A la CEOE no le llega la camisa al cuello: Pablo Iglesias, ministro de Trabajo

Se remueven en sus poltronas ante los tambores de guerra que llegan desde las filas moradas y presionan a Rivera para que se inmole y facilite a Sánchez un Ejecutivo sin dependencia de Podemos

Foto: Pablo Iglesias. (EFE)
Pablo Iglesias. (EFE)

A los capitostes del capital no les llega la camisa al cuello después de saberse de las intenciones de Pablo Iglesias de reclamar para sí la cartera de Trabajo y Seguridad Social. Gobierno de cooperación o Gobierno de coalición, amor o sexo, lo llamen como lo llamen y sea como sea la cohabitación de PSOE y Unidas Podemos en esta legislatura, lo cierto es que el encamamiento de ambas formaciones se da por descontado. Pedro Sánchez tendrá que ceder cuotas de poder en el próximo Ejecutivo si pretende los votos morados para ser investido presidente. Iglesias ya ha dicho que quiere la cosa del Trabajo.

No sería exactamente para él, cuyos conocimientos sobre la ‘technicality’ del mercado laboral son ciertamente defectuosos, tal y como se pudo constatar en la entrevista de Carlos Alsina de hace tres años, en la que el líder de Unidas Podemos se hizo un lío con el coste económico de las contrataciones de los trabajadores. En puridad, más que para Iglesias, el puesto recaería en alguien de su equipo, probablemente en Yolanda Díaz, portavoz en las comisiones de Economía e Industria y vocal en Presupuestos y Pacto de Toledo.

El hecho cierto es que en la planta octava de la CEOE, donde se reúnen los representantes del 95% del PIB de España, como le gusta decir a Mario Armero, cunde la intranquilidad. Basta echar un vistazo a las principales demandas de Podemos —salario mínimo interprofesional de 1.200 euros al mes, reducción de la jornada a 34 horas semanales y derogación de la reforma laboral de Fátima Báñez— para que a los empresarios les haya empezado a entrar el tembleque.

Se remueven en sus poltronas ante los tambores de guerra que llegan desde las filas moradas y presionan a diestro y siniestro a Albert Rivera para que se inmole y facilite a Sánchez un Ejecutivo sin dependencia de Podemos. No resulta baladí que el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, fuera el primero en salir a la palestra para reclamar visión de Estado a los dos grandes partidos de la oposición, PP y Ciudadanos, así como su abstención en la investidura para permitir un Gobierno monocolor del PSOE.

Garamendi es ese tipo de hombres que saben rápidamente por dónde sopla el viento. Lo más parecido a un superviviente. Igual que ha sabido protegerse del fuego amigo, laminando al antiguo equipo de Juan Rosell en la CEOE y blindándose de la pinza que Sánchez Llibre y un ‘desaparecido’ Lázaro le hacen desde Cataluña y Madrid, respectivamente, también ha sabido interpretar el contexto político y apostar desde el principio por Pedro Sánchez.

Desayuna con Sánchez, come con Redondo, cena con Ábalos. Garamendi se ha esforzado en tender puentes con el Ejecutivo en funciones

El de Getxo lo tenía claro: si Sánchez va a ser presidente, que lo va a ser, y va a ejercer el poder en un escenario despejado de citas electorales, con cuatro años limpios para legislar y acometer reformas, y con una economía frágil que va a necesitar del sostén público, lo mejor para la patronal es que nos volvamos todos sanchistas y aquí paz y después gloria. Un razonamiento que explicaría la actitud meliflua, acaso complaciente, de la CEOE con el PSOE.

Desayuna con Sánchez, come con Iván Redondo, cena con José Luis Ábalos. Garamendi se ha esforzado en tender puentes con el Ejecutivo en funciones.

Existe un acuerdo verbal con todos ellos, una especie de pacto de legislatura, en el que Garamendi, por un lado, tendía su mano con cesiones al Ejecutivo y, por otro, para despistar, se mostraba inflexible en puntos muy concretos. Es ese tan traído juego negociador consistente en pactar los acuerdos y, sobre todo, los desacuerdos. Puro instinto de supervivencia para un hombre que tiene que defenderse como gato panza arriba de las injerencias externas y de los golpes palaciegos.

¿En qué podría ceder la CEOE? Primero, aceptando la prioridad del convenio sectorial sobre el de empresa en materia de salarios, y segundo, dando por buena la regulación de la externalización de actividades por parte de la empresa, de tal forma que haya equiparación de sueldos entre los trabajadores de la compañía contratante y la subcontratada. En la ultraactividad, sin embargo, la patronal se muestra remisa a dar su brazo a torcer.

El presidente de la CEOE. (EFE)
El presidente de la CEOE. (EFE)

Un ‘do ut des’ entre Gobierno y empresarios, tú me das por aquí, yo te dejo de asfixiar por allá, que saltaría por los aires si Sánchez cede ante don ‘erre que erre’ Pablo Iglesias y Podemos finalmente entra en el Ejecutivo, hecho cada vez más probable, a pesar de que desde Moncloa se sigue insistiendo en el Gobierno monocolor bajo la amenaza de nuevas elecciones. Unos comicios que, como decía Isidoro Tapia en este diario y en contra de la opinión dominante, no tendrían por qué beneficiar al PSOE, ya que “aunque se fueran por encima de los 140 escaños, cualitativamente su situación no sería muy distinta de la de ahora: seguirían estando lejos de la mayoría absoluta, y seguirían necesitando a Podemos para formar Gobierno”.

La fotografía de Podemos subiendo las escalerillas de Moncloa dinamita la luna de miel de la CEOE con el Gobierno socialista

Por todo ello, a Garamendi se le está quedando cara de Pablo Casado.

El líder de los populares recuerda cómo, nada más hacerse con la presidencia del partido, Sánchez lo recibió en Moncloa para ofrecerle pactos de Estado en cinco materias: crisis catalana, inmigración, papel de España en Europa, violencia de género e infraestructuras. Mientras el líder de los populares se pensaba qué hacer con tal ofrecimiento, el presidente maniobraba por detrás y se hacía la foto con Pablo Iglesias para los Presupuestos.

Ahora, Iglesias parece querer chafar con otra fotografía la luna de miel que el presidente de la CEOE mantiene con el Ejecutivo socialista. Esa instantánea no es otra que la de Unidas Podemos subiendo por las escalerillas de la Moncloa.

Caza Mayor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios