La ERC 'punky' allana el camino a Sánchez

¿Apoyar otra investidura de Pedro Sánchez? El eje Madrid-Barcelona llevaba años sin verse. Pero los republicanos podrían virar de estrategia

Foto: El candidato de ERC, Gabriel Rufián. (EFE)
El candidato de ERC, Gabriel Rufián. (EFE)

Una melé de izquierdas se percibe, con afán de pisar moqueta, a juzgar por la estética de algunos de sus protagonistas. "Rufián quiere aparcar su papel de 'punky'. ¡Pues tendrá que hacerlo otro!", ironiza alguien de Esquerra. El diputado está irreconocible. Unos días viste traje, otros proclama su amor por España, y a veces, hasta pediría perdón por el referéndum. Qué será luego. ¿Apoyar otra investidura de Pedro Sánchez? El eje Madrid-Barcelona llevaba años sin verse. Pero los republicanos podrían virar de estrategia tras el 28-A.

"Hay que pensar en ofrecer una utilidad en el Congreso, más allá del discurso de queja y el victimismo", reflexiona un alto cargo de ERC. Es la verdad incómoda que desde hace meses asume su parte del independentismo. Se intuyó de facto en la marcha frente al Supremo. Es decir, que el polo de poder está en Madrid. Ni en Waterloo, ni en las vías unilaterales. Porque el Parlament es el bloqueo. La política del día a día, el activismo. Y la degradación institucional llega al culmen con el juego de pancartas en el balcón del Govern.

Con el viraje posible, ERC emularía quizás a la nueva CiU, en un intento de granjearse esa cuota de poder real en el Congreso y trasladar su hegemonía a Cataluña. "Se preparan para la gestión del malestar", señala un observador externo. Los presos y la autodeterminación cristalizarán por décadas como reivindicación insatisfecha. Por eso, ERC baraja la hipótesis de promover una amnistía legal, que no indulto. Y Podemos, que quiere ser socio preferente de Sánchez, hace guiños a ese referéndum no de independencia —igual, el del Estatut del PSOE e Iceta—.

Pero el giro sobre el papel en Madrid no es monolítico. Eso de serle útil al independentismo es relativo. "Nos presentamos para bloquear la gobernabilidad de España", relata un miembro de Front Republicà. Este 'outsider' del 'procés' competirá en el espacio de ERC y está formado por el ex de Podemos Albano Dante-Fachín, Poble Lliure (facción de la CUP), Piratas y Som Alternativa. ¿Y qué hará Puigdemont? En su decisión para el PDeCAT —si bloquear o no la investidura— estará, tal vez, la verdadera alquimia ganadora de los próximos comicios al Parlament.

Pero el giro sobre el papel en Madrid no es monolítico. Eso de serle útil al independentismo es relativo

Pues lo que pase en Madrid guiará ahora la política catalana, varada por el afán único del 'procés'. La prueba es que referentes destacados desembarcarán aquí el 28-A para luchar por su influencia. Laura Borràs, 'exconsellera' de Cultura; Jaume Asens, exteniente de alcalde de Barcelona; o Inés Arrimadas, jefa de la oposición. Por eso, cada gesto es milimétrico todavía. "Parece que tuviésemos miedo a gobernar", lamenta alguien de ERC, justo la semana en que el Parlament insta a Quim Torra a elecciones o una moción de confianza.

Si bien, el PSOE sería en esta ecuación el mayor factor sorpresa. "Nosotros nos guiaremos según den los números", dicen fuentes Moncloa sobre la política de pactos. "Claro, que podemos tener algunas preferencias", añade. Las encuestas dicen que además de Podemos le faltaría el PNV. "Sabemos que no es difícil. ¿Qué piden?", se figura. Pero no se le escapa al Gobierno la alianza que le gustaría a Europa, y a algunos socialistas. "Vienen tiempos donde la estabilidad económica será importante", dice sobre pactar con Ciudadanos.

¿Y si faltase solo ERC —sin Puigdemont— en la fórmula? Lo mejor para los republicanos sería que en la entente concurriese Podemos —y achicar así a los 'comuns'—. "Pero es un apoyo que van a tener que dar sí o sí a Sánchez", dice un dirigente próximo a Errejón sobre el perjuicio de unos nuevos comicios —lo que dejaría a Iglesias sin ministerio—. Y si la izquierda no es lo que Sánchez tiene en mente, los anhelos de ERC caerán en saco roto. Eso, mientras JxCAT, más cercano a las tesis de ANC y la CUP, afila los colmillos para rentabilizar el desgaste de sus rivales en su arena, que es Cataluña.

Con V de voto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios