El 'homeschooling' se dispara en EEUU: y en España ¿para cuándo?
  1. Economía
  2. Laissez faire
Juan Ramón Rallo

Laissez faire

Por

El 'homeschooling' se dispara en EEUU: y en España ¿para cuándo?

¿Habrá algún partido que se atreva a ponerle el cascabel al gato y legalizar algo que en EEUU practican con normalidad millones de familias?

placeholder Foto: 'Homeschooling' en un hogar de México. (Reuters)
'Homeschooling' en un hogar de México. (Reuters)

Que la pandemia traerá cambios en la forma en que consumimos y en la forma en que producimos es muy evidente. Tras la forzada experimentación social que hemos vivido durante el último año, algunos cambios en nuestros modos de vida serán desdeñados y otros serán conservados (idealmente, cada quien escogerá cuáles desecha y cuáles conserva). Un candidato habitual de los que se nos dice que han llegado para quedarse es el teletrabajo, lo cual a su vez permitirá (o podría permitir) una más fácil conciliación de la vida familiar y profesional. Otro hábito que podría llegar a desarrollarse, y que resulta bastante compatible con el anterior, es el 'homeschooling', a saber, la educación en casa.

Y digo que podría llegar a desarrollarse porque no en todos los países es legal y, por tanto, no todas las sociedades contarán con la oportunidad de adoptarlo. De momento, en aquellas donde sí se reconoce a los menores el derecho a que sus tutores legales los eduquen en casa, ya se está viviendo un fuerte aumento de los casos de familias que optan por esta opción de enseñanza.

Foto: (EFE) Opinión
La hora del 'homeschooling'
Juan Ramón Rallo

Más en particular, de acuerdo con los últimos datos oficiales del censo estadounidense, el 'homeschooling' se hallaba a finales del año pasado en máximos históricos dentro de este país. Y es que, entre 1999 y 2012, el número de alumnos que practicaban el 'homeschooling' en EEUU ya se había duplicado desde el 1,7% del total al 3,4%: un avance muy considerable que, sin embargo, se había mantenido estancado en los últimos 10 años. Pero la pandemia ha provocado un muy profundo cambio en las prácticas educativas: al comienzo del actual curso escolar (primeras semanas de octubre de 2020), el porcentaje de estudiantes que estaban practicando el 'homeschooling' se había disparado al 11,1% del total. En algunos estados, como en Florida (caracterizados por una normativa bastante laxa contra la pandemia), ha llegado a superar el 18% del alumnado. Y no, no nos estamos refiriendo a menores que permanecían en casa estudiando en remoto con la escuela: en la encuesta realizada por el censo, se preguntaba específicamente por educación en casa desvinculada de cualquier centro escolar.

Por supuesto, y como ya hemos indicado, este estallido del 'homeschooling' está en gran medida ligado a las circunstancias extraordinarias de la pandemia y del consiguiente distanciamiento social que esta impone. Pero es improbable que, tras su experimentación en masa, una fracción significativa de esas familias no continúe con este método de enseñanza una vez alcancemos la 'nueva normalidad'. Estamos hablando, por tanto, de que varios millones de niños en EEUU adquirirán su formación académica básica en el hogar durante los próximos años.

Varios millones de niños en EEUU adquirirán su formación académica básica en el hogar durante los próximos años

¿Y en España? En nuestro país, hemos optado por ilegalizar una posibilidad que, repito, ha sido seguida durante décadas por varios cientos de miles de familias en EEUU y que es seguida actualmente por varios millones de ellas sin que la sociedad se haya resquebrajado o sin que los menores hayan quedado relegados a la marginalidad dentro de sus comunidades. Uno podrá cuestionar si el 'homeschooling' es un mejor o peor método de enseñanza que la escolarización reglada (al igual que podrá cuestionar si unas escuelas son mejores o peores que otras), pero no debería anatematizar esta opción hasta el extremo de prohibirla radicalmente. Para impedir por la fuerza que los tutores legales de un menor lo eduquen total o parcialmente en casa (también cabe la opción del 'flexischooling'), deberían ofrecerse razones muy poderosas de protección hacia ese menor que ni se han ofrecido en nuestro país ni, por supuesto, pretenden ofrecerse, por cuanto no existen como tales (en caso contrario, deberíamos estar presenciando desde hace años un drama humano entre los centenares de miles de familias que ejercitan el 'homeschooling' en EEUU).

Al final, lo que se busca en España —y en muchas otras partes de Europa— es forzar que los menores se inserten por la fuerza desde la más tierna edad en instituciones controladas y diseñadas por el Estado para moldear sus mentes y sus interacciones sociales (y eso incluye, claro, escuelas privadas adaptadas a la estricta regulación estatal).

¿Habrá alguno que se atreva a ponerle el cascabel al gato y legalizar algo que en EEUU practican con normalidad millones de familias?

Dado que ahora mismo, ante las venideras elecciones autonómicas en Madrid, diversos partidos políticos están ondeando la bandera del liberalismo en materia educativa (PP, Vox o Ciudadanos), ¿habrá alguno que se atreva a ponerle el cascabel al gato y legalizar algo que en EEUU practican con normalidad millones de familias? Lo dudo, pero ese sí sería un paso en firme en la defensa de los menores, de las familias y de sus libertades.

Alumnos Conciliación Pandemia