Banega marca la hoja de ruta de Llorente: las claves del 'fichaje bomba' del Sevilla

El fichaje de Fernando Llorente por el Sevilla está preñado de muchas historias. El atacante tiene muy presente el caso de Banega, rehabilitado a las órdenes de Unai Emery en un abrir y cerrar de ojos

Foto: Fernando Llorente quiere recuperar en el Sevilla su mejor versión (Reuters)
Fernando Llorente quiere recuperar en el Sevilla su mejor versión (Reuters)

Sin duda, el aterrizaje y repatriación de Fernando Llorente a LaLiga supone una de las noticias del verano. El Sevilla del 'león' Monchi lo ha logrado. A coste cero. Es decir, la Juventus, el equipo que poseía los derechos federativos del campeón del mundo, no va a percibir un euro por la marcha de alguien que en sus dos años de estancia en la 'vecchia signora' le ha dado 25 goles (entre liga y copas), dos 'scudettos', una Copa, una Supercopa de Italia y un subcampeonato de Champions League. Llorente, procedente del Athletic de Bilbao y que aterrizaba este miércoles en el equipo del barrio de Nervión para pasar el reconocimiento médico hoy, llegó a la Juve a cero de coste, y ahora la Juve también se muestra generosa con el riojano y abre la mano. Lo que tienen los grandes.

El fichaje de Fernando Llorente está preñado de muchas historias. La primera que el jugador, que firmó cuatro años con la Juventus, una vez traspasado el ecuador de su compromiso con la escuadra piamontesa, pensó que ya no se sentía feliz con los bianconeri, pues detectó con claridad que no contaba con la confianza de su entrenador, Massimiliano Allegri, que al contrario que Antonio Conte, lo despojó de la titularidad y reclamó el fichaje del atlético Mandzukic, claramente titular en estos primeros compases de Liga.

Llorente formó estos años una dupla demoledora con el argentino Carlos Tévez, que retornó hace un par de meses a Boca Juniors. Con el 'Apache' como enganche y Llorente en el vértice, la Juve logró dos 'scudettos', pero la irrupción de Morata opacó el segundo año de Llorente. De los 18 goles de la primera temporada, pasó a 7 en la última. Ante la evidencia de que los dirigentes juventinos habían puesto al gigantón (1,95 de estatura) en el mercado, Fernando habló con su hermano Chus, economista, que lleva los asuntos profesionales del internacional, y le instó a que escuchara la mejor oferta. “Oye, ¿qué tal el Sevilla?”, le preguntó Llorente a su hermano recién proclamado el cuadro sevillista tetracampeón de la UEFA Europa League.

Fernando Llorente formó una buena dupla con Tévez (EFE)
Fernando Llorente formó una buena dupla con Tévez (EFE)

La presión de Monchi y Unai

La historia del lado sevillista tiene dos nombres propios: Monchi y Unai Emery. El director deportivo del Sevilla y el entrenador de este equipo forman una pareja perfecta: ambos tienen en sus venas el fútbol, son dos enfermos del balón y alcanzan un nivel muy alto de implicación. Ante la evidente marcha de Carlos Bacca, futbolista decisivo y determinante en el equipo en las dos últimas temporadas, Monchi y Emery pensaron en un primer momento en Llorente, la opción A del técnico vasco. Monchi llamó a Chus en junio y la respuesta del hermano del jugador fue muy positiva: “A Fernando le encantaría jugar en el Sevilla, enorme afición. Se va a alegrar cuando sepa que habéis llamado”.

Monchi y Chus Llorente hablaron largo y tendido. El director deportivo contó cómo el Sevilla ha crecido hasta encaramarse a la altura de los equipos top de Europa, las excelencias del vestuario y, por supuesto, de la fidelidad de su afición. Monchi habló también con Fernando Llorente. Y Unai Emery, hombre experto en relanzar la carrera de los jugadores, también mantuvo un par de llamadas con el internacional. En todos los intercambios, se evidenció con claridad el entusiasmo de Llorente por fichar por el Sevilla. A Fernando le gusta el club, el crecimiento que ha tenido en los últimos años, el entrenador, vio por televisión la semifinal entre la Fiorentina y el Sevilla, y se impresionó por el entusiasmo de sus aficionados; también le gusta la ciudad y el himno de El Arrebato.

Otro detalle fundamental ha llamado la atención a Llorente: la resurrección futbolística de un jugador que él particularmente admira mucho: el argentino Éver Banega. El número 19 del Sevilla (curiosamente el preferido por Llorente, pues lo portó en la Selección y en el Athletic; en el club de Nervión llevará el 24, número que en su día se enfundó Pablo Alfaro, otro de los iconos del club nervionense), procedente del Valencia, aterrizó el verano pasado por estas mismas fechas con la moral tan baja que le cabía en un bolsillo. Después de varias semanas, Banega era otro futbolista, recuperó la chispa, ganó un título con el club que lo regeneró y regresó triunfante a la selección argentina. Fernando quiere seguir esa hoja de ruta, la misma dinámica de trabajo que le haga disfrutar del fútbol otra vez y regresar a la Selección. Unai es el entrenador ideal, según el futbolista, y el Sevilla ese trampolín para impulsar de nuevo su carrera. A nadie le extrañará que el entrenador lo incluya en la lista para enfrentarse el domingo al Atlético de Madrid.

Unai Emery reclamaba un delantero de las características de Llorente (Reuters)
Unai Emery reclamaba un delantero de las características de Llorente (Reuters)

Krychowiak asegura que se queda en Sevilla

A media tarde de este miércoles, Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, engullía su enésima refresco de cola y conectaba por quinta vez en el día su móvil a la red eléctrica. Prácticamente los hilos de la 'operación Llorente' se encontraban atados. Tres años más uno opcional, a razón de tres millones netos por cada uno. Un contrato que ha chorreado sudor y ha sufrido grandes altibajos. Cuando el que escribe hace un mes le preguntó a Monchi por Llorente, la respuesta del director deportivo fue demoledora: “Imposible”.

Pero a Monchi le gustan los retos imposibles y no bajó los brazos. También le parecía “altamente improbable” la opción de fichar al italiano Immobile y el internacional transalpino, con el número 11, viste la camiseta blanca. La Juventus, inicialmente, reclamaba 15 millones, bajó a 10 y se plantó en la decena hasta que las múltiples conversaciones de Chus Llorente, el propio Fernando y el director deportivo del Sevilla, aflojaron la resistencia de los dueños del club juventino y, en especial, de su director general, Beppe Marotta, que supo ver la noble profesionalidad del futbolista, un tipo que se entregó hasta el final por los colores del club. Esa actitud resultó determinante.

Había temores en el seno de la dirección deportiva del Sevilla de que los clubes de la Premier League lanzaran sus redes sobre el polaco Krychowiak, una de las joyas del club. Con treinta millones marcados en su cláusula de rescisión, muchos equipos ingleses mostraron su disposición a probar fortuna. El más interesado, el Arsenal. Pero Krychowiak zanjó el asunto de un carpetazo, y ayer mismo, desde su cuenta de twitter, aseguraba: 'Me quedo en el Sánchez Pizjuán para la proxima temporada; Zostaje w Sevilly na kolejny sezon #vamosmisevilla'.

No hay Estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios