Los taxistas se dan un tiro en el pie

Al tomar a los ciudadanos como rehenes, los taxistas pierden la razón. Si buscaban la comprensión de los madrileños, han hecho un pan de obleas

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Mismo servicio pero diferente normativa. Es la caja negra del conflicto. El taxi contra los VTC. O los VTC contra el taxi. Como si a cada lado de la barricada hubiera un gremio homogéneo. Mentira. Véanse las discrepancias de última hora. Sobre todo entre los taxistas, cuyas desaforadas acciones han dejado su imagen seriamente dañada.

Los taxistas se dan un tiro en el pie

La ira es contraproducente. Y las amenazas, intolerables: “Esta noche, mira bajo el coche”, “Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra”, “Ni un paso atrás”. Bloquear el tráfico o lanzar huevos contra la sede del Gobierno regional son tiros en el pie. Piedras contra su tejado. Tomando a millones de personas como rehenes de sus reivindicaciones gremiales, los taxistas pierden la razón. Si buscaban una mirada comprensiva de los madrileños, han hecho un pan de obleas.

Los de Barcelona, en cambio, salen ganando con una regulación de la Generalitat desfavorable a los VTC (con precontratación y sin geolocalización ni callejeo), mientras el Gobierno autonómico de Madrid invocaba los principios del libre mercado que impiden laminar a un gremio en beneficio del otro.

El desmotivado ministro de Fomento rompe mañana en el Congreso su clamoroso silencio en el conflicto de los taxis y los VTC

La conciliación de ambos es un reto desatendido por los poderes públicos. Empezando por el Gobierno, que debe dictar normas básicas de posterior desarrollo autonómico y municipal. Pero, ojo, pensando más en las necesidades del usuario que en las de los prestadores del servicio. Sin poner puertas al campo y respetando el derecho del usuario a elegir taxi o VTC, como a elegir camisa, restaurante, fontanero o marca de cereales.

La 'patata caliente' llega mañana al Parlamento. Por fin, José Luis Ábalos, desmotivado ministro de Fomento (lo suyo es “controlar al partido”, “el ministerio le aburre”, dicen en las alturas), va a decir esta boca es mía respecto a un conflicto en el que su inhibición ha sido clamorosa.

Tampoco es verdad que los dos gremios sean homogéneos en sus intereses respectivos. En un lado hay explotadores y explotados, especuladores y asalariados. Y en el otro, también. Pagarán los de siempre. En el lado del taxi y en el lado de los VTC.

En un lado hay explotadores y explotados, especuladores y asalariados. Y en el otro, también. Pagarán los de siempre

Véase este ejemplo de conductor de VTC. Asalariado, con un contrato de ocho horas y 1.000 euros de sueldo mensual. Siempre que cumpla objetivos, en torno a los 4.000 euros de facturación. Y si se dan un golpe o un arañazo, 150 euros de penalización. No muy distinto de otro asalariado por cuenta de algún titular con licencia. ¿Qué demonios hacen los taxistas manifestándose ante la sede de UGT porque esa central sindical, como es lógico, protege al trabajador de semejante perfil?

No acierto a saber si quienes marcan la pauta del activismo en cada uno de los bandos enfrentados son los trabajadores por cuenta ajena o quienes detentan las licencias (a veces, con ánimo especulativo). Pero es seguro que al final van a pagar los platos rotos esos asalariados que, tanto en los VTC como en el taxi, van a perder su puesto de trabajo (en Cataluña, los VTC) o van a tener serias dificultades para llegar a fin de mes (en Madrid, los taxis) por culpa de un conflicto en el que, salvo los sufridos ciudadanos, nadie ha estado a la altura de las circunstancias.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios