La fría relación entre De Gea y Casillas

Según dos miembros habituales de la Roja, la relación entre ambos es de hielo, de una frialdad contagiosa. Mientras, David sigue soñando con fichar por el Madrid

Foto: Casillas y De Gea, durante un entrenamiento de la Selección española (Reuters)
Casillas y De Gea, durante un entrenamiento de la Selección española (Reuters)

Es un hecho incuestionable que David de Gea se ha convertido en uno de los mejores porteros del mundo. Que el madrileño, titular desde el primer día que aterrizó en el Manchester United en el verano de 2011, es el mejor arquero de la Premier League, parece un dato que no admite una sola mota de contestación. Que Vicente del Bosque, seleccionador nacional, medita otorgarle en plazo corto los galones de titular en la Roja en detrimento de Iker Casillas, resulta casi una obviedad. Lo sabe todo el mundo.

Lo saben los interesados, incluyendo Iker Casillas. El destino del madridista y el del arquero del Manchester están condenados a cruzarse. El peso de la naturaleza (diez años de diferencia) cae a plomo sobre ellos. Pero el puente que se tiende entre las carreras de Casillas y De Gea no será de plata porque la cordialidad no aparece por ningún lado; por el contrario, flota la amenaza de una transición cuajada de minas y trampas vietnamitas. Las soberbias actuaciones de De Gea, aquel juvenil atlético que jamás ocultó que su ídolo de juventud era Iker Casillas, se multiplican y el prestigio del futbolista (24 años cumplidos en noviembre) no ve techo inmediato.

Pero De Gea se ha topado de bruces con una realidad desagradable: la competencia. Iker Casillas, su espejo y enciclopedia de secretos del guardameta perfecto, no le pondrá una alfombra roja ni tampoco piensa abrirle los brazos para que entre por la puerta donde le aguarda el número uno de la portería de la Selección. Lo pudo comprobar in situ en el último Mundial brasileño. Según dos miembros habituales del equipo nacional, la relación entre ambos cancerberos es de hielo, de una frialdad contagiosa. Los técnicos del equipo nacional dirán que entre ambos cancerberos existe relación profesional; no piden más. No exigen que nadie llegue a la Selección a ser un mero cuenta-chistes. Pero Casillas es el capitán y De Gea el novato. Y para el capitán el novato “no existe”, según numerosos testigos.

El tema a día de hoy no parece tener mucha trascendencia, pero se complicará en los próximos meses por diversas circunstancias. No es invisible la pujanza futbolística del arquero del Manchester, cuyo contrato finaliza en junio de 2016 y este hecho ha motivado que los principales saurios del fútbol miren hacia Old Trafford. Contrariamente a lo que se ha informado, Ed Woodward, vicepresidente ejecutivo de los 'red devils', a instancias de los dueños del club, los hermanos Glazer, hace ya mucho tiempo que puso una gran oferta en las manos de Jorge Mendes, representante de David; pero el portugués ha hecho oídos sordos y, de momento, “no está, no contesta”. No hay prisa. El reputado agente de futbolistas sabe que posee un pura sangre en su lujosa nómina de futbolistas y el valor del español se incrementa cada semana. Y 2016 no es un muro que quede demasiado lejos. No en fútbol.

Jorge Mendes, que guarda una estrecha relación con Florentino Pérez, presidente madridista, sabe que a David de Gea le ilusiona sobremanera regresar a lo grande a España. Ni agente ni jugador tienen prisa. De Gea es ídolo en Old Trafford, pero no se quiere precipitar en firmar un nuevo compromiso (se habla de 9 millones netos por temporadas) con su actual club. Lo podría hacer más tarde como también esperará “por amistad” un movimiento del Real Madrid. Se lo comenta 'sotto voce' Jorge Mendes. Lo que los analistas saben muy bien es que la llegada de David al Real Madrid significará la irrevocable salida de Iker Casillas (con contrato con el club blanco hasta 2018).

La Selección española y en otra escala el Real Madrid, puntos negros en las relaciones entre Iker Casillas y David de Gea. Competencia encarnizada. Ambos volverán a verse las caras en el próximo compromiso internacional, y seguirá latente una frialdad cortante. De Gea es el nuevo 'Rey león', pero Casillas se lo pondrá difícil. Dentro. Y también fuera.

No hay Estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios