El 'cagadón' del que sí habla Messi e intenta tapar Bartomeu a los socios

Messi es capaz de reconocer que la eliminación contra la Roma "fue un cagadón", mientras que Bartomeu alimenta ante sus socios que hay una campaña para desprestigiar el doblete

Foto: Bartomeu aprieta la mano de Messi después de la última renovación del jugador argentino con el Barcelona. (Reuters)
Bartomeu aprieta la mano de Messi después de la última renovación del jugador argentino con el Barcelona. (Reuters)

Habla poco o nada para los periodistas españoles y se guarda sus apariciones para la prensa de su país. Quizá por eso, Messi suelta todo lo que tiene dentro acumulado y dice verdades como puños que dejan en mal lugar a su presidente y salpican al entrenador. El argentino envidia cosas del Madrid y se le escapan halagos cuando se refiere a la facilidad que tiene para competir en la Champions mientras ellos acumulan batacazo tras batacazo en los tres últimos años. Messi califica de “cagadón” lo que sucedió en Roma, en el partido de vuelta de los cuartos de final cuando el equipo fue eliminado, y no encuentra las explicaciones o los motivos. Mientras, el Real Madrid va a disputar su tercera final de la Champions consecutiva, después de ganar dos, y es capaz de hacer una mala Liga, pero es el que mejor compite en Europa. Palabra de Messi y recado que tiene que recoger Bartomeu y afecta a Ernesto Valverde. ¿Cómo le habrá sentado esta comparación al presidente? Que tome nota, porque Messi envidia cosas del Madrid y se desmarca de las excusas que pone Bartomeu en estas fechas en que empieza a hacer balance de la temporada.

Bartomeu necesita vender el doblete como una gesta y darle el máximo valor de cara a los aficionados, descontando, por si acaso, que el Real Madrid vuelva a ganar otra Champions. Esto es lo que ha pretendido en un acto anual con los socios más antiguos del club, lo que se denomina como el 'Senado del Barcelona' y en el que ha puesto una nota alta a una temporada en la que se ha ganado la Liga y la Copa del Rey. “Cuando ganamos, desde fuera se intenta desmerecernos. A veces hablan de árbitros, de pasillos y polémicas exageradas para restar méritos. Nosotros ganamos dobletes”, ha enfatizado en su discurso este miércoles. De la Champions no ha dicho ni palabra y supongo que la eliminación sí escuece a los socios y aficionados que no encuentran, como Messi, una justificación al fracaso de Roma. Es la gran diferencia entre Messi y Bartomeu. Uno es capaz de hacer autocrítica y el otro obvia lo importante y hace creer a la masa social que hay una campaña, desde Madrid, para desprestigiar el doblete.

Messi ha puesto el dedo en la llaga cuando reconoce que eso de ganar en España tiene mucho mérito y dificultad, pero pone como ejemplo de equipo competitivo al Real Madrid de Zidane y no le duelen prendas reconocer sus méritos. Su afirmación afecta a Ernesto Valverde, que ha pagado la ‘novatada’ en la Champions en su primera temporada en Europa. Sí, fue un "cagadón", como dice Messi. Como lo fue no ganar el partido contra el Levante, en el que descansó Messi, para poder vender todavía mejor el doblete con una Liga de récord si no se hubiera perdido ningún partido.

Leo Messi, enfadado, durante un partido del Barcelona. (EFE)
Leo Messi, enfadado, durante un partido del Barcelona. (EFE)

Tras la caída de Roma, peligró Valverde

Lo de Roma fue un bochorno y hubo más movida de lo que se ha contado públicamente. Primero en el vestuario, donde los medios de comunicación de Barcelona (alguno con versión oficialista) informaron del malestar de la plantilla por el planteamiento conservador y el once. No se entendió que el entrenador apostara por Semedo y no contara con Sergi Roberto, por ejemplo. Bartomeu y la directiva también pusieron en cuestión, de puertas para adentro, la dolorosa eliminación y Valverde llegó señalado a la final de la Copa del Rey contra el Sevilla. Hasta tal punto que se filtró que si la perdía, podría no continuar en el cargo. Ganó y las aguas se calmaron.

Ahora, Bartomeu trata de vender que el doblete se está despreciando desde Madrid. Dice el dicho que "Cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo", y Messi apunta al Madrid, sobre el cual, por cierto, reconoce que sería terrible que Neymar acabara jugando allí por el duro golpe que significaría para todo el barcelonismo. Haría más fuerte al equipo blanco y, si ya es capaz de ganar la Champions sin el brasileño, se pueden imaginar lo que sucedería con Ney. Aquí sí que le duele a Bartomeu. Nombrar a Neymar es mentar la bicha, porque el presidente del Barcelona se teme que el Paris Saint-Germain es el equipo puente de Neymar para acabar en el Real Madrid. Será este verano o el siguiente, pero el plan trazado por Florentino Pérez pasa por hacer venir a Neymar a Madrid vía París. Y Messi lo sabe.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios