Uría y Garrigues, en la lista de contratos

¿Cuánto dinero se gasta en abogados la Liga de Tebas?

Con decenas de letrados en nómina, LaLiga solicita a los mejores y más caros bufetes para ver si gana alguno de los múltiples pleitos que monta su todavía presidente

Foto: Javier Tebas, en una imagen de archivo. (EFE)
Javier Tebas, en una imagen de archivo. (EFE)

El crecimiento de la facturación de los clubes profesionales del fútbol español en los últimos años ha sido extraordinario. El reparto centralizado de los derechos de televisión, conseguido gracias al Real Decreto que se elaboró con las directrices de Miguel Cardenal, entonces presidente del Consejo Superior de Deportes, permitió que la Liga Nacional de Fútbol Profesional se convirtiera en un ente que gestiona la gran cantidad de dinero que se paga por esos derechos audiovisuales y lo reparta, cual banco, entre los asociados.

El espectacular crecimiento económico permitió que el empleado que tienen los clubes para gestionar ese dinero, que ocupa el puesto de presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, el abogado Javier Tebas Medrano, se bajara el sueldo nada más llegar, porque, según él, su antecesor ganaba mucho, y luego, en varias fases, se multiplicara sus emolumentos casi por cuatro (recuperando lo que se había bajado, por supuesto), porque él lo vale y él lo genera. Y porque, según aseguraba él y solo él, tenía ofertas del Calcio e, incluso de la Premier League. Por eso ahora, que sus actuaciones presuntamente irregulares en el caso Fuenlabrada le tienen con pie y medio fuera de la Liga, el señor Tebas está tranquilo porque encontraría acomodo sin problema como mandamás del Calcio, de la Premier League y no se descarta que también puje por disponer de su conocimiento y dotes de mando la Bundesliga. Si no quisiera cambiar de liga, siempre tendría sitio en Mediapro como Miguel Cardenal.

El presidente de LaLiga, en un acto promocional. (Reuters)
El presidente de LaLiga, en un acto promocional. (Reuters)

Ese dineral que se paga por el fútbol ha permitido, además del sueldazo de futbolista caro de su presidente, que la Liga tenga en nómina más abogados que gente que se dedica al fútbol en sí, el negocio principal de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. En el departamento jurídico de la Liga hay decenas de personas (¡hasta tiene un departamento de Derecho Penal!) a sueldo de los clubes. Pero aún así, en la vista del pasado viernes para dilucidar si se juegan partidos los viernes y los lunes, la Liga hizo un cambio inesperado pues llegó con un abogado del prestigioso bufete Uría llamado Carles Vendrell. Para este caso contrató al bufete Uría. Y no pudo acudir María José López, la directora de la Liga, porque estaba enferma.

La actividad de la Liga en los juzgados es tan extensa que no le valen los abogados que tiene en nómina y debe contratar a otros. Busca a los mejores (Uría y Garrigues, PwC y así hasta un largo etc… de bufetes y abogados con las minutas más caras del mercado) para ver si consigue cambiar la dinámica porque su índice de derrotas judiciales está por encima del 90 por ciento. Su presidente ha extrapolado su modo de operar habitual en la vida, que pasa por judicializar todo. En vez de negociar, consensuar o dialogar, te pone un juicio. Cuentan que así se hizo con el control de los clubes que le llevaron a la presidencia, pleiteando y pleiteando, con la estrategia de las querellas catalanas, a la vez que empezó a llevar los concursos de acreedores de muchos clubes, todo, asesoramientos y demás, lo realizó cobrando sus honorarios como mandan los cánones. En esa época, cuando existía el multifútbol, varios miembros de la Liga llamaban a Tebas “el multiclub”, los mismos que a su despacho de abogados le decían de broma Tebas “Caraduras” en lugar de Tebas Coiduras.

Tantos abogados, en nómina o facturando por fuera, deben intentar que lo que pretende el que los contrata se logre. Por eso crean marañas judiciales con repetidas y múltiples peticiones de cautelares y cautelarísimas como la de los partidos de los viernes y los lunes, el partido de Miami, etc. Y existiendo autos judiciales que no permiten poner partidos viernes y lunes, pues la Liga los pone igualmente teniendo que quitarlos horas antes de cuando lo habían fijado creando incertidumbre e inseguridad en la competición, cuando sabían que no podían poner esas fechas porque una resolución judicial se lo impedía.

El nuevo abogado, del despacho de Uría, que fue a la vista del viernes en el juzgado número 2 de lo mercantil casi se lía con tanto embrollo que había montado su representado y casi desiste de una de las peticiones que había hecho LaLiga. Es tanta la madeja judicial que montan desde la Liga que hasta sus propios letrados tienen problemas para desenredarla. El juez Sánchez Magro, que se reincorporaba relajado a su puesto después de haber hecho el Camino de Santiago en sus vacaciones, no permitió la comparecencia de los testigos que se personaron porque ya les había escuchado los últimos meses. Así Jaume Roures, presidente de Mediapro, y Luis Gil, ex sindicalista de la AFE que fichó la patronal como director de competición, se vieron toda la vista y no pudieron participar. El juez Sánchez Magro decidirá estos días si se juega viernes y lunes (las grandes ligas ya no juegan los lunes, por cierto).

Javier Tebas y Jaume Roures, presidente de LaLiga y Mediapro, respectivamente.
Javier Tebas y Jaume Roures, presidente de LaLiga y Mediapro, respectivamente.

Mientras las decenas de procesos judiciales y pleitos de todo tipo que ha montado la Liga contra la RFEF, el CSD y cualquier ente que se le cruce, siguen su curso, en el seno de la patronal se da por seguro el relevo de Tebas porque “le han pillado con el carrito del helado”. Los clubes le agradecen su trabajo y dedicación, pero confían en que su sustituto gestionará igual el dineral que paga Telefónica por el fútbol. Al actual presidente le gustaría dejar de heredero a su delfín Óscar Mayo, que le dicen el virrey o copresidente, pero que es un chavalín al que, según todos los testimonios que se recaban entre los trabajadores de la Liga, le pierden los modos y no puede ser presidente jamás.

La lista de posibles sustitutos es larga y de gente muy preparada. Suenan desde Fernando Sanz a Quico Catalán, pasando por Miguel Ángel Gil Marín, el vicepresidente que ha tomado con fuerza las riendas de la Liga por el caso Fuenlabrada. Son varios los dirigentes vinculados al fútbol que están capacitados para presidir la Liga. Y seguro que quien llegue no hará que todas las decisiones que se tomen se hagan en los juzgados como el actual presidente. El nuevo presidente repartirá el dinero que pone Telefónica con criterio, seguirá invirtiendo también en branded content en los medios de comunicación, pero no se gastará tanta pasta en abogados.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios