A Zidane se le está poniendo cara de Simeone (y al Cholo de Mourinho)

Paralelamente a los elogios a Zidane por su dominio del arte de defender (que se demostró falso), sucedió la mutación de Simeone en Mourinho. Pero no en la táctica, sino en su faceta conspiranoica

Foto: Simeone y Zidane se dan la mano antes del encuentro entre el Atlético y el Madrid en la Liga. (Reuters)
Simeone y Zidane se dan la mano antes del encuentro entre el Atlético y el Madrid en la Liga. (Reuters)

En las últimas semanas se han extendido los elogios a Zinedine Zidane porque consiguió que el Real Madrid defendiera bien ante el Sevilla y el Atlético de Madrid. De repente, mantener la puerta a cero parecía ser el objetivo prioritario para el Madrid y la forma de conseguirlo con el equipo replegado atrás, con las líneas muy juntas provocó las alabanzas al entrenador francés, que unos días antes, tras la derrota por tres goles a cero ante el PSG estaba siendo discutido y ya se barruntaba su cese.

En el fútbol es tan importante la fase defensiva como la fase ofensiva. Y es tan necesario para un equipo realizar bien la transición defensiva (todas las acciones que hace un equipo cuando pierde el balón hasta que se organiza en defensa) como la transición ofensiva (todas las acciones que realiza un equipo cuando recupera un balón e inicia un ataque). Es cierto que se valora mucho más a un equipo por su fase ofensiva, por cómo ataca, que por cómo defiende. Por eso llamaba la atención que se cargaran los epítetos hacia el Madrid por defender bien, toda vez que el Madrid es un equipo históricamente atacante a quien sus aficionados en su estadio no le permiten, salvo excepciones, replegarse voluntariamente y darle el balón al adversario.

Fue precisamente tras el derbi cuando se habló del Madrid más cholista (en la portada de 'As' del lunes 30 de septiembre y en las tertulias radiofónicas se siguió) y se apuntó a la vocación defensiva de Zidane. Y resulta que Zizou siempre ha sido defensor de la escuela italiana en la que se formó como jugador. Es un discípulo de Marcelo Lippi. Y por eso insistió tanto y se molestó cuando Florentino y José Angel no le ficharon a Paul Pogba este verano. Zidane no es un entrenador ducho en la enseñanza de los principios tácticos. Pero se ha percatado que en el fútbol moderno gana quien domina las transiciones defensivas y ofensivas y para ello quería a Paul Pogba en su equipo.

Zidane, dando instrucciones durante el encuentro entre el Madrid y el Granada. (Reuters)
Zidane, dando instrucciones durante el encuentro entre el Madrid y el Granada. (Reuters)

Se comprobó en el partido ante el Brujas que la mejora defensiva del Real Madrid era un espejismo. Un pressing simple a tres cuartos de campo que realizó el equipo belga fue suficiente para provocar pérdidas de balón que demostraron que la fase defensiva del Real Madrid no estaba en absoluto trabajada. Luego, con echar la culpa a Courtois tienen suficientes los cronistas simplistas, porque el meta belga no se encuentra en un pico alto de forma, es evidente, pero también encaja muchos goles porque el Madrid defiende muy mal.

La mutación de Simeone a Mourinho

Paralelamente a los elogios a Zidane por su dominio del arte de defender, sucedió la mutación de Simeone en Mourinho. Y en este caso no se trata de la imitación del Cholo a Mou en la táctica, porque ambos son muy parecidos y priorizan la fase defensiva, aunque realmente Mourinho maneja mejor la fase ofensiva que Simeone, como demostró cuando ganó la Liga con el Madrid con un récord de goles y ejecutando unos contraataques espectaculares. El Cholo parece haber copiado la faceta conspiranoica de Mou, en el aspecto que peor cae el portugués, cuando fuerza situaciones para tener coartadas ante posibles malos resultados.

Fue por esa imitación de Mou cuando el Cholo quedó fatal ante el mundo del fútbol por su 'rifi rafe' con Sergio Ramos al final del primer tiempo del derbi. Quedó como un tipo sin códigos, como un acusica ante las cámaras de televisión y los millones de espectadores que lo vieron en todo el mundo. Además, Ramos le tocó la cara con lo que supone ese gesto. ¿Para qué se expuso tanto Simeone? No queda otra explicación que fue porque buscaba una coartada ante un mal resultado o para tapar su poco dominio de la fase ofensiva y su preferencia por defender no como forma para iniciar un ataque sino como manera para conformarse con un empate cuando si atacas puedes ganar, como se vio tres días después en Moscú ante el Lokomotiv.

Simeone se dirige a sus jugadores en un partido de Liga. (EFE)
Simeone se dirige a sus jugadores en un partido de Liga. (EFE)

El caso Llorente y Hermoso

El caso es que hasta el comportamiento que está teniendo el Cholo con Marcos Llorente y con Mario Hermoso parece enfocado a esa 'mourinhización' que está experimentando. Es como si los quisiera señalar a Llorente y Hermoso por su pasado madridista y por eso no cuenta con ellos, buscando conectar con la parte más irracional de los atléticos que son antimadridistas antes que del Atleti (por lo mismo que buscó el enfrentamiento con Ramos, el madridista más odiado desde la final de Lisboa). Da esa sensación y no se entienda que dos meses después de una inversión de 60 millones de euros por Marcos y por Mario no cuente prácticamente nada con ellos y los haya mandado hasta la grada en alguna ocasión.

En el aspecto táctico Simeone es un maestro de la fase defensiva, de preparar los partidos en función del rival. Como no podía ser de otra manera ha sido alabado por el espectacular repliegue que hizo el equipo ante el Lokomotiv. Y también se le ha pedido que mejore la fase ofensiva para atacar tan bien como lo hizo en Moscú con Joao Félix, Morata y Diego Costa. Precisamente fue Costa el que le ha pedido las últimas semanas que les entrené en la fase ofensiva, que ensaye jugadas y situaciones de ataque, petición que ya le hicieron Gameiro y Griezmann hace dos temporadas. Pero el Cholo anda más preocupado en potenciar y mejorar defensivamente a Joao Felix y le da muchas charlas al crack portugués para que aprenda a defender con el objetivo de moldearle como a Griezmann en tareas defnsivas. Lo que pasa que el aficionado no quiere ver defender al fichaje más caro en la historia del Atlético y de eso el Cholo debe ser consciente.

Para las transiciones ofensivas Simeone se ha encontrado a Thomas Partey, que no tiene nada que envidiar a Paul Pogba. Seguro que con la espectacular progresión de ese canterano ghanés, el Cholo perfecciona la fase ofensiva. Y si deja de copiar a Mou en lo peor de Mou, mejor. Porque lo bueno se puede copiar y mejorarlo. Lo malo, mejor no.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios