Es noticia
Menú
La peor pesadilla de un aficionado del Atleti
  1. Deportes
  2. Tribuna
Álvaro Rigal

Tribuna

Por
Álvaro Rigal

La peor pesadilla de un aficionado del Atleti

El domingo por la tarde me eché la siesta y tuve una pesadilla con los peores momentos del pasado del Atleti. Pero había algo raro... el sueño parecía extrañamente real

Foto: Los jugadores del Sporting de Gijón celebran un gol ante el Atlético de Madrid el pasado sábado (Reuters)
Los jugadores del Sporting de Gijón celebran un gol ante el Atlético de Madrid el pasado sábado (Reuters)

Tengo 16 años y estoy sentado con mi padre en la grada del Vicente Calderón. Es la jornada 3 de liga y recibimos al Racing de Ferrol. El Atleti sale con: Burgos, Armando, García Calvo, Hibic, Carreras, Aguilera, Colsa, Movilla, Stankovic, Diego Alonso y el Petete Correa. Se adelantan los visitantes y el marcador se iguala en el minuto 80. Gracias al gol de Diego Alonso a diez minutos del final, el Atlético de Madrid consigue salvar un punto en casa contra el Racing de Ferrol.

Tengo 21 años y estoy sentado con mi padre en la grada del Vicente Calderón. Es la jornada 8 de liga y recibimos al Zaragoza. El Atleti sale con: Leo Franco, Seitaridis, Pablo, Perea, Antonio López, Galleti, Costinha, Maniche, Luccin, Víctor Bravo y Fernando Torres. El Real Zaragoza se lleva los tres puntos gracias a un solitario gol de Óscar González.

Tengo 26 años y estoy sentado con mi padre en la grada del Vicente Calderón. Es el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey y recibimos al Albacete, que milita en 2ªB y había ganado 2-1 en la ida. El Atleti sale con: Asenjo, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis, Assunçao, Gabi, Koke, Diego Ribas, Adrián y Falcao. El Albacete gana 0-1 y elimina al Atlético de la Copa.

El equipo vaga por mitad de tabla con 19 puntos. El líder es el Real Madrid, con 40. El entrenador, Gregorio Manzano, es destituido, y se recurre a un ídolo de la afición, Diego Pablo Simeone, para ocupar el banquillo. En la temporada siguiente, el Atleti llega a la final de la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu, contra el Real Madrid. Sale con siete de los once futbolistas que jugaron contra el Albacete. Y la gana.

He querido recordar todo esto porque el pasado domingo me sentó mal la comida y tuve una siesta muy movida. Es lo que tienen las experiencias traumáticas, que aunque las dejemos atrás nos siguen asaltando en sueños como fantasmas del pasado.

Soñé con el equipo sufriendo y perdiendo en casa, incapaz de marcar un gol. Era una derrota importante, los puestos de descenso quedaban ya muy cerca y se sentía el miedo. Los aficionados pitaban y gritaban cosas como "Jugadores mercenarios" o "Esa camiseta no la merecéis". Alguno comentaba a la salida que como esos hijos de puta bajaran a Segunda les iba a caer una lluvia de huevos. El entrenador estaba en la cuerda floja, como antes que él habían estado los muchos que habían ocupado ese banquillo durante poco tiempo.

Era un sueño muy vívido, recordaba muy bien esas sensaciones.

Pese a la pesadilla, la siesta fue larga. Vi al club convertido en una agencia de compraventa de jugadores, que iban y venían según dictaba Jorge Mendes, de acuerdo a los intereses de oscuros fondos de inversión y a las comisiones que se pudieran repartir los intermediarios. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria había dejado el nuevo estadio a medio construir, y el club, acuciado por las deudas, se había puesto en manos del millonario singapurés Peter Lim.

Entonces me di cuenta.

No estaba dormido, no estaba soñando con el Atleti.

Estaba viendo el partido delValencia.

Aliviado, me recompuse y disfruté de la realidad. El Atleti va segundo en Liga y está en cuartos de Champions por tercer año consecutivo. Me animé tanto que entré a Twitter para poner algún mensaje de #AupaAtleti, pero nada más conectarme vi a muchos atléticos criticando a Simeone. Al parecer se había equivocado con los cambios y habíamos perdido un partido.

Hace unas semanas, después de empatar a cero con el Villarreal en casa, un tipo que se sienta cerca de mí en la grada dijo: "La culpa es del Cholo" y yo creí que le había oído mal.

- "Perdone, ¿qué ha dicho?".

- "Que la culpa es del Cholo, que es un inútil".

No supe qué decirle, me di la vuelta y me fui, porque nunca he sido muy rápido con las réplicas. Pero la próxima vez que le vea ya sé lo que le voy a decir: que mire hacia el este, que mire a Valencia.

Esos podríamos ser nosotros.

Tengo 16 años y estoy sentado con mi padre en la grada del Vicente Calderón. Es la jornada 3 de liga y recibimos al Racing de Ferrol. El Atleti sale con: Burgos, Armando, García Calvo, Hibic, Carreras, Aguilera, Colsa, Movilla, Stankovic, Diego Alonso y el Petete Correa. Se adelantan los visitantes y el marcador se iguala en el minuto 80. Gracias al gol de Diego Alonso a diez minutos del final, el Atlético de Madrid consigue salvar un punto en casa contra el Racing de Ferrol.

Valencia CF Peter Lim Jorge Mendes