'Cross examination' en el arbitraje

En este artículo vamos a hablar de la 'cross examination', los interrogatorios contrarios, esto es, de los testigos y peritos designados por la otra parte. Aquí van mis reglas

Foto: (Corbis)
(Corbis)

Hace tiempo que el arbitraje (y también, en esto al menos, el pleito judicial) en España ha acogido prácticas y soft law propias del arbitraje internacional. También la jerga internacional ha hecho fortuna en España y hasta en los arbitrajes domésticos se habla de opening statement, hearings, direct examination y cross examination.

En este artículo vamos a hablar de la cross examination, los interrogatorios contrarios, esto es, de los testigos y peritos designados por la otra parte.

Nada hay más satisfactorio para un abogado que hacer una buena cross examination y destrozar a los testigos y peritos contrarios.

Direct examination o interrogatorio directo es el que se hace a los propios testigos o peritos propuestos por la representación de una parte por los letrados de esa misma parte. A veces existe una declaración escrita (written statement, en esa misma terminología) por parte del testigo o en todo caso un informe pericial por escrito. Y normalmente el interrogatorio directo suele ser breve.

Cross examination o interrogatorio cruzado es el que se hace a los testigos y peritos contrarios, o más propiamente a los propuestos por la parte contraria. Ahí el tiempo suele ser mayor y la importancia de este trámite es mucha, si se hace bien, porque ahí es donde está verdaderamente en juego la credibilidad de peritos y testigos y no en los direct examinations, que suelen ser más complacientes.

¿Y hay reglas para hacer bien el cross examination? Cada maestrillo tiene su librillo pero ahí van las mías:

Estudiar a fondo el CV del testigo o perito

Normalmente el testigo o perito habrá facilitado su currículum, con su declaración escrita o con su informe. Si no es así, conviene pedírselo para que lo aporte antes de la audiencia. En su defecto, Internet es una buena fuente. Y hay que rastrear ese currículum a la búsqueda de cualquier incongruencia o relación no reconocida con la parte contraria. Y también preguntar en el interrogatorio sobre aquellos extremos del currículum que nos extrañen o que permitan entrever una cierta relación del testigo o perito con la parte que lo ha propuesto.

Estudiar a fondo la declaración escrita, si existe, o el informe

El segundo mandato de una cross examination es examinar adecuadamente la declaración escrita o informe correspondiente, y hacer anotaciones sobre aquellos extremos que nos ofrezcan dudas, en los que pueda existir contradicción con el nuevo informe o con otros hechos que nos consten por un medio alternativo.

Saber más del tema que el testigo o perito

Es verdad que no estábamos en el lugar de los hechos ni somos verdaderos expertos técnicos, pero la preparación previa de los interrogatorios debe ser tan profunda como para llegar a saber tanto del objeto de la declaración como el perito o testigo. O si no sabemos tanto como ellos, lo que sería normal, que sí tengamos un dominio tal que pueda parecerlo.

Preparar un interrogatorio por escrito

Es también necesario o altamente conveniente preparar adecuadamente un interrogatorio escrito con el número de preguntas que sea necesario alrededor de las notas que hemos tomado sobre la declaración o informe escrito y siguiendo normalmente el orden de esa declaración o informe,

Tener claros los objetivos que esperamos alcanzar

El interrogatorio sólo puede salir bien si tenemos claro lo que queremos conseguir.

Empezar por las contradicciones

A la hora de comenzar el interrogatorio, conviene empezar por las contradicciones que hemos advertido en la declaración escrita o en el informe. Las preguntas al respecto deben ser suficientes contundentes para hacer dudar al tribunal de la credibilidad en general del testigo o perito, por haber sido capaz de incurrir en tamañas contradicciones. En todo caso, si esas contradicciones son demasiado evidentes, es más que posible que ese testigo o perito se ponga nervioso y haga mal su correspondiente declaración.

Hacer preguntas concretas que no puedan responderse genéricamente

A la hora de redactar las preguntas, debemos hacer preguntas concretas que den origen a respuestas también concretas. Hay que hacer las preguntas con una finalidad concreta. También así daremos la impresión de conocer mejor el asunto que los propios testigos o peritos, que se sentirán inseguros si observan una gran seguridad con gran conocimiento por nuestra parte.

Ser incisivo en las preguntas

Las preguntas pueden ser muy buenas, pero no ser aprovechables si se formulan de forma que al testigo o perito le sea fácil eludirlas o responder con evasivas.

No hacer preguntas cuya respuesta ignoramos

El riesgo de hacer preguntas cuya respuesta ignoramos es que nos salga el tiro por la culata, de forma que no sólo no tengamos una respuesta favorable a nuestra tesis, sino que además tengamos una respuesta contraria a nuestros intereses.

Escuchar bien las respuestas

El interrogatorio no es sólo una sucesión de preguntas y respuestas conforme a un guion previo, sino que hay que ser capaz de adaptarse bien a las contestaciones que haya dado el testigo o perito en las preguntas ya formuladas. Por eso, escuchar al testigo o perito es fundamental para observar esas contradicciones en las que pueda incurrir y hacer las preguntas adecuadas para ponerlas de manifiesto.

No admitir respuestas por gesto

Una manera de eludir la respuesta que no le es propicia al testigo o perito correspondiente es evitar la respuesta verbal explícita y reconocer los hechos que le son desfavorables con un mero gesto de la cabeza. Habrá que estar atento para preguntarle si esto significa un sí o un no a la pregunta correspondiente porque, de lo contrario, puede ocurrir que no se registre en la transcripción esa respuesta que nos puede favorecer.

Administrar bien los silencios

El maestro de administrar los silencios era el Loco de la Colina: cuando hacía una pregunta que el entrevistado contestaba con un mero sí o no, el Loco se quedaba en silencio hasta que el entrevistado se sentía obligado a romper el silencio y reanudaba su declaración, cantando La Traviatta, contando ampliamente lo que había querido evitar con esa respuesta de monosílabos. Algo parecido podríamos hacer aquí: hacer que el silencio juegue a nuestro favor y que el declarante se sienta obligado a romper el silencio. 

Contrapreguntar adecuadamente

He dicho antes que hay que escuchar bien las respuestas del testigo o perito correctamente para salirnos del guion, saliéndonos del interrogatorio que llevamos preparado por escrito y hacer las preguntas que sean necesarias sobre la marcha.

Remachar si hay segunda vuelta 

Lo más normal es que terminado el turno del interrogatorio directo y de la cross examination haya un segundo turno para hacer las preguntas que no hayamos hecho en el primero. Conviene advertir las posibles contradicciones en las que haya incurrido el testigo en esa segunda oportunidad para el interrogatorio directo y entonces aprovechar la segunda vuelta del cross examination para remachar las respuestas.

Hacer resumen escrito sobre la marcha

En mi experiencia, la primera impresión es la que cuenta, de modo que al terminar el interrogatorio tendremos una idea de cómo ha salido y de las claves fundamentales que debemos usar en las conclusiones. Para ello me suele gustar, al terminar el interrogatorio, hacer un listado de las ideas principales que voy a sacar para el escrito de conclusiones.

Examinar bien el DVD y buscar lo que incluimos en el resumen de prueba o conclusiones 

Normalmente, habrá un DVD de las declaraciones, al que pueden añadirse las correspondientes transcripciones cuando existan. Conviene poner a alguien del equipo a oír completa la declaración correspondiente de forma que pueda servirse de la misma para redactar el escrito de conclusiones o de resumen de prueba.

Estas son mis reglas para un eficaz cross examination. No son rocket science (física cuántica diríamos en traducción libre en cristiano) pero si la seguimos estaremos más cerca de alcanzar nuestros objetivos.             

Arbitrando, que es gerundio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios