Avalancha de fichajes en el Atlético de Madrid o cómo fluyen los millones

La revolución no tiene fin. La guinda puede ser James. El proyecto que tiene entre manos Gil Marín es ambicioso. El director general ejecutivo puede superar los 300 millones de euros en contrataciones

Foto: Mario Hermoso, en su presentación como jugador del Atlético de Madrid, junto a Enrique Cerezo y Andrea Berta. (Efe)
Mario Hermoso, en su presentación como jugador del Atlético de Madrid, junto a Enrique Cerezo y Andrea Berta. (Efe)

Están desatados en el Atlético de Madrid. La lista de la compra va por su octavo fichaje. El último es un canterano del Real Madrid, Mario Hermoso, que estaba en el Espanyol (en copropiedad) y que algunos madridistas no entienden por qué Florentino Pérez deja escapar esta opción. El Madrid se lleva la mitad de la operación (25 millones de euros más cuatro en variables). Hermoso es internacional absoluto con España y, con 24 años, tiene mucha carrera por delante. En el Real Madrid se pueden arrepentir si sale mejor que Militao (pagó 50 millones de euros al Oporto). El penúltimo fichaje (el séptimo) también es internacional. El inglés Kieran Trippier, que estaba en el Tottenham, ha sido una operación relámpago. No es fácil sacar a un futbolista de un club que tiene de dueño al duro negociador Daniel Levy.

La revolución no tiene fin. La guinda puede ser el refuerzo de James. El proyecto que tiene entre manos Miguel Ángel Gil Marín es ambicioso. El director general ejecutivo puede superar los 300 millones de euros en contrataciones y quedarse a 100 millones del último presupuesto. Con estas cifras se discute si Simeone ya no tiene derecho a quejarse por la diferencia que tiene con el Real Madrid y el Barcelona, pese a que ambos clubes les dobla en presupuesto. El Cholo tiene un jefe generoso, que le ficha lo que pide cada temporada.

[El problema del Madrid: juntar a Bale con James en la pretemporada]

A Gil Marín le quema el dinero en la caja. Está espléndido y sus razones tiene. En ocho fichajes lleva gastados casi 260 millones de euros y en tres ventas ha ingresado alrededor de 250 millones (Griezmann, Lucas Hernández y Rodrigo). Le saldrán las cuentas si consigue vender algunos de los que se empiezan a quedar sin sitio en la plantilla. Es el caso de Kalinic, Correa… Nadie podrá reprochar que se gasta lo que no tiene. Otra cosa es que se le pueda culpar de inflar el mercado con el fichaje del joven Joao Félix por 127,2 millones de euros. Unos lo ven como una inversión y otros como una operación de máximo riesgo. El tiempo dirá si es rentable en el campo y las cuentas no presentan números rojos. Al PSG se le acusó de no jugar limpio con los fichajes de Neymar y Mbappé. En lo que va de este mercado es el Atleti el que dispara con balas de plata.

Kieran Trippier posa con la camiseta del Atlético de Madrid. (Efe)
Kieran Trippier posa con la camiseta del Atlético de Madrid. (Efe)

Nadar en la abundancia

En esta vorágine de fichajes que está haciendo el Atlético, el objetivo es reforzar todas las líneas. Incorpora cuatro defensas: los centrales Mario Hermoso (25 millones de euros) y el brasileño Felipe (20 millones de euros). El lateral zurdo brasileño, Renan Lodi (20 millones) y el lateral derecho inglés, Kieran Trippier (25 millones). Dos centrocampistas: Marcos Llorente (40 millones de euros) y el mexicano del Oporto, Héctor Herrera (libre). El mediapunta portugués, Joao Félix (127,2 millones) y el delantero serbio, Saponjic, que viene del filial del Benfica y por el que el club ha pagado 500.000 euros. Está la tentación de incorporar a otro jugador del Real Madrid: James.

Gil Marín llevaba tiempo avisando que iba a potenciar el proyecto. Si hay que hacer un esfuerzo para renovar, con sueldo millonario, a Griezmann en el año que se juega la final de la Champions en el Metropolitano, se tira para delante. Al mismo tiempo se va a por Thomas Lemar con un desembolso de más de 70 millones de euros. A mitad de temporada se incorpora a Álvaro Morata y se consigue posponer el pago de los 55 millones de euros para junio de 2020. Es un no parar. Se ha conseguido renovar a Oblak. El Atleti nada en la abundancia y piensa a lo grande. Por segunda temporada consecutiva ha quedado por encima del Real Madrid en la Liga y tiene más argumentos para pensar que es un candidato al título. Pese a que Simeone se agarre a un discurso que suena a victimista y sus críticos le echen en cara que ya no vale nada eso del ‘equipo del pueblo’ .Así funciona el nuevo Atlético de Madrid.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios