Las palomas se comen el césped del campo donde Italia y España no pudieron entrenar

Las dos selecciones que se enfrentan en el Stade de France pudieron entrenarse en el lugar del partido porque el césped está débil y hay que protegerlo... pero hay palomas comiéndoselo

Foto: Una imagen del césped de Saint-Denis durante el Islandia-Austria (Christian Hartmann/Reuters)
Una imagen del césped de Saint-Denis durante el Islandia-Austria (Christian Hartmann/Reuters)

No era especialmente sencillo organizarse para ir a París desde La Rochelle o la Isla de Ré. Está a una distancia considerable como para dudar de la idoneidad del coche, y ni el tren ni el avión ofrecen una conexión directa que permita perder el menor tiempo posible. Finalmente, pese a los 520 kilómetros aproximadamente que distancian estos dos puntos de Francia, la opción más aceptada fue el automóvil. La otra pregunta por resolver era cuándo salir. Y claro, nos empezamos a cuestionar: si España juega de visitante, como es el caso, hablará en rueda de prensa y entrenará antes que Italia. Y si lo quieren hacer a la hora del partido para habituarse, habría que estar en París relativamente pronto. Hay que madrugar el domingo o salir el sábado.

Pues no, mira tú. Resultó que ni Italia ni España iban a entrenar en Saint-Denis. Y no iba a pasar como en Burdeos, cuando la UEFA mandó a España y Croacia a realizar sus ejercicios al antiguo estadio del Girondins, el Chaban-Delmas, que está bastante lejos de la sede de la Eurocopa, el Matmut-Atlantique, del que tuvieron que salir en autobús después de la rueda de prensa (algo sin ningún sentido). No. Esta vez la UEFA quiso que ni se acercaran a París para entrenar. Italia y España entrenaron en Montpellier y Saint-Martin-de-Ré respectivamente, es decir, en sus campamentos base. Lo hicieron en la mañana de este domingo y viajaron en el día, por lo que las comparecencias de prensa, ya sí en el escenario del choque, fueron por la tarde-noche.

El Stade de France, como otros muchos campos elegidos por el máximo organismo internacional como sedes de la Eurocopa, tiene el césped en un estado no ideal y, por ello, hay que cuidarlo al máximo y evitar tocarlo cuando no haga falta estrictamente. Lo mismo hizo Alemania, que no repitió este domingo la jugada de Burdeos. Es decir, que el césped de los estadios, la parte más importante para el desarrollo del juego, no ha sido cuidado como debía. Las lluvias torrenciales tampoco han ayudado, evidentemente.

Varios jugadores de Italia en el Stade de France (John Sibley/Reuters).
Varios jugadores de Italia en el Stade de France (John Sibley/Reuters).

No vimos, pues, entrenar a la Selección en el escenario del partido contra la ‘Nazionale’. Pero por curiosidad, y por la ilusión que me hacía estar en el Stade de France por primera vez, me asomé a ver el terreno de juego. Para mi asombro, en vez de ver a operarios tratando de mejorar el estado de la hierba o calefactores subiendo la temperatura de la misma, como en Burdeos, vi palomas. Decenas de palomas se repartían sobre la capa verde alimentándose de lo que encontraban. Entre la comida que se llevaban al pico, por supuesto, las propia hierba. No parece la mejor forma de preservar el campo, la verdad sea dicha…

Para evitar este tipo de situaciones, clubes como el Real Madrid y el Atlético de Madrid decidieron hace tiempo adquirir unos halcones. Estos depredadores aéreos mantienen alejadas a las palomas. No le vendría mal uno, al menos, al mejor campo de Francia.

'Au revoir'.

Me voy de Eurocopas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios