Los "cojones" de Solari para sacar a Vinícius de la ruina (fin del berrinche presidencial)

A Solari no hace falta darle consejos sobre lo que tiene que hacer con Vinícius porque si le dio bola en el Castilla, lo seguirá haciendo en el primer equipo mientras dure en el banquillo

Foto: Vinícius, durante el partido que jugó contra el Atlético de Madrid el día de su debut en el primer equipo. (EFE)
Vinícius, durante el partido que jugó contra el Atlético de Madrid el día de su debut en el primer equipo. (EFE)

Con el cierre de la etapa de Lopetegui en el Real Madrid se ha abierto la de Santiago Solari y su eslogan de "dos cojones". Esta es la testiculina que quiere Florentino Pérez en el entrenador provisional para tocar la fibra de los jugadores y, en especial, la de una afición que sufre la decepción de una crisis. Ideas claras y sinergia con el club. Los "cojones" son los que tiene que tener Solari para sacar un buen provecho de Vinícius, el futbolista que costó 45 millones de euros y enamora al presidente y directivos, al que Lopetegui tenía en la trastienda porque decía que le faltaba "cocción" —fue su primera sentencia de muerte—. Esa paciencia que pedía Julen se interpretaba entre los dirigentes como un acto de cobardía para sacar al joven brasileño.

Los "cojones" de Solari para sacar a Vinícius de la ruina (fin del berrinche presidencial)

Florentino quiere un entrenador valiente y Solari ha cogido el mensaje muy rápido. En su primera rueda de prensa, ha levantado revuelo la energía con que ha dicho “la idea es ir a Melilla y jugar con dos cojones”. Una expresión alejada de su figura. La de un tipo culto, educado y correcto, pero decidido a ser más práctico en estos tiempos de reconstrucción de un estilo confuso de juego y los ánimos bajos. El mensaje de la directiva ha calado en Solari. Hay que sacar esto adelante como sea, pero que sea con Vinícius. Porque el último gran berrinche en el club se lo llevaron cuando Lopetegui le dejó en la grada del Camp Nou después de que los servicios jurídicos consiguieran levantar la sanción con los recursos.

Hay quien ha calentado al rojo vivo la oreja al presidente para decirle que lo que estaba haciendo Lopetegui con Vinícius era una humillación. El despido del técnico vasco incluía, entre los motivos de peso, que solo le había dado 12 minutos con el primer equipo: salió en el minuto 87 en su debut en el derbi del Santiago Bernabéu y tuvo otra aparición en Vitoria en el minuto 80. Como Lopetegui no ha sabido hacer buen caldo de Vinícius en los cuatro meses en el cargo, se ha quemado en las llamaradas presidenciales.

Solari y Vinícius, en el paquete por Lopetegui

Llega Solari y, con todo el conocimiento del fuego que ha provocado este asunto dentro del club, se refiere al brasileño en su primera rueda de prensa con el nombre de ‘Vini’. Al técnico no hace falta que le den 'sabios' consejos sobre lo que tiene que hacer con Vinícius porque si le dio bola en el Castilla, lo seguirá haciendo en el primer equipo mientras dure en el banquillo. Los "cojones" los tiene y queda demostrado con el paso dado que pedía el club: "Vinícius es uno más de la plantilla". Tendrá mucho que aprender, pero no es una apuesta para el futuro. Es presente y urge disfrutarlo en el primer equipo. Apetece que le vean más los 80.000 espectadores que van al Bernabéu que en casa por Real Madrid Televisión. "Tiene mucho que dar", dice el lanzado Solari en su presentación. Queda claro que en el paquete del cambio de entrenador va incluido Vinícius.

El atrevido y bravo Solari quiere a Vinícius porque respondió cuando le dio partidos en el Castilla. Hizo cuatro goles —dos de falta—. Entre las medidas que urgen en una plantilla sin confianza, con un amplio parte de lesiones, sin gol y tocada en el ánimo, el factor Vinícius sirve para agitar la competencia la necesitan Bale y Benzema y que el Bernabéu vea caras nuevas, además de contentar al presidente. El fichaje de los 45 millones de euros quedó devaluado por Lopeteui y a Solari le toca revalorizarlo.

Hay que sacar adelante a Vinícius como a Odriozola y Mariano —cuando se recupere de la plaga de lesiones—. Los fichajes de la temporada han estado más en la grada, el banquillo y la enfermería que en el césped. Incomprensible para un Florentino que, si hace falta, ya se encarga de refrescar la memoria con un comunicado en tiempos de crisis que alude a los ocho nominados al Balón de Oro.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios