Bernie Ecclestone en privado: "Fuera de los negocios es alguien distinto"

Ecclestone tiene dos vertientes, la del hombre de negocios, y la privada. Quien ha tenido la oportunidad de conocer ambas constata las grandes diferencias entre ambas

Foto: Bernie Ecclestone, exmáximo responsable de la Fórmula 1.
Bernie Ecclestone, exmáximo responsable de la Fórmula 1.

Recuerdo, como si fuera hoy, mi primera reunión con Bernie. Fue en la sede de Formula One Management, en el número 6 de Princes Gate, en Knightsbridge. La sede de la Fórmula 1 son dos bloques de apartamentos. En uno están las oficinas, y en otro su casa. Cuando me acerqué a él, mi desconocimiento de cómo funcionaban los derechos comerciales, las licencias y los derechos de televisión era absoluto. La primera lección que aprendí inmediatamente era que, para llevarme bien con él, no me quedaba más remedio que ser fiel a mis principios y plantearle las cosas directamente, sin circunloquios, sin adornos.

["Son las emociones, estúpido... ¿Qué cambiar en la F1 sin Ecclestone?]

Todo lo que he aprendido sobre negociación lo he aprendido de Bernie Ecclestone. El hombre de negocios que hay en él es implacable. Nunca esconde que quiere el máximo. Siempre tiene una cifra de cada negociación en la cabeza y nunca vende por debajo de esa cifra. Cuando le propuse comprarle los derechos de F1 para revender imágenes inéditas del paddock, hace más de diez años, me lo dejó claro: “Antonio, olvídate, tráeme a Vodafone o Telefónica, cinco o seis millones de euros”. Y yo que le había ofrecido treinta mil euros… Años más tarde le oí decir que suele pedir cifras disparatadas porque nunca se sabe, a veces puede sonar la flauta. Y en su caso, no solo ha sonado la flauta, sino que ¡ha dado tantos conciertos!

Bernie Ecclestone en privado: "Fuera de los negocios es alguien distinto"

¿Qué se puede pensar de quien con 86 años necesita tres secretarias para cubrir las 24 horas del día? Bernie es un visionario, y la Fórmula 1 ha confirmado que ha sido capaz de ver donde otros no ven. Por eso llegó a acuerdos con los equipos, porque ellos jamás imaginaron que sacaría el rendimiento que ha sacado a la F1. Durante estas décadas, ha sabido encontrar filones de miles de millones que la mayoría no sabía que existían. Es más, los ha creado él mismo. Como ha dicho Chasey Carey, algo habrá hecho cuando se han pagado 8.000 millones por aquello que ha creado. Y Ecclestone ha vendido la Fórmula 1 varias veces, quedando siempre al cargo. Un genio, ¿no?

El único que tomaba las decisiones

La F1 se ha estructurado sobre los cimientos de los derechos de televisión, y todo pivota en torno a ello: “Nosotros licenciamos derechos”. Siempre que se ha planteado cualquier negocio ha estado supeditado a no canibalizar o poner en peligro las ventas actuales o futuras de esos derechos. Tengo la oportunidad de negociar derechos audiovisuales por todo el mundo, y nunca he visto una estructura más sencilla. Para ello, sólo había un tomador de decisiones, Bernie. Nadie más.

[La patada histórica a Ecclestone: "Me han despedido. Desaparezco"]

He tratado con él temas muy variopintos, hasta derechos para teléfonos móviles en una carrera de F1 en Madrid. Muchos creyeron que no se trataba más que una treta para sacar más dinero a Montmeló, pero nunca fue así. Él no necesitaba usar este tipo de cosas. En un momento determinado escuché fuertes críticas hacia mí, y acudí a él en busca de consejo. “¡Tú deja que especulen, que más te dan!”. Es un maestro en jugar con la psicología del ser humano.

Dos Bernies diferentes

Los que le conocen saben que hay dos Bernies, por un lado está el Bernie negociador, el que siempre quiere sacar el máximo en cada negociación. Por otro está el Bernie humano, el que no quiere que su vida privada sea pública. Ese que ayuda más de lo que nadie puede imaginar, siempre y cuando te acerques a él de frente. En mi caso, nunca firmé documentos de confidencialidad. La confidencialidad sólo tiene una cara, y si fallas a ella has acabado con él. Y presume de no firmar contratos, porque para él vale con un apretón de manos. Ahora, como se la quieras jugar…

Bernie Ecclestone con Don Juan Carlos I.
Bernie Ecclestone con Don Juan Carlos I.

El Bernie que está más allá del mundo de los negocios es otra cosa. Un gran desconocido. Siempre está disponible. Es muy amigo de sus amigos. Con ese humor inglés que ha dado tantos titulares y que pocos entienden. Y es un trabajador incansable. Mayor, enfermo, con fiebre, da igual… Si le dices que tienes que hablar con él ahí está. Nunca olvidaré lo cercano y cariñoso que estuvo cuando mi padre falleció.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

He tratado en numerosas ocasiones de convencerle para escribir un libro sobre management, pero todos mis intentos han sido en vano. No le interesa compartir con nadie algo que puede lindar con su vida privada.

Los nuevos propietarios de la Fórmula 1 le quieren hacer Presidente Honorífico. Para alguien como él, al que los cargos y el boato le espantan, alguien con un sentido práctico extraordinario, es algo que le espanta. No durará mucho en la Fórmula 1.

Todo por la Pasta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios