La negativa de Cristiano a jugar de '9', primera movida a resolver por Rafa Benítez

El vestuario blanco huele a gasolina y los primeros espadas se encuentran señalados. El técnico apenas dispondrá de tiempo para tomar aire y restablecer el equilibrio. La figura clave es Cristiano

Foto: Ancelotti y Cristiano Ronaldo durante un entrenamiento del Real Madrid (EFE)
Ancelotti y Cristiano Ronaldo durante un entrenamiento del Real Madrid (EFE)

“Fichar por el Real Madrid es un sueño que he cumplido. Regreso a mi casa”. Fueron las primeras palabras de Rafa Benítez en la misma escalerilla del avión que lo trajo desde Nápoles a Madrid con el corazón hecho un manojillo de nervios. La responsabilidad adquirida por el entrenador es muy grande, como enormes los entuertos que deberá deshacer. Benítez sabe de primera mano que el vestuario del Real Madrid huele a gasolina y que los primeros espadas se encuentran señalados. El flamante técnico apenas dispondrá de tiempo para tomar aire. Tiene como prioridad restablecer el equilibrio. La figura clave es Cristiano Ronaldo.

Cuando se marchó de la 'casa', Carlo Ancelotti dejó en blanco un problema de muy difícil solución cuyo vértice apuntaba a Cristiano y, como consecuencia, efectos colaterales que implicaban a varias piezas claves: Benzema, Bale, James Rodríguez, Modric y Kroos. Ancelotti, según explican desde el área técnica madridista, “dejó hacer, dejó que pasara el tiempo” hasta que el problema se enquistó. Y es que Cristiano Ronaldo no quiere ser el 'nueve' del equipo, se niega a ser el eje de la delantera; el portugués se muestra muy cómodo en el costado izquierdo del ataque y se niega categóricamente a salir de su parcela. Ahí radica el problema.

Según algunas fuentes consultadas, el portugués no quiere moverse de la punta izquierda. Es cierto que sus combinaciones con Marcelo son excelsas y, sobre todo, las paredes con Benzema alcanzan una magnitud insuperable, pero la participación del resto del equipo se reduce considerablemente. Ancelotti trató en vano de establecer diagonales: que Cristiano cambiase a la banda derecha, y el galés Bale (zurdo cerrado) entrase desde la izquierda. Benzema, con su enorme calidad, serviría de valiosa pieza en la basculación. Sobre la pizarra todo parece perfecto, aunque al pisar la hierba, CR7 pierde la memoria, se ancla en la banda izquierda y no quiere saber nada de permutas para desesperación de medio equipo.

Cristiano Ronaldo y Bale celebran un gol (Reuters)
Cristiano Ronaldo y Bale celebran un gol (Reuters)

El damnificado Modric

Gareth Bale ya expuso sus quejas a Carletto y el técnico, aunque tomó nota, dejó sin resolver el asunto. El galés reclama una mayor presencia en su zona natural, pues a pie cambiado siente que pierde recursos y también ha mostrado su preocupación por el peligro de las lesiones. Bale, cuya capacidad de trabajo ha sido alabada por los técnicos, mira de reojo la poca implicación defensiva de Cristiano (exento de toda tarea para defender) y de Karim Benzema, muy propenso el francés a los brazos en jarras y a los despistes tácticos.

Pero la obcecación de Cristiano a permanecer anclado en la punta izquierda, afecta al equipo como una pieza de dominó sobre el resto de las piezas. Así, James Rodríguez, un misil desde la banda derecha, apenas pisa su sitio natural y tiene que virar a la izquierda o retrasar la posición; se obliga a Modric a retrasar varios metros y ser un mediocentro en ayuda a Toni Kroos, que deja su ubicación natural (volante por la zurda: donde triunfó en Munich y en la selección alemana), para ser el eje de la creación del juego del Real Madrid.

Marco Reus es uno de los jugadores más cotizados de Europa (Reuters)
Marco Reus es uno de los jugadores más cotizados de Europa (Reuters)

De Reus a Jesé

A Rafa Benítez le tocará meter la pala y ahondar en un problema que antaño era tema de gran discusión en la interna madridista. Benítez, hombre con fama de tener buena muleta con las estrellas, deberá convencer a Cristiano para que aporte “algo más que goles” y sea el líder que todos reclaman. También buscará convencer a Benzema para que sume y no tenga solo ojos para Cristiano. O el francés se esfuerza en el juego colectivo o tendrá la titularidad más difícil. Benítez ha pedido un informe lo más completo posible de todos los canteranos. Jesé Rodríguez, en primera posición. Pero el canario no es el único. Si se sacrifica y es humilde, será el primero de la lista. De lo contrario, los más jóvenes le pasarán por el costado.

Marco Reus, cuyos agentes llegaron a un acuerdo con el Real Madrid en el invierno pasado, tendrá que esperar a mejores tiempos. Los documentos firmados tenían fecha de caducidad. No es prioritario. Al menos para Rafa Benítez. El ex del Napoli tiene muchos frentes abiertos: saber el estado del vestuario, quiénes faltan, quiénes sobran. El flamante entrenador ya sabe que el sancta santorum blanco huele a gasolina.

No hay Estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios