No, Messi no se merece ninguna nominación (y mucho menos un premio) por este año

Es el mejor jugador del mundo, pero no uno de los tres del año. El fútbol, un deporte colectivo, no puede señalar como los más destacados a aquellos que no hicieron grandes a sus equipos

Foto: Fc barcelona players lionel messi and neymar attend a news conference to announce the sponsorship deal between the team and rakuten inc. in tokyo
Fc barcelona players lionel messi and neymar attend a news conference to announce the sponsorship deal between the team and rakuten inc. in tokyo

Claro que sí, Leo Messi es uno de los más grandes jugadores de fútbol de siempre. Es también la respuesta más habitual a la pregunta "¿quién es el mejor futbolista del mundo?" tan presente en tertulias futboleras, casi una cuestión de honor en este teatrillo que es el deporte. Sí, es un genio y este texto no lo va a cuestionar, porque hay metros y metros de cinta de vídeo, millones de bits en discos duros y un cómputo casi inabarcable de recuerdos colectivos que atestiguan que Messi, la estrella del Barcelona, es el primero entre los iguales en el fútbol mundial.

Ahora bien, Messi, ese mismo Messi que es casi un dios del fútbol, nunca debió de aparecer en la terna que anunció este viernes la FIFA para ser 'The Best', la penúltima denominación que da el organismo internacional a sus premios para competir con 'France Football'. Es un genio, un ídolo y un crack, pero también en futbolista y, como en todos los deportes, los resultados son esenciales para medir el rendimiento. También de gente como Messi.

Es, además, un deporte colectivo y Messi es la cara del Barcelona y de la selección argentina. Recuerden la última temporada, los meses que se juzgarán para este premio. Su equipo perdió la eterna disputa contra el Real Madrid por el trono de la Liga española. Quedó eliminado en cuartos de final de la Champions League, cuatro equipos superaron sus expectativas. Ganó la Copa, sí, un trofeo menor en comparación con los antes nombrados.

El ni siquiera tiene la excusa de la mítica remontada contra el PSG, porque la estrella aquella noche fue Neymar, también nominado en esta mandanga. La FIFA ha conseguido lo que parecía imposible, que dos de los tres designados para su gran premio hayan ganado muy poco en la temporada que se está valorando. El brasileño, al menos, puede decir que está luciendo en la clasificación mundialista, pero es que Messi y su Argentina están al borde del abismo en la clasificación.

Si, Messi se hinchó a marcar goles y demostró durante buena parte de la temporada el fútbol que atesora, casi infinito. Lo hizo, pero fracasó. Porque de poco valió todo lo que pudo hacer, no fue suficiente, no llegaron los resultados esperados. ¿Qué sentido tiene todo esto si al final no se gana? Y no es resultadismo, es puro deporte, los jugadores se entrenan y cobran para que sus equipos ganen, no para subir su perfil mediático propio.

Messi y Cristiano, representados en una calle de Barcelona. (EFE)
Messi y Cristiano, representados en una calle de Barcelona. (EFE)

Dos barcelonistas por una mísera Copa

La FIFA ha ido a lo fácil, señalar a los tres jugadores más mediáticos del mundo. Sería defendible incluso que a los tres mejores, aunque en esto hay más lana que cortar. Lo que en ningún caso son, y teóricamente ese es el fondo de esta historia, es los tres que mejor temporada tuvieron el año pasado. Ganará Cristiano Ronaldo y es lógico. Además de marcar tropecientos goles consiguió que su equipo ganase su Liga y la Champions League. Fue la punta de lanza del mejor equipo del mundo en un año, además, en el que no hemos tenido mundiales o eurocopas que puedan cambiar el paso.

Cristiano va a ganar porque sus rivales más fuertes ni siquiera aparecen en el listado. Gianluigi Buffon, una institución de esto del fútbol, se tendrá que conformar con el premio al mejor portero del mundo. Que no está nada mal, pero es menos que ser considerado en la terna de los mejores. Él si fue finalista en la Champions, ganó su liga y demostró ser un futbolista único en la historia. No solo es un tremendo portero, obvio, sino que logró poner sus cualidades al servicio de la causa mayor.

O Kylian Mbappé, que con 18 años metió en semifinales de Champions al Monaco, un equipo sin fuste para ese baile. Más aún, logró superar en su liga al PSG, ahora su equipo, un club con un presupuesto mucho más generoso que el que manejaban los monegascos. Si es una órden de mérito tendría más sentido que Messi o Neymar, incapaces de meter a los azulgrana en la penúltima ronda de la competición que todos anhelan. O algún compañero de Cristiano (¿Modric?) porque al fin y a cabo el Madrid reinó.

Poco importa que todas estas conversaciones siempre lleven añadidas la retahila de "son premios que no valen para nada y bla bla bla" porque aunque fuese verdad son muchos los que siguen el tema y los que lo viven con extrema pasión. 'The Best' cree que Messi y Neymar estuvieron entre los tres mejores del mundo el año que viene. El Balón de Oro, que aún no ha salido, también hará lo mismo con el argentino, porque parece puesto por defecto, sin pensarselo dos veces.

Messi no es solo márketing, no es ese el problema. Pero tampoco su fútbol fue para estar entre los tres mejores del año 2017.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios