Fórmula 1: Cómo neutralizar a Mercedes, o el arma letal que podría cargarse la F1 esta temporada

Cómo neutralizar a Mercedes, o el arma letal que podría cargarse la F1 esta temporada

Los mapas de motor especiales, como el ya famoso 'party mode' de Mercedes, podrían resultar decisivos para el título. Ya hay voces que piden la intervención de la FIA y Liberty

Foto: ¿Se habitual la exhibición de Lewis Hamilton en la clasificación del Gran Premio de Australia. (EFE)
¿Se habitual la exhibición de Lewis Hamilton en la clasificación del Gran Premio de Australia. (EFE)

"Mercedes está jugando con todo el mundo. Pueden jugar con sus modos de potencia para manejar la diferencia que tienen, pero, aparentemente, esta vez se han equivocado y están demasiado lejos". Helmut Marko ha puesto el dedo en la llaga ante el temor latente de que el campeonato 2018 se convierta en un monopolio dosificado a voluntad por Mercedes.

Liberty Media –y los aficionados– afrontan el peligro del dominio de Mercedes por quinto año consecutivo. Es solo una primera carrera, pero el Gran Premio de Australia dejó la impresión de que Mercedes juega al ratón y al gato con las prestaciones del W09. Sobre todo el sábado, con el famoso ‘party mode’ que dio pie al posterior intercambio de ‘sonrisas’ entre Vettel y Hamilton en la rueda de prensa.

¿Puede tener Mercedes el campeonato decantado a su favor gracias a los mapas de motor para los entrenamientos clasificatorios? ¿Por qué son tan cruciales? ¿Debería intervenir la FIA y Liberty para evitar que el interés y las audiencias se desplomen ante otro año con el mismo panorama deportivo?

"Un puñetazo en el estómago"

Búsqueda de una mayor equiparación de prestaciones o resignación a un año más de alicientes deportivos menguados en la lucha por el título. Este es el dilema al que podría estar abocada la Fórmula 1 en 2018. Daniel Ricciardo puso sobre el tapete la cuestión. "Es frustrante, creo que todo el mundo quiere verles (a Mercedes) amenazados un poco más, así que ha sido como un puñetazo en el estómago para todos". El australiano se refería al ‘sartenazo’ final de Hamilton en la Q3 y a los mapas de motor para clasificación de Mercedes que podrían suponer entre seis y ocho décimas adicionales.

Vettel, sin embargo, aludía a que "Mercedes no había hecho nada especial". "No más que el año pasado, probablemente un poco menos de lo que parece. Creo que lo activaron en la Q3, pero no con siete décimas". ¿En qué quedamos? Porque son dos pilotos sobre el mismo asfalto y enfrentados a los mismos monoplazas plateados. Fue precisamente Hamilton quien presumía de los ‘party mode’ en un acto promocional de Mercedes. Y el británico estuvo realmente soberbio en la Q3, pero resulta difícil creer que seis repentinas décimas salen solo de su especial habilidad de una tanda para otra. Puede que Red Bull y Ferrari tengan agendas diferentes.

En una Fórmula 1 en la que es difícil adelantar, salir primero en una ventaja. Por es es importante el 'party mode' de Mercedes en clasificación. (EFE)
En una Fórmula 1 en la que es difícil adelantar, salir primero en una ventaja. Por es es importante el 'party mode' de Mercedes en clasificación. (EFE)

La importancia de salir primero

¿Por qué resultan tan decisivos los mapas de motor? Este fin de semana, los pilotos volvían a reconocer las dificultades para adelantar de los actuales monoplazas. No solo ocurrirá en Melbourne. Por ello la posición en pista, y por ende la posición de parrilla, resulta crucial. En Albert Park se constató la dificultad de los propios Mercedes para seguir las respectivas estelas de sus rivales. Ahí estuvo Valtteri Bottas colgado de la brocha toda la prueba. Por ello salir primero resulta crucial. Y contar con mapas de potencia tan desequilibrantes resulta letal. Si la arrancada es buena desde la 'pole', salvo errores, se tiene media carrera ganada. Mercedes ha logrado 70 primeros puestos el sábado en las 80 carreras desde que llegó la tecnología híbrida.

Se podrá alegar con razón la brillantez y superioridad tecnológicas del fabricante alemán. O se podría oponer el argumento de una ventaja técnica propiciada a la habilidad política de Ross Brawn para adelantarse a sus rivales, sumado al poderío económico de un gran grupo como Daimler. Un potencial imposible de alcanzar por la mayoría de la parrilla. O también se podría considerar un interés superior a todo lo anterior: el del interés de los aficionados, del espectáculo deportivo y, en último extremo, de las audiencias. Entonces, ¿por qué no limitar el uso de mapas de motor especiales en clasificación?

El Melbourne, la estrategia le dio la victoria a Sebastian Vettel, que salió por detrás de Lewis Hamilton. (Reuters)
El Melbourne, la estrategia le dio la victoria a Sebastian Vettel, que salió por detrás de Lewis Hamilton. (Reuters)

Cuando interviene la FIA

No sería la primera ni la última vez que se interviene en el ‘estatus quo’ de la Fórmula 1 sobre la marcha. Ejemplos hay a mansalva. Recordemos, por ejemplo, la prohibición a McLaren del tercer pedal en los noventa, el ‘mass damper’ de Renault, las reinterpretaciones del reglamento para limitar la ventaja aerodinámica de Red Bull en la época de los escapes de soplado, o más recientemente, la interpretación sobre las suspensiones que Ferrari pedía a la FIA el pasado invierno, un torpedo que afectó a la línea de flotación de Mercedes y Red Bull a comienzos de temporada.

Bien a instancias de la propia FIA o bien de algunos rivales (del propio Bernie Ecclestone en sus tiempos) se ha intervenido en el desarrollo del campeonato. Justa o injustamente, políticamente o no, pero encaminado en eliminar diferencias que, a la postre, restaban interés a la Fórmula 1. Podría estudiarse un sistema que impida el uso de mapas de motor especiales en los entrenamientos clasificatorios. Recientemente, por ejemplo, también la FIA ha controlado el uso de aceite como aditivo en la combustión, otra manera de regular el rendimiento final de los propulsores. La Fórmula E, por ejemplo, regula la misma cantidad de energía para todos los participantes en los entrenamientos.

Helmut Marko, de Red Bull, el pasado fin de semana en el Gran Premio de Australia de F1. (Imago)
Helmut Marko, de Red Bull, el pasado fin de semana en el Gran Premio de Australia de F1. (Imago)

"Necesitamos paridad de motores"

"Se lo dije a Ferrari: Mercedes es cinco décimas más rápido. Y dijeron que no", comentó Marko en referencia a la reciente pretemporada. "Todo el mundo se ha quedado dormido. Con este motor, nadie puede batir a Mercedes. Están en un mundo diferente”, explicaba Marko, y los datos le dan la razón. Sin dejar de reconocer la genialidad de Hamilton a una vuelta, el fabricante alemán ya disfruta de una genuina ventaja en carrera, pero al menos que no se dispare en la lucha crítica por la 'pole'.

En carrera, las diferencias entre Ferrari, Red Bull y Mercedes no son tan siderales. Este podría ser un campeonato épico si los sábados estuvieran más abiertos. “Hasta Ferrari se está despertando ahora”, declaraba Marko en Melbourne. "Empieza a darse cuenta que nunca alcanzará a Mercedes con estos motores. Necesitamos paridad de motores, algo que siempre se nos prometió. Estos motores tienen mayores diferencias (con Mercedes) que el 3%. La FIA debería actuar ahora. Nuestro coche es muy bueno, y por eso estamos tan cerca, pero con este reglamento de motores, las cosas van a seguir así hasta 2021". En el centro de la diana.

Dentro del Paddock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios