A esos 'lanzahuevos' que no les gusta el ciclismo: son cobardes y pocos

Algunos espectadores han empañado el Tour con su comportamiento despreciable hacia los ciclistas. Incluso han llegado a celebrar las caídas de algunos como la de Chris Froome

Foto: El equipo Sky en la novena etapa del Tour. (Reuters)
El equipo Sky en la novena etapa del Tour. (Reuters)

No me lo creo, no les gusta el ciclismo me digan lo que me digan. Viven para criticarlo y para poner todo en duda. ¡Qué trabajo mas ingrato! El que gana porque gana, el que no gana porque no anda nada, esa bici que parece que se le mueve la rueda sola… Eso sí, no se pierden una etapa, siguen a todas las cuentas que hablan de ciclismo en redes sociales y compran toda la prensa especializada, pero no, no les gusta el ciclismo. También si pueden hacerse un selfie con uno de los ciclistas a los que critican y del que despotrican a diario, lo hacen, son incoherentes. Son pocos, una minoría diría yo, pero existen.

Hemos vivido una primera semana de Tour en la que hemos tenido de todo, también ciclismo del bueno, pero, desafortunadamente, algunos han intentado cambiar el aplauso por el abucheo y el abucheo por el aplauso. Que todos opinemos de diferente manera es algo magnífico y necesario siempre que no se falte al respeto o se ponga en riesgo a terceros. La presentación del Tour es espectacular, todo lo que la carrera pone al servicio del deportista y del espectador hace que te enganche más aún. Subir al escenario con tus siete compañeros mientras escuchas aplausos de todo el público que se agolpa para poder vivir el momento es algo indescriptible, no se puede expresar con letra. Que subas y te abucheen es algo que entristece, injusto, nadie tiene el derecho de privar a nadie de ese momento, no solo al deportista también al espectador. Le ocurrió al equipo Sky el día antes de que la ronda gala arrancase. Un grupo de personajes, no de aficionados, comenzó a intentar boicotear la presentación de Froome y sus hombres, sus fieles escuderos. Aquello duró poco, sobre todo porque son pocos, valga la redundancia, y al bajar cientos de aficionados les pedían un autógrafo, una foto, un bidón, estiraban sus brazos para chocar la mano con el líder del equipo y el resto de ciclistas.

Chris Froome cae en el Tour de Francia. (Reuters)
Chris Froome cae en el Tour de Francia. (Reuters)

Creo que ha sido uno de los comienzos de Tour más accidentados desde hace años y demuestra que las montoneras se producen por los nervios y tensión de los primeros días, no por el número de ciclistas que conforman el pelotón. El propio Froome se veía involucrado en una caída al inicio de la carrera, nada más arrancar todo. En meta, el speaker informa de lo sucedido y se escuchan aplausos en el público, sí aplausos. Estar allí haciéndote pasar por un aficionado para aplaudir un accidente, sea quién sea el involucrado, es preocupante. Estoy seguro que confundieron el escenario del podio con el de la presentación y por eso aplaudieron un hecho que no merece aplauso y sí preocupación por la integridad del deportista. El problema crece cuándo algunos pasan a la acción y quieren materializar su ira diaria utilizando el ciclismo como herramienta para ello.

¿Ducha de alcohol y huevos?

Los aficionados acuden con sus teléfonos cargados de batería para inmortalizar un día inolvidable, mochilas a la espalda para almacenar recuerdos de la caravana publicitaria, alimento y líquido para permanecer durante horas en un sitio y que nadie se apodere de esa posición privilegiada… todos con ganas de ver pasar a sus ídolos, a los grandes del pelotón internacional, a los que jadean y les hacen levantarse del sillón cada tarde. Otros pierden el tiempo de sus vidas, algo que me da igual pero siempre que no pongan en peligro la integridad física de los ciclistas, arrojándoles alcohol a su paso llegando a impactar en los ojos de algunos corredores de Sky, entre ellos Castroviejo. Levanta sus gafas y se frota sus ojos, escuece bastante y se pregunta por qué tiene que aguantar algo así. Días antes también había recibido el lanzamiento de un huevo por parte de algún zumbado. Por las tardes, los mecánicos también limpian los vehículos para que estén impolutos al día siguiente, en ocasiones les toca frotar para quitar también restos de huevos u otras 'cerdadas' arrojadas.

¿Qué pensarán? ¿Qué pasará por sus cabezas? ¿Y por las de los individuos que cometen estas acciones absurdas? Son pocos, muy pocos y se cansan de actuar así porque los aplausos y los gritos de emoción de los aficionados tapan sus actos, incluso los ciclistas con el cariño que reciben se olvidan de tener que limpiar sus ojos de algo diferente a sudor.

El Tour continúa y la montaña va a hacer acto de aparición en breve. Ellos estarán tapados, atrás, no podrán lanzar nada porque no tienen fuerza para hacerlo. Además, son cobardes y se asustarán al oír tantos aplausos y ánimos. Prácticamente no podrán ver el paso del pelotón porque estarán detrás de los aficionados, de todas formas les da igual… no les gusta el ciclismo.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios