Es noticia
Menú
El informe de JP Morgan que desmonta a Sánchez Galán
  1. España
  2. Caza Mayor
Nacho Cardero

Caza Mayor

Por

El informe de JP Morgan que desmonta a Sánchez Galán

¿De dónde se saca el capo eléctrico que sus resultados han sido malos después de anunciar un beneficio neto de 2.075 millones de euros en el primer semestre, un 36% más que en el mismo periodo de 2021?

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/José Coelho)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/José Coelho)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Iberdrola ha desencadenado una turbia guerra contra sus rivales con el objeto de ganar la batalla del relato en un momento en que solo se habla de crisis energética, inflación y nuevos impuestos. Lo ha hecho cruzando unas cuantas líneas rojas. En concreto, con una ristra de wasaps e informes apócrifos con los que buscaba desacreditar a Naturgy, Repsol y Cepsa, entre otros, y que enviaba a sus satélites amigos para que se hicieran eco de los mismos, aduciendo el derecho de pernada que ostenta Ignacio Sánchez Galán, pues para algo es el rey del kilovatio y primer ejecutivo de la mayor empresa del Ibex, con permiso de don Amancio Ortega.

Este miércoles, en conferencia telefónica con analistas, el presidente de Iberdrola vino a argumentar lo mismo que unas semanas antes había dicho Antonio Miguel Carmona, uno de sus últimos fichajes para la Corte. A saber: que lo del impuesto energético que el Gobierno va a presentar en las próximas horas no va con ellos, que “las empresas que están obteniendo beneficios extraordinarios son las gasistas y las petroleras, no las eléctricas integradas, como Iberdrola”, que ellos, muy al contrario, están sufriendo un recorte de resultados en España por el encarecimiento del gas y por tener el 80% de la demanda eléctrica vendido a tipo fijo.

Todo ello con el objeto de escaquearse lo más posible de la regulación de los nuevos impuestos extraordinarios para la banca y las energéticas. “Entendemos que están hablando de las petroleras y las gasistas, que representan, insisto, el 75% de la energía vendida”, arguyó Carmona. Ante semejante comentario, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, subrayó ojiplática que el impuesto energético también lo pagarán las eléctricas, asegurando no entender "de dónde saca" Iberdrola eso de que no les va a afectar. Cuanto más decididamente miente uno, más se reafirma en su verdad, dice el coreano Byung-Chul Han, tal vez pensando en el ejecutivo salmantino pese a no tener el gusto de conocerlo.

Foto: Un parque eólico de la localidad vallisoletana de Peñaflor de Hornija. (EFE/Nacho Gallego)

Es JP Morgan quien se ha encargado de desmontar las afirmaciones de Galán en un informe con fecha 27 de julio de 2022. Allí donde el presidente de Iberdrola habla de un mal comportamiento del negocio en España, con una caída del beneficio del 26%, al haber sido penalizado por un mercado muy volátil y, al mismo tiempo, no haber aplicado la subida de precios al cliente final, como sí han hecho sus competidores, el banco norteamericano habla de la “sólida evolución del negocio de generación en España, que ha impulsado el ebitda de la compañía un 2,7% por encima de nuestras estimaciones. En nuestra opinión, las acciones deberían reaccionar bien ante estos resultados”, afirma JP Morgan.

¿De dónde se saca el capo eléctrico que sus resultados han sido malos después de anunciar un beneficio neto de 2.075 millones de euros en el primer semestre, un 36% más que en el mismo periodo de 2021, acaso los mejores números de su historia, y decir que espera acabar el año con unas ganancias de 4.200 millones?

Si los números de España son negativos, dice JP Morgan, es, fundamentalmente, por circunstancias tales como un nuevo conflicto legal con el Gobierno por la devaluación de algunos activos de distribución, que ha obligado a la compañía a provisionar 195 millones, y por la sequía, que ha reducido la producción de electricidad. Dos singularidades que son coyunturales y que no deberían ocultar la evolución óptima del negocio en España. A buen entendedor, pocas palabras bastan. Otra cosa es que la caída de la demanda se acelere, lo que sería preocupante no solo para la eléctrica sino para el conjunto de la economía del país.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/José Coelho)

Por eso de que dos no discuten si uno no quiere, los rivales energéticos prefieren no sacar punta a estos detalles y hacer oídos sordos a las salmodias de Galán. Actúan así para no darle el gusto y porque consideran que está perdiendo el relato político, pues no es lo mismo un sector regulado que depende del BOE, como el eléctrico, donde opera Iberdrola, que otro más o menos liberalizado como el de los hidrocarburos. Naturgy se ha limitado a salirse de Aelec, la patronal eléctrica, por no sentirse representado, mientras que las petroleras se afanan en alejarse del personaje, incluso en Davos, donde los alfiles palaciegos de Sánchez Galán le reservaron el mejor de los asientos, justo enfrente del presidente del Gobierno.

Lo que sí nos gustaría saber es la opinión del emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, principal accionista de Iberdrola con casi un 9% del capital, sobre la campaña orquestada por el salmantino contra el negocio del gas. Lo decimos porque Qatar es uno de los principales productores del mundo, junto con Estados Unidos, y a los ricos, por muy ricos que sean, no les hace gracia que los empleados les hagan la cama por muy reyes del mundo que se crean.

Iberdrola ha desencadenado una turbia guerra contra sus rivales con el objeto de ganar la batalla del relato en un momento en que solo se habla de crisis energética, inflación y nuevos impuestos. Lo ha hecho cruzando unas cuantas líneas rojas. En concreto, con una ristra de wasaps e informes apócrifos con los que buscaba desacreditar a Naturgy, Repsol y Cepsa, entre otros, y que enviaba a sus satélites amigos para que se hicieran eco de los mismos, aduciendo el derecho de pernada que ostenta Ignacio Sánchez Galán, pues para algo es el rey del kilovatio y primer ejecutivo de la mayor empresa del Ibex, con permiso de don Amancio Ortega.

Ignacio Sánchez Galán JP Morgan
El redactor recomienda