El Atlético debe expulsar a los ultras del Frente Atlético
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

El Atlético debe expulsar a los ultras del Frente Atlético

El pasado miércoles volvió a quedar en evidencia que los ultras del Atlético campan a sus anchas sembrando la ultraviolencia. Los dirigentes ya tardan en expulsarlos. No hay excusas. Tolerancia cero

Foto: Aficionados del Atlético de Madrid en el hotel de concentración el pasado miércoles. (EFE)
Aficionados del Atlético de Madrid en el hotel de concentración el pasado miércoles. (EFE)

El Atlético de Madrid tiene una asignatura pendiente. Dentro del espectacular crecimiento que ha tenido en la última década, en la que, tras los éxitos deportivos que se iniciaron con la UEFA Europa League ganada en Hamburgo en 2010, ha llegado una buena planificación y gestión, al equipo rojiblanco le queda el lunar de expulsar a todos sus seguidores ultras. Parecía que por fin lo harían tras el asesinato de un ultra del Deportivo a manos de ultras del Atlético. Pero todo aquello ha quedado en agua de borrajas y los incidentes de ultraviolencia que se vivieron en las inmediaciones del Vicente Calderón antes del partido de vuelta de las semifinales de la Champions evidencian que los ultras del Atlético siguen campando a sus anchas.

Porque no fueron incidentes aislados los que acaecieron. Hubo varios puntos de violencia intolerables que demuestran que los ultras del Atlético se pasean impunemente pegando, agrediendo y lanzando botellas a la afición contraria. La imagen dada al mundo por esos aficionados ultras ensucia el bonito ambiente que se vivió dentro del campo, insultos aparte, algo que ya no es se escucha en los partidos de Liga y que se hizo raro y desagradable oír en el partido de Champions (lo de “madridistas hijos de puta”).

Foto: El Frente Atlético situado en el Fondo Sur del Vicente Calderón (Foto: Enrique Villarino). Opinión

No vale decir que fuera del estadio no lo puede controlar el club. En el Atlético poseen un conocimiento absoluto de los ultras rojiblancos. Saben perfectamente quienes son los violentos que la lían por sistema. ¡Y ya basta de mirar para otro lado! En 20 años, desde la muerte de Aitor Zabaleta a la de Jimmy, los ultras del Atlético tienen dos muertes en su haber y como no corten de nuevo radicalmente y tomen ya medidas drásticas en breve puede haber otra víctima mortal porque la ultraviolencia debe ser perseguida sin paños calientes, con empeño y determinación.

El Atlético no se puede presentar en su flamante nuevo estadio, el Wanda Metropolitano, con esta peña radical en sus gradas. Debe tomar ejemplo del Real Madrid que, aunque obligado por los ataques a su presidente que provocaron su expulsión, echó a los Ultra Sur (que unos meses antes de ser expulsados bajaron al césped con empleados del club para dar una placa de despedida a José Mourinho, pero nunca es tarde si la dicha es buena). Y debe seguir los pasos de Joan Laporta que fue pionero al fulminar a los Boixos Noix. El Sevilla también debe hacer algo con los Biris. Los dirigentes sevillistas han mirado hacia otro lado por aquello de que si no animan no hay ambiente. Tienen que aguantar el tirón los dirigentes del Sevilla porque los aficionados de bien volverán a animar cuando los violentos sean expulsados.

También hubo una agresión en el Bernabéu

Después de la muerte de Jimmy y tras la presión de LaLiga imponiendo la tolerancia cero con los ultras, daba la impresión de que el Atlético por fin iba a acabar con sus ultras. Pero no lo ha hecho. Y no puede mirar hacia otro lado tras lo que pasó el pasado miércoles. En el Bernabéu en la ida también hubo una agresión, intolerable, a un atlético, pero comparado con los distintos focos de agresiones del Calderón (la imagen de un policía protegiendo a un niño que llevaba la camiseta del Madrid era insoportable) se puede considerar un hecho aislado.

Foto: Algunos de los asistentes al palco durante la semifinal madrileña de Champions. (Fotografías: Baldesca Samper)

Los dirigentes del Atlético tienen totalmente controlados a los violentos y deben expulsarlos. La imagen tras el partido del fondo sur sin butacas es otra escena de pillaje tercermundista que no puede admitir el club Atlético de Madrid. Sus dirigentes, con Miguel Angel Gil Marín y Fernando Fariza, responsable del área social, a la cabeza deben tomar medidas urgentes. Esos forajidos no pueden campar a sus anchas como matones utilizando los colores y el escudo del Atlético pegando a diestro y siniestro y arrancando las butacas porque se les pone en sus reales.

[Lea más noticias del Atlético de Madrid]

Y los periodistas y los medios de comunicación tenemos la responsabilidad social de denunciarlo sin dejarnos llevar por colores. Es un tema delicado y a nadie le gusta exponerse y salirse de la zona de confort porque realmente estos personajes son muy peligrosos. Hablo con conocimiento de causa porque sufrí su violencia. Pero no tienen cabida en la sociedad ni en el fútbol y deben ser expulsados. En Italia no lo hicieron a tiempo y los estadios italianos ahora están medio vacíos. En España aún podemos llevar a los niños al fútbol. Pero si se repiten escenas como las del pasado viernes en los alrededores del Calderón (y dentro como las del arrancamiento impune de butacas) los padres tendrán miedo de llevar a sus vástagos a los estadios. ¡Basta ya!

Vicente Calderón Insultos