La democratización que ha provocado la marcha de Cristiano Ronaldo del Madrid

Lo que era una lucha entre dos colosos se ha roto con la salida a Italia de Cristiano Ronaldo. El campeonato ya no se ganará, como antaño, con 100 puntos y abre la puerta a más aspirantes

Foto: Cristiano Ronaldo, frente a la Fiorentina. (EFE)
Cristiano Ronaldo, frente a la Fiorentina. (EFE)

La venta de Cristiano Ronaldo a la Juventus de Turín ha provocado un efecto rápidamente perceptible en la Liga española. Cuando ya se ha disputado un tercio del campeonato, se puede comprobar que ya no volverá a ser una Liga de 100 puntos, que el duopolio Madrid-Barça se ha cancelado y al Atlético de Madrid como alternativa se ha unido hasta el Sevilla, que lidera la clasificación al inicio de la última jornada.

Las consecuencias de la salida de Cristiano Ronaldo se han percibido en su equipo. Tras un espejismo inicial, se ha comprobado que el portugués ha sido la clave para ganar cuatro de las últimas cinco Champions. No solo por sus goles, con unas cifras escandalosas año a año, también porque contagia a todo el equipo en su ambición desaforada por competir. Tener a Cristiano de compañero es un estimulante para ganar cada pelota que se disputa, verle enfadarse como un crío chico por cada gol que se le escapa motiva en busca de la perfección. En algún momento tenía que irse del Madrid, pero pensar que su marcha no se iba a notar era algo absurdo. Y claro que se está notando.

Menos presión sobre Messi

También notan su ausencia los rivales. No tener la competencia de Cristiano no es que haya reducido el rendimiento de Messi, pero inconscientemente ha bajado la presión sobre el argentino en la Liga al marcharse el futbolista que lleva compitiendo con él en goles, títulos y Balones de Oro la última década. La competencia de Cristiano ha hecho aún mejor a Leo Messi, como reconoce el propio astro argentino.

Decía Tebas, cuando se fraguaba la mala venta de Cristiano, que la marcha del 'crack' de Madeira no iba a afectar a LaLiga. Una vez más estaba errado en sus declaraciones el lenguaraz dirigente y es evidente que está afectando a LaLiga la ausencia de Cristiano de una manera directamente proporcional al crecimiento que está experimentando el Calcio, competición que, según él, quería fichar a Tebas, aunque aquella supuesta oferta galáctica nadie la vio y creer que existió fue un asunto de fe para los clubes que le apoyan, que le hubieran dado el sueldo millonario que cobra aunque no se hubiera tirado ese farol.

El Calcio sube

A quien sí fichó el Calcio, la Juve concretamente, fue a Cristiano Ronaldo, y su marcha ha rebajado ostensiblemente el nivel de LaLiga. La presencia en nuestro campeonato de Real Madrid y Barcelona ya es un reclamo, pero si encima cada uno cuenta en sus filas con los dos mejores jugadores del mundo, el valor añadido se dispara exponencialmente. Eso es lo que ha ocurrido en la última década y ha dejado de pasar porque se ha ido una de las dos figuras que lideran el planeta fútbol.

Todavía quedan dos tercios de temporada y el Madrid es el principal favorito para ganar la próxima Champions, incluso sin Cristiano. El Madrid se encuentra ya metido en los octavos de final de su competición favorita. O sea, ya está a siete partidos de ganar su cuarta Champions consecutiva. Por estadísticas y por sentido común, será complicado, pero los Ramos, Marcelo, Modric y compañía se han especializado en poner todos los huevos en el cesto de este torneo. No será sencillo, porque no cuenta con el factor Cristiano, con sus goles y su contagiosa ambición, que tira de todos y cada uno de los compañeros.

Además, en la Champions sí está motivado Messi para superar a Cristiano, que ahí le puede meter ventaja si la gana con la Juve. No será fácil para el Madrid, pero también cuenta con Santiago Hernán Solari en el banquillo, quien sabe lo que es ganarla como jugador y sumando desde el campo. Solari está tirando de cantera y dirigiendo bien al equipo. Solari ganó la Novena con la música de The Cure y leyendo la versión inglesa de Esquire que compraba Steve McManaman como cábalas (pero esa es otra historia que ya contaremos). Solari es mucho Solari. Con y sin Cristiano.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios