro golpe tan directo al mentón.

Tras lo ocurrido, tocaba levantarse y escribir un nuevo guión para emocionar a la parroquia barcelonista. Entonces, ‘Bartu’ se encomendó al de siempre: “El Mundial, que lo gane Messi”. Sí, era la hora de implorar al argentino para que éste volviera a salvar las huestes culés. Un éxito monumental del ‘10’ en Rusia desterraba cualquier afrenta, la de Giezmann incluida. Pero la primera apuesta no ha comenzado bien, con error de penalti incluido y críticas severas para la estrella del Barça. Mientras espera a Messi, la dirigencia blaugrana agita el mercado para sacar a los jugadores con los que no cuenta Ernesto Valverde. Para tal misión se ha seleccionado a Abidal, como reemplazo de quien no reía las gracias de la Junta directiva, pero cuyo trabajo ha resultado más que rentable. Robert Fernández y su equipo de ayudantes han sido sacrificados contra la opinión del entrenador.


Como último guiño a Griezmann se anunció el fichaje de su compatriota, quien mantiene un currículum interesante de desavenencias con parte de la actual dirigencia: se unió a Laporta en 2015 como venganza hacia Rosell (y Bartomeu) por no renovarlo dos años antes. Para reforzar su gestión, el Barça también incorpora a Ramón Planes, procedente del Getafe, para complementar una dirección deportiva que se mantiene con alfileres. Con todo, el modelo de acción es recurrente: el Barça necesita una cara. Ya se intentó reaccionar persiguiendo a Griezmann como recambio de Neymar, sólo unos días después de la fuga del brasileño. Entonces, apremiaba el tiempo por el cierre de mercado y la operación necesitaba ser madurara. Ahí arrancaron los primeros contactos que se fueron acentuando durante los primeros meses de este 2018 y que acabaron sin movimiento de piezas.

Así las cosas, Bartomeu necesita vender para poder comprar, pero su objetivo pasa por encontrar un oasis en Rusia. Se trata de copiar el plan Florentino. Esperar y apuntar a quien destaque en el campeonato del mundo. Es la manera, así lo entiende el dirigente, de enterrar cualquier fantasma que sobrevuele por el Camp Nou. Aunque, es verdad, siempre se agarrará a la rueda ganadora de Messi.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios