Lo que deberías aprender del milagroso accidente en bicicleta de Dani Rovira

La buena noticia de las impactantes imágenes del accidente es que todos llegaron a Roma y pusieron su granito de arena para seguir investigando sobre el síndrome de Rett

Foto: Momento del accidente del grupo ciclista de Dani Rovira camino a Roma.
Momento del accidente del grupo ciclista de Dani Rovira camino a Roma.

Unos días antes de emprender el reto estuve pedaleando con Dani Rovira en El Pardo (Madrid) y grabando uno de mis videos 'Pedaleando con Pasamontes'. La causa por la que rodamos ese día fue la misma que le llevó a pedalear de Barcelona a Roma, el síndrome de Rett. El reto del que Dani me habló constaba de 11 etapas y 1500 km que unirían el Hospital Sant Joan de Deu (Barcelona) y El Vaticano (Roma). A Dani le gusta practicar deporte y además es una de las personas más solidarias que conozco. No dudó en unir una de sus pasiones a una de sus virtudes para dar visibilidad y recaudar fondos destinados a la investigación de esta enfermedad neurológica.

Aquel 15 de mayo de 2017 no dudó en atender mi llamada. Era día festivo, pero el motivo no entendía de eso. Lanzaba la #cadenacambio en mis redes para pedir respeto mutuo en la carretera entre vehículos y ciclistas. Quería que Dani fuera uno de mis primeros nominados, junto a Antonio Lobato, y que me ayudaran a hacerla viral. 'Yo conduzco, yo pedaleo, yo respeto en carretera' llegó a miles de personas de todo el mundo. Ahora, tras el estreno del documental que se grabó durante el reto ciclístico por el síndrome de Rett, se ha sabido del accidente que sufrió Dani y el resto de compañeros de pelotón.

Las cámaras, presentes durante todo el recorrido, fueron testigo de algo espeluznante. Rodaban camino de Roma Dani, Paco Santiago (padre de Martina, niña afectada por síndrome de Rett), Martín Giacheetta (preparador físico) y Germán Torres (bombero) cuando un vehículo los embistió. El coche que rodaba a su lado grabándolos no estaba detrás en ese momento, quería captar unas imágenes laterales del solidario pelotón. Se ve cómo otro coche adelantó al grupo y al coche de la grabación, pero este no, este los arrolló. El primero en recibir el impacto fue Martín Giacheetta. Paco rodaba justo delante de él y detrás de Dani y Germán. Las bicis quedaron destrozadas, excepto la de Martín, a la que solo dañó la rueda trasera.

Se llama milagro a un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino. No sé si la buena obra solidaria que estaban llevando a cabo tuvo algo que ver en ese milagro, pero salieron ilesos. Su tranquilidad al hablar con el conductor francés que les acababa de atropellar es pasmosa. El susto les dejó sin fuerza para discutir. Dani, sentado en el suelo con la mirada perdida, dijo estar asustado y cabreado. Martín preguntó qué había pasado. "Iba buscando algo en mi bolsa", respondió el conductor.

Aquel día no tenía que ser, no era el momento, pero la dureza del accidente podría haber terminado con varias vidas. Todo quedó grabado por el rodaje de la película documental que se acaba de estrenar 'Todos los caminos' y la repercusión ha sido máxima porque un personaje popular estaba implicado. Hace unas semanas compartía mi idea de que todas las bicis estuvieran dotadas de una cámara que filmara las rutas. Quedaría registrado el buen hacer de muchos conductores y las atrocidades de otros, como el que se llevó por delante a Dani y resto de ciclistas. Todos los conductores sabrían, al ver una bici a lo lejos, que su maniobra y número de matrícula quedarían registrados en la tarjeta de memoria y se podría utilizar como prueba. Creo que puede ser una medida disuasoria interesante, pero solo eso.

Este conductor francés se despistó y se puso a buscar algo en su bolsa mientras su pie seguía en el acelerador. El propio Dani lo dice en sus redes: "Nosotros tuvimos mucha suerte pero no todo el mundo tiene la misma. Un montón de familias truncadas por culpa de la imprudencia". La educación en los jóvenes y la concienciación en los adultos, las medidas disuasorias, así como dar vía verde a la iniciativa de Anna González 'Por Una Ley Justa', ha de ser el camino más inmediato para conseguir que de una vez por todas veamos respeto mutuo en la carretera. La buena noticia de las impactantes imágenes es que los cuatro llegaron a Roma y pusieron su granito de arena para seguir investigando sobre el síndrome de Rett.

Ahora que estás terminando de leer esta columna te invito a que pienses durante unos minutos en alguien de tu entorno que pedalee habitualmente, alguien que quieras con locura, tal vez tú también pedaleas. Imagina a esa persona sobre su bici y a ti detrás con tu coche. Estoy convencido de que tu instinto te hará frenar, es una medida de protección hacia alguien a quien quieres. Pues hazlo, hazlo siempre y no solo con tu imaginación. Yo conduzco, yo pedaleo y yo respeto en carretera.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios