Ramos se ve para el Mundial 2026: la renovación es de puerta grande o enfermería
  1. Deportes
  2. Tribuna
Ulises Sánchez-Flor

Tribuna

Por

Ramos se ve para el Mundial 2026: la renovación es de puerta grande o enfermería

Sergio Ramos ya ha hablado para dejar más dudas y sospechas sobre cómo está llevando Florentino Pérez la renovación. Contempla que su final, si no hay acuerdo, no será bueno

Foto: Sergio Ramos después de un entrenamiento con el Real Madrid. (@sergioramos)
Sergio Ramos después de un entrenamiento con el Real Madrid. (@sergioramos)

Sergio Ramos estuvo torero en su doble reaparición pública. En el acto publicitario para presentar la segunda parte de su documental comentó que “no hay novedades” de su renovación. Con el streamer Ibai Llanos se explayó y le faltó entrar a matar. Como banderillero estuvo soberbio. Hay pullas que duelen y el camero, pletórico de autoestima, tuvo arte para ir de un lado a otro y dejar su mensaje. “Me gustaría irme del Real Madrid por la puerta grande”, es una de las banderillas que puso en el asunto de la renovación.

La declaración tiene mucha profundidad porque, precisamente, el arte de Florentino Pérez no ha sido la de dar unas buenas despedidas a las últimas leyendas del club. Del Real Madrid no se han ido bien Vicente Del Bosque, Fernando Hierro, Raúl, Casillas, Guti, Cristiano Ronaldo y hasta Gareth Bale, uno de los fichajes más caros y que más ha defendido el presidente, está cedido en el Tottenham y se reza para que le vaya bien y así no pueda regresar. Ramos no da puntada sin hilo, como se suele decir, y nos puso en el escenario de una hipotética salida que se imagina como fueron las que acabamos de nombrar. Es que Ramos conoce muy bien cómo se maneja la otra parte negociadora. Puso el acento en que se ha dejado el alma y la vida por el escudo con lo que le dio más picante al asunto de un adiós que puede ser igual y dejar un reguero de sangre.

Foto: Cristiano Ronaldo, de rodillas, tras ser eliminado por el Oporto en la Champions. (Efe)

Lo cierto es que Sergio Ramos dice no saber nada nuevo de su renovación (ya estamos a mediados de marzo) porque intuye que Florentino no quiere que siga. Lo que cree es que le están abriendo la puerta a marcharse y la postura del club empieza a ser sibilina. Con lo que este asunto se convierte, una vez que ya ha hablado Sergio Ramos, en una renovación de puerta grande o enfermería. Si consigue llegar a un acuerdo, seguirá y será celebrada como si se tratara de un nuevo fichaje, pero si no es así tiene muy claro que los interlocutores del club harán de todo para dejarle como un pesetero. Porque cada vez utilizan más la famosa frase que el sevillano pronunció de “jugaría gratis en el Madrid” para hacerle daño.

La edad no es un obstáculo

Ramos puso más banderillas. Le dijo a Ibai (por cierto, buena charla-entrevista del streamer para los que son reacios a los nuevos formatos que crean contenido) que fue un error la salida de Cristiano Ronaldo. Comentó lo que dicen en el vestuario y piensan la gran mayoría de los aficionados. Florentino y Cristiano perdieron con esta decisión. Ninguno ha salido beneficiado, pese a que el Madrid ingresó 100 millones de euros y se ahorró el sueldo más elevado y el portugués gana más dinero porque paga menos a Hacienda en Italia. El caso es que Sergio Ramos, que repite en innumerables ocasiones que la edad no es lo que hay que mirar sino el rendimiento, le dice a Florentino que si no le renueva se va a arrepentir como está sucediendo con Cristiano.

Otra de las banderillas, a otra de las buenas preguntas de Ibai, fue la de dar prioridad al fichaje de Haaland por delante del de Mbappé. “Es un goleador”, dejó claro el todavía capitán blanco. Con esta afirmación lo que hace Ramos, de forma natural y sincera, es reconocer que la planificación deportiva del Madrid es mejorable si dan el paso a fichar a un especialista del gol. De nava sirve que hayan llegado Mariano y Jovic si uno no juega y el otro está cedido en Alemania. Los jugadores, con Ramos de portavoz, necesitan un Cristiano y lo más parecido que hay en el mercado es Haaland.

Foto: Pepe celebra en Turín la clasificación del Oporto.

La faena de Ibai a Ramos fue de las buenas. Tenía buen toro, hablando en términos taurinos, y el 'bicho' entraba a todas las preguntas. Embistió, a su manera, pero embistió. Hubo de todo. Preguntas que hacían referencia a la actualidad y momentos para descubrir al Ramos persona. Un tipo ambicioso y encantado de conocerse porque no se puede tener más autoestima que el sevillano para decir que tiene el desafío de ser el primer futbolista que quiere llegar a jugar seis Mundiales. Hasta el de 2026. Se ve compitiendo al más alto nivel durante cinco años más porque físicamente se cuida y mentalmente no está desgastado. Dejó claro que los 33 años de ahora son los 28 de antes y que él ha sembrado mucho sacrificio de joven, cuidando su dieta, no bebiendo alcohol, privándose de vicios para seguir en su plenitud en el momento actual y dar guerra hasta los 40 años.

Florentino y la táctica del desgaste

Sergio Ramos ya ha hablado. Estaría bien que lo hiciera Florentino Pérez para darle normalidad, si la hay, a este asunto de la renovación que tiene a dos posturas más alejadas que cercanas. Pero el presidente del Madrid no se prodiga en los medios de comunicación y tampoco parece que lo vaya a hacer con el streamer Ibai. Florentino es más de dejar pasar los días para que se produzca el cansancio, las dudas, el desgaste en la otra parte negociadora.

Si estuviera convencido de que tiene que seguir Ramos, que es imprescindible en el proyecto, ya habría acuerdo o estaría cerca. Pero no hay voluntad ni ganas porque, como dijo Ramos en otra de sus pullitas, en este país la gente se cansa de ver mucho tiempo las mismas caras y puso el ejemplo de Iniesta, Xavi y Casillas. ¿Quiso decir que en el Madrid ya se han cansado de ver a Ramos? Lo que no se le vio es contento por cómo está llevando este asunto su amigo y presidente del Real Madrid.

Sergio Ramos Florentino Pérez Real Madrid Cristiano Ronaldo