Misión: renovar a Sergio Ramos (el defensa que a Beckenbauer le habría gustado ser)

Los elogios al capitán del Real Madrid se multiplican en la prensa, que publica detalles contradictorios de la negociación y filtra ofertas un tanto sospechosas

Foto: Sergio Ramos remata un córner ante el Athletic Club. (Reuters)
Sergio Ramos remata un córner ante el Athletic Club. (Reuters)

Manolo Lama se encarga de la cuenta atrás. En los programas deportivos de la COPE, el popular periodista lleva meses concretando los días que faltan para el 1 de enero, fecha en que Sergio Ramos entrará en sus últimos seis meses de contrato y será libre para negociar su futuro con el club que desee: “Faltan 47 días”; “faltan 24 días”; “faltan…” los días que sea. “Y aún no le han llamado para renovar”, añade siempre Lama. La insistencia es aún mayor cuando el capitán del Real Madrid tiene una actuación destacada, y no digamos ya si marca un gol, o un golazo, como sucedió hace unos meses contra el Mallorca: “Estamos ante una leyenda del fútbol que a partir del 1 de enero queda libre para negociar con quien quiera, porque todavía no ha recibido ninguna llamada del Real Madrid”.

Un sinfín de periodistas y medios se han pronunciado ya a favor de la ampliación del contrato de Ramos, que vence el 30 de junio. El diario ‘Marca’ hasta ideó una portada para apoyar la moción: “Cien motivos para renovar a Sergio Ramos”, podíamos leer en una primera página cuidadísima, potencial ganadora de algún premio de diseño y quizá digna de mejor causa. El centenar de razones expuestas oscilaba entre las lógicas que se nos podrían ocurrir a cualquiera (sus datos, su palmarés) y alguna más original: “Por decir que la mano dura no funciona en el vestuario del Madrid” o “por cómo agita la mano para decirle al rival que se levante, que no le ha tocado”.

“En todas las renovaciones de Ramos, hay lío mediático”, recordaba David Sánchez en ‘El partidazo de COPE’, “da la sensación de que, para conseguir un mayor rédito económico, hay que montarla o hacer mucho ruido”. “Si alguien tiene buenos contactos y amiguitos en los medios es Sergio Ramos”, dijo en el mismo programa Emilio Pérez de Rozas, en la línea de un apunte anterior de esta misma libreta.

El PSG es el nuevo United

En el verano de 2015, los Ramos tensaron mucho la cuerda y varios medios llegaron a publicar que el defensa había decidido abandonar el Real Madrid. Su determinación era irrevocable, decían. No era una cuestión de dinero, decían. Pero se arregló, precisamente, con dinero y con un nuevo contrato.

Algunos medios agitaron entonces una oferta del Manchester United, del mismo modo que esta vez han puesto sobre la mesa el presunto interés del PSG. Tomás Roncero asegura en el diario ‘As’ que el club francés le ofrecerá en enero un contrato por tres temporadas a razón de 20 millones limpios cada una. De concretarse, asistiremos a una inversión insólita en la historia del fútbol profesional en todo el mundo: unos 120 millones de euros netos en un defensa que preste sus servicios entre los 35 y los 38 años. Lo nunca visto. Según José Álvarez, de ‘El chiringuito de jugones’ (Mega), el PSG es aún más generoso: “Está dispuesto a ofrecer carta blanca, es decir, los años de contrato que quiera y el dinero que quiera. No les importa qué edad tenga”.

¿Hay oferta o no hay oferta?

Atendiendo a las informaciones publicadas, es difícil precisar en qué punto se encuentra la negociación. El mencionado Manolo Lama, uno de los periodistas más próximos a Ramos y que más han venido informando sobre el asunto, ha incurrido en varias contradicciones durante los últimos meses. Para empezar, una muy básica: ¿cómo puede detallar las diferencias de la negociación y, al mismo tiempo, sostener que a Ramos “aún no le han llamado” para renovar?

“A esta hora de la noche, a Sergio Ramos todavía no le han llamado. Esta broma la dijimos en julio, en agosto, en septiembre y en octubre. Estamos en noviembre y todavía no le han llamado”, dijo en ‘El partidazo de COPE’ el día 3 de ese mes. Un día más tarde, Ramos marcó ante el Inter y Lama insistió mientras cantaba el gol: “¡Marca Sergio Ramos! ¡Y todavía no le han llamado para renovar!”.

Sergio Ramos marca ante el Inter de Milán. (Reuters)
Sergio Ramos marca ante el Inter de Milán. (Reuters)

El 12 de noviembre, Lama comenzó ‘El partidazo de COPE’ diciendo que el Madrid ofrece a Ramos “un año y la misma cantidad de dinero”. Minutos después, aseguró que el jugador está “decepcionado” porque, aunque entiende que no están las cosas para subidas de sueldo, no le parece justo “que se quieran bajar sus emolumentos”. ¿No era “la misma cantidad de dinero”? Tres días después, Lama decía de manera explícita que el Real Madrid había hecho una oferta: “Ramos quiere ganar lo mismo que ganaba y que le ofrezcan dos años. El Madrid le ha ofrecido un año y menos ficha”. Sin embargo, dos días más tarde se desdecía: “A día de hoy no le ha llegado ninguna oferta, quiere dos años y que no le bajen un euro su ficha”.

“Ofrecer un año a un jugador como Sergio Ramos es patético. Es patético”, se rasgaba las vestiduras Juanfe Sanz en ‘El chiringuito’. “¿El Madrid quiere seguir ganando o está invitando a su capitán a irse? ¿Un año? ¿Un año?”, repitió indignado.

El mejor español y el mejor central

“¿Ramos se cree mejor de lo que es?”, preguntaba hace poco Dani Garrido en ‘Carrusel deportivo’, de la Cadena SER. A lo que Lluís Flaquer contestó: “No, Ramos igual se cree lo bueno que le dicen que es”. En las últimas semanas, con la renovación como telón de fondo, los habituales elogios de buena parte de la prensa se han multiplicado.

“Sergio Ramos es el jugador más decisivo de la historia del fútbol español, por lo que significa dentro y fuera del campo”, comentaba en el mismo programa Antonio Romero. Esto es opinable, no así lo que añadió después para dar aún más valor a su aportación al club: “Llegó al Real Madrid con 17 años y tiene 35. Lleva 20 años en el Real Madrid”. Pasaríamos por alto ese redondeo al alza de no ser porque, en realidad, Ramos llegó al Real Madrid con 19 años y tiene 34, por lo que son 15 años. Que son muchos y no hay necesidad alguna de exagerarlos, pero no son 20.

Sergio Ramos posa con la camiseta de los 100 goles que le entrega Florentino Pérez. (@realmadid)
Sergio Ramos posa con la camiseta de los 100 goles que le entrega Florentino Pérez. (@realmadid)

Algo parecido decía Raúl Varela en ‘A diario’, de Radio Marca, a propósito de la elección del Balón de Oro Dream Team, en el que figuraba Xavi Hernández, pero no Ramos: “Creo que es correcto que Xavi figure en ese once de ensueño de ‘France Football’, pero creo, en honor a la verdad, que Sergio Ramos es claramente el mejor jugador español de todos los tiempos, con permiso de don Alfredo Di Stéfano, obviando, claro, su condición de argentino”.

Ramos fue elegido en el tercer once ideal, el llamado equipo de bronce. El central elegido en el equipo de oro fue Franz Beckenbauer, y en el de plata, Franco Baresi. Dos leyendas del fútbol mundial que, si nos dejamos guiar por algunos periodistas, no pasan de ser dos meros usurpadores. “Me parece una vergüenza que Ramos esté en el tercer once. Entiendo que los puretas han ganado la batalla”, dijo en ‘El chiringuito’ Juanfe Sanz.

Miguel Ángel Toribio fue un poco más allá en ‘T4’, de Radio Marca: “Beckenbauer será muy bueno, pero a Sergio Ramos no le llega ni al cordón derecho. Será muy bueno, pero esto va de ganar y el defensa más decisivo de la historia ha sido Sergio Ramos. (...) Posiblemente tuviera más anticipación y sacara mejor la pelota, pero el más decisivo ha sido Sergio Ramos”. Recordemos que, en los años setenta, Beckenbauer fue el líder de la selección alemana que conquistó una Eurocopa (1972) y un Mundial (1974), y del Bayern que, entre otros muchos títulos, encadenó tres Copas de Europa (de 1974 a 1976). Para no llegarle a Ramos al cordón derecho, tampoco está mal.

La libreta de Van Gaal