Pedro Sánchez e Iván Redondo: dar cera, pulir cera

Redondo guarda parecido con el señor Miyagi, con un presidente del Gobierno que se ha puesto a dar patadas a instituciones y rivales políticos como jamás antes se había visto

Foto: Pedro Sánchez (i) y su jefe de gabinete en Moncloa, Iván Redondo. (EFE)
Pedro Sánchez (i) y su jefe de gabinete en Moncloa, Iván Redondo. (EFE)

Los analistas políticos gustan de tirar de series de televisión para explicar lo que ocurre en España. Recurren a ‘El ala oeste de la Casa Blanca’ para describir el atrezo de la reunión de Sol entre Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez, y se refieren a Iván Redondo como el Maquiavelo o Rasputín de Moncloa.

Nada más lejos de la realidad. Con quien Redondo guarda más parecido es con el señor Miyagi, y la serie que mejor se amolda al contexto actual es 'Cobra Kai', secuela de 'Karate Kid', con un presidente del Gobierno que se ha puesto a dar patadas a instituciones y rivales políticos como jamás antes se había visto. La última, en el trasero de Felipe VI.

A Sánchez no le gusta gobernar. Lo que le apasiona es el poder, y lo ejerce con puño de hierro y guante de seda. Tan es así que no se le puede negar la eficacia de la estrategia en una sociedad que, más que líquida, se muestra vaporosa y que no solo permite actuaciones al presidente que, en condiciones normales, no se le permitirían, sino que además recibe premio por ello. Aguantará hasta el final de legislatura y, probablemente, tendrá cuatro años más de mandato.

Felipe VI. (EFE)
Felipe VI. (EFE)

Monarquía en el punto de mira: tal y como informa José Antonio Zarzalejos, la ausencia de Felipe VI en la entrega de despachos a la promoción de jueces de 2020, en la sede de la Escuela Judicial en Barcelona, no ha sido por decisión del Rey sino que se debe a un veto del presidente del Gobierno. El gesto pone negro sobre blanco algo que, no por conocido, deja de ser menos grave: la falta de respeto a las instituciones —a la Corona en particular— y el hecho de que la acción de gobierno obedezca a intereses espurios más que a los generales.

La lluvia fina de Podemos en pos de la Tercera República ha ido permeando el magín del presidente del Gobierno hasta detalles como el de la entrega de despachos en Barcelona, que dista mucho de resultar insignificante. Destacadas figuras del PSOE advierten ‘sotto voce’ de la deriva de la formación. Lo hacen en vano. Hace tiempo que el PSOE pasó por el taxidermista para que lo vaciaran por completo.

Miguel Ángel Rodríguez (i), jefe de Gabinete de Isabel Díaz Ayuso, e Iván Redondo. (EFE)
Miguel Ángel Rodríguez (i), jefe de Gabinete de Isabel Díaz Ayuso, e Iván Redondo. (EFE)

Indulto a cambio de Presupuestos: el 31 de octubre de 2019, el presidente del Gobierno aseguraba en una entrevista con Carlos Alsina que los indultos no estaban encima de la mesa. Este miércoles, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, anunciaba que ya estaban en marcha, “que empezarán a tramitarse la semana que viene”, coincidiendo con el inicio de las negociaciones para los Presupuestos. Se trata de un guiño a las fuerzas independentistas ERC y JxCAT para lograr su apoyo y un muy mal gesto para con Ciudadanos.

Lo de Sánchez con Arrimadas es una patada en la cara al estilo grulla. Desde que el uno y la otra firmaran una tregua para negociar los PGE, la líder de Ciudadanos no ha parado de recibir golpes y desplantes del Gobierno, ora con Bildu, ora con ERC y JxCAT, dejándola en una muy complicada tesitura de cara a sus votantes.

Una llave similar a la que ha hecho a Pablo Casado, alimentando la bicha de la Kitchen e inventándose la Ley de Memoria Democrática para dopar a Vox. El aplanamiento, e incluso caída, de la curva del PP y la subida de los de Abascal supone un éxito de Redondo.

La debilidad de las empresas del Ibex: las grandes empresas españolas cotizan en mínimos. Algunas están por debajo del valor en libros. Pero no en los libros de contabilidad, sino en los de la Cuesta Moyano. Telefónica se encuentra por debajo de los tres euros; Santander frisa los 1,5 euros; IAG apenas aguanta el euro. Un mercado a precio de saldo. Moncloa no es ajena a esta debilidad y se vale de ella para ampliar su capacidad de influencia.

Se erige en salvaguarda de accionistas, empresarios y ejecutivos a cambio de protección. Amén de los créditos ICO, que han servido de salvavidas para muchas de ellas, llegarán en breve 140.000 millones de la Unión Europea que se regirán más por el criterio de discrecionalidad que por el de condicionalidad, por muchos controles que quieran levantar en Bruselas.

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado. (EFE)
La fiscal general del Estado, Dolores Delgado. (EFE)

La implosión del Ministerio Fiscal: Luis Navajas Ramos solicitó el archivo de las primeras 20 querellas interpuestas contra los miembros del Gobierno por la gestión de la crisis del covid-19. El teniente fiscal del TS fue criticado en el fondo, por no apoyar la investigación judicial en, al menos, dos asuntos tan sensibles como la falta de material de protección para los médicos y las residencias, y en la forma, pues no solo eximía de responsabilidades al Gobierno sino que lo terminaba alabando. Dijo, literal, que su gestión era “idónea”.

Pues bien, lejos de censurar esta actitud, lo que hará la Fiscalía General del Estado, que dirige Dolores Delgado, en una estrategia finamente urdida para implosionar y controlar la institución, será investigar las denuncias del propio Navajas, quien aseguró que compañeros como la ex fiscal general Consuelo Madrigal trataron de influirle para que no se opusiera a las querellas contra el Ejecutivo.

A la Moncloa le están saliendo bien los experimentos de laboratorio, pero de tanto dar patadas, se le van a terminar rompiendo los tubos de ensayo.

Caza Mayor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios