Una punzada nostálgica: el Podemos de León de Aranoa ya no es el del 15-M

Los últimos meses han acercado a Podemos a lo que no quería parecerse. Lo hemos visto en televisión. Ahora, en la pantalla del cine, puede verse que el proceso comenzó antes

Foto: Pablo Iglesias, líder de Podemos, en un mitin en la Puerta del Sol.
Pablo Iglesias, líder de Podemos, en un mitin en la Puerta del Sol.

Resulta fácil comprender por qué la política ha venido perdiendo prestigio. Desde que comenzó la crisis, hace ocho años ya, ha crecido la impresión de que buena parte de los acontecimientos que marcan nuestras vidas han tomado forma fuera de los espacios y usos democráticos. De ello se ha nutrido el fenómeno Podemos, una formación que nació audiovisual.

La intuición de que lo político es 'representación' ha venido inculcando en la ciudadanía los hábitos del espectador, como si lo que se decide en el escenario institucional no afectase a la vida. Es la política como una gran sala de cine.

Puede que por eso el público preste más atención a su representante cuando este sale del Parlamento y entra en la cocina de Bertín Osborne. Todo ello sin saber que lo que se dice allí está más cocinado que cualquier debate parlamentario.

Pensar que lo que ocurre entre bambalinas puede desvelarnos el misterio o el sentido de la trama suele acabar encerrándonos en una ilusión y nos convierte en simples mirones. Las preguntas de un grupo de niños a cualquier candidato en televisión no desvelan ningún futuro. Ese no es el campo de la política.

Sin embargo, a veces llega alguien en el momento oportuno, sin guión pero con la voluntad de contar otra cosa. Es la posibilidad de reflejar un tiempo sin red.

Pasa poco. El primer caso fue hace 10 años. Fue entonces cuando comenzó a rodarse el camino de Obama hacia la Casa Blanca desde lo que allí llaman 'backstage'. Aquella cinta se tituló 'By the people', fue producida por Edward Norton y emitida por HBO. Recibió un Emmy y estuvo nominada a dos categorías más.

Una punzada nostálgica: el Podemos de León de Aranoa ya no es el del 15-M

'Política, manual de instrucciones', de Fernando León de Aranoa, va en esa línea, pero es de bastante mayor factura. No es un panfleto, no es publicidad. Es un documental.

Es un esfuerzo para encapsular la vibración de un movimiento. Por eso creo que demanda al espectador algo parecido a lo que plantea cualquier cuadro impresionista: o te quedas en una pincelada o buscas la imagen de conjunto.

Habrá, claro está, quien elija lo primero y se quede con algún puñado de destellos. La tentación de construir categorías a partir de ejemplos siempre ha sido una tentación tan humana como la fascinación por otro ser humano.

Pero también puede darse ese pensamiento más pausado, más rumiado, que es el que surge después del cine. La pregunta es sencilla: ¿Qué acabo de ver?

Una punzada nostálgica: el Podemos de León de Aranoa ya no es el del 15-M

Es el efecto del tiempo. Lo saben bien quienes estuvieron en Sol. Sin el 15-M no habría surgido Podemos.

Estos últimos meses han acercado a Podemos a lo que no quería parecerse. Lo hemos visto en televisión. Ahora, en la pantalla del cine, puede verse que el proceso comenzó antes.

Puede que fuese inevitable, puede que para muchos fuese imprescindible, pero lo cierto es que hasta los más convencidos sentirán la punzada de la nostalgia. La fuerza está en el origen pero el origen está más lejos.

Crónicas desde el frente viral
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios