Por qué el Balón de Oro de Modric sienta mejor que el de Cristiano en el Real Madrid

Nada tiene que ver la celebración en la plantilla del Real Madrid del último Balón de Oro que ganó Cristiano Ronaldo con el que ha sido premiado Modric, al que se le adora

Foto: La plantilla del Real Madrid posa con el Balón de Oro de Modric. (foto vía @realmadrid)
La plantilla del Real Madrid posa con el Balón de Oro de Modric. (foto vía @realmadrid)

En el Real Madrid las han pasado canutas en el último trimestre del año aunque la situación ha dado un giro radical en las últimas semanas. Ha pasado de la depresión a apreciarse los primeros síntomas de euforia en una plantilla que estaba tocada en lo anímico y con problemas de autoconfianza. De tocar fondo en la goleada del Camp Nou a una reacción con la llegada de Solari, severo accidente en Ipurua incluido. Las última señales transmiten otra energía, más positiva y alegre, y el mejor ejemplo que han visto en la directiva es cómo la plantilla ha celebrado por todo lo alto la consecución del Balón de Oro de Luka Modric. El croata, el día después de recibirlo en la gala de París, lo llevó al entrenamiento para compartirlo con el grupo. La diferencia entre lo que pasó hace un año con este es cómo posaron con Cristiano Ronaldo y Modric. Al croata le han dado algo más que unas simples felicitaciones y abrazos. Muchos besos, en especial los de Sergio Ramos y Lucas Vázquez. En el club han percibido una avalancha de felicitaciones más calurosa y con un tono humano que las que recibió el ahora futbolista de la Juventus.

Las comparaciones son odiosas, pero en este caso la sensación de que el Balón de Oro de Modric produce mayor satisfacción y felicidad que el último conseguido por Cristiano Ronaldo es una realidad dentro del Real Madrid. Y no digamos ya cuando en esta edición el ganador es un tipo al que se le adora por su modestia y el portugués se fue del Real Madrid rajando en la final contra el Liverpool. Quedó segundo y no asistió a la gala. Perdió otra oportunidad para estar cerca de un excompañero. Un nuevo plantón del que se sigue hablando en el Madrid por el ego que conocen sobradamente de Cristiano.

La sencillez de Modric

La realidad es que Modric tiene la humildad que no tiene Cristiano Ronaldo. Sus éxitos individuales calan más hondo en el corazón que los del portugués, a pesar de que cuando este estaba en el Real Madrid era pieza clave para ganar títulos. Pero Modric es todo lo contrario a Cristiano. Una persona muy querida, sencilla, tímida, generosa y nada presumido. Un profesional que admiran y respetan. El premio sirve para muchas cosas. Para elevar, todavía más, a los altares a un ejemplo de compañerismo dentro y fuera del campo. Sirve también –y mucho– para alimentar la energía de un grupo que ve la salida a la crisis con el cambio de entrenador. Las últimas victorias –Roma y Valencia– generan confianza. El derrotismo y las inseguridades van desapareciendo.

Este Balón de Oro es una bendición en el Real Madrid. Desde Florentino Pérez hasta Solari y todos los jugadores que enfocan el tramo final de año con el propósito de ganar el Mundial de Clubes que empiezan a jugar el 19 de diciembre. Antes hay cuatro citas por delante: Melilla, Huesca, CSKA de Moscú y Rayo Vallecano. Los síntomas de recuperación son evidentes en un Real Madrid que, después de una crisis profunda, está vivo en las tres competiciones, busca ganar un título para cerrar el 2018 y presume de tener al Balón de Oro.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios