Día 45. Milagro Merlos: la obsesión nacional con los cuernos tumba al coronavirus
  1. España
  2. Diario de la pandemia
Carlos Prieto

Diario de la pandemia

Por

Día 45. Milagro Merlos: la obsesión nacional con los cuernos tumba al coronavirus

Habíamos dado por perdido hablar de otra cosa que no fuera el virus hasta 2024... Cuando explotó un triángulo amoroso de derechas y España se vino abajo

placeholder Foto: Alfonso Merlos, con una misteriosa mujer. (YouTube)
Alfonso Merlos, con una misteriosa mujer. (YouTube)

Hola amigos, soy José Luis Perales, y usted no lo es. Tengo algo muy importante que decirles. Escuchen:

¿Y cómo es él?

¿En qué lugar se enamoró de ti?

¿De dónde es?

¿A qué dedica el tiempo libre?

Pregúntale

¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?

Es un ladrón que me ha robado todo.

El asunto es el siguiente: periodista (Alfonso Merlos) interviene por videoconferencia en un programa. Desde su casa. Joven semidesnuda aparece de fondo por error (el 'por error' dejémoslo en cuarentena). La espontánea no es su pareja oficial (Marta López, ex 'Gran Hermano') sino Alexia Rivas, una joven periodista del corazón. Todo ello durante la emisión de un programa en YouTube dedicado a incendiar el Gobierno ('Estado de alarma') y presentado por Javier Negre. ¿Les queda claro? A mí tampoco, pero no se habla de otra cosa. ¿Y el coronavirus? Ni está ni se lo espera.

Bienvenidos a los diarios de la pandemia.

Culebrón y cierra España

Primera pregunta: ¿la joven semidesnuda apareció por casualidad o fue un montaje? Hay teorías para todos los gustos, pero el orden de los factores no altera el producto: los protagonistas del culebrón ya han empezado una gira por las teles del 'show business'. Varios ya estaban a sueldo de Mediaset, con que todos contentos, y España entretenida.

'Sábado Deluxe' lo reventó —su mejor audiencia en siete años— con su especial sobre el triángulo amoroso. Pedro Sánchez salió en la tele a esas horas a explicar la desescalada, pero el pueblo quería ver el 'merlosgate'. Algo así como: "Pedro, cuenta lo que quieras sobre el coronavirus, pero cuéntalo rápido, que queremos ver lo otro".

El otro día, alguien tuiteó un artículo mío sobre Pablo Casado y el coronavirus; la primera respuesta fue: EL 'LISENCIADO' MERLOS ESTÁ CONFINADO CON UNA CHAMACA. Es decir: nos dan igual vuestras mierdas sobre el covid-19, centraros en lo importante, por favor.

Hasta el pueblo de izquierdas está entregado al 'merlosgate'. El pueblo que tantas veces se burló del 'cuore'. O cuando desfogar del confinamiento puede más que la superioridad moral. Por fin el consenso entre las dos Españas. ¿Cómo es posible? Porque el caso lo tiene todo: infidelidades, periodistas carpetovetónicos, videoconferencias estrepitosas, ataques al Gobierno, arribistas, moralina y parné. La cuarentena convertida en una mezcla de 'Benny Hill', 'La regenta' y 'Nightcrawler'. Al fondo: la obsesión nacional por los cuernos, capaz de arrasar hasta con el covid-19. Es el Milagro Merlos.

Jorge Javier, a lo suyo

Que Jorge Javier Vázquez es el mejor presentador de España está fuera de discusión hace años. Jorge Javier se dedicó a hacer lo que mejor sabe en 'Sábado Deluxe': malmeter. Con gracia y sin piedad. Con sus recursos clásicos: réplicas ingeniosas, preguntas perversas e ironías ideológicas. En su salsa.

La agenda política de 'Estado de alarma' no salió bien parada del programa: se airearon las pullas privadas entre Merlos y Negre ("¡Es la descomposición de la derecha mediática!", clamó Jorge Javier), se dejó caer que Merlos también se había liado con otras celebrities (¡'habemus' cuadrángulo!) y Jorge Javier preguntó a Marta López si no estaba pensando en hacerse de izquierdas tras todo esto...

Eso sí: dado que 'Estado de alarma' vive del ruido y el escándalo, ni tan mal la publicidad gratuita.

La otra Transición fallida

En España, nos despedimos de la normalidad mediática con los cuernos de Fani en 'La isla de las tentaciones', y hemos vuelto a ella con los cuernos de Merlos. Los dos grandes espectáculos televisivos del año. Entre medias: el covid-19. El coronavirus es lo que pasa en España entre cuernos y cuernos. No puede ser casualidad.

El coronavirus es lo que pasa en España entre cuernos y cuernos

Con la llegada de la democracia, llegaron las libertades sexuales, pero el marco mental no se movió tanto. Fue aprobarse la Ley del Divorcio (1981) y renovarse la obsesión con los cuernos, con el espectacular triunfo de los himnos cornudos de Perales ('¿Y quién es él?'), Pimpinela ('Olvídame y pega la vuelta') y Raffaella Carrà —'¡Qué dolor! (una mujer en el armario)'—, que conquistaron el imaginario nacional, como cuenta el libro '¿Qué me estás cantando?'.

Y ahí seguimos. Con distintas modalidades. Si Perales presentó en sociedad al nuevo hombre blandengue, capaz de asumir los cuernos con deportividad desarmante, uno de los relatos imperantes del 'merlosgate' desprende un aire moralista clásico, muy del gusto del 'cuore patrio', o cuando el señor que engaña es un caballero y la fulana es la amante.

Foto: El Fary y Perales. (Montaje: EC) Opinión

Estado de odio

'Estado de alarma' es un programa monotemático sobre hostiar a Sánchez. La sutileza no es su fuerte. El único requisito es echar pestes del Gobierno desde la derecha 'hardcore', igual que el único requisito para hacer 'balconing' en Magaluf es ser inglés y estar borracho. Nada que objetar a la especialización. Es su cultura y hay que respetarla.

Gracias a que se han puesto en la primera línea del astracán contra el coronavirus, España lleva el confinamiento un poco mejor

Pero si el reto de tumbar a Sánchez ya era complicado, ahora han subido la apuesta: derribar el Gobierno al tiempo que mantienes una doble vida con una ex 'Gran Hermano' y una aspirante a reina de corazones. Todo ello sin salir de casa. ¿Quién dijo que ser periodista recio de derechas no era algo agotador?

No obstante, la derecha de la derecha debería reflexionar sobre el quilombo: ¡no saben mantener un triángulo amoroso sin liarla y quieren gestionar un país! Vamos hombre.

Y seguimos con los chistes: es cierto que Venezuela es un caos, ¿pero hay más confusión allí que en la vida sentimental de Merlos, en la brújula vital de Alexia, en la carrera de Negre o en lo que están dispuestos a hacer los tres por seguir en el candelero? Dudoso. Pero se lo vamos a perdonar, porque se han puesto en primera línea del astracán contra el coronavirus, y España lleva el confinamiento mejor gracias a ellos. Eso no se paga con dinero, pero si hay que pagar dinero, se paga. Respeto máximo.

Aún no ha pasado por los grandes platós, pero Alfonso Merlos ya ha dejado una frase para la posteridad: "Nada se corresponde con la realidad". Se supone que se refiere a que él ya no salía con Marta López cuando le puso los cuernos, algo que ella niega, pero prefiero pensar que se refiere a la historia en su conjunto. Nada se corresponde a la realidad: ni la aparición de la mujer desnuda, ni los contenidos de 'Estado de alarma', ni las cifras del Gobierno sobre el virus ni nada de nada. No obstante, en beneficio de todos los confinados de España, el 'show' debe continuar.

Para acabar este artículo sobre cuernos y mentiras en lo más alto, dentro Raffaella Carrà:

Y el caradura quería que mi amiga creyera

que sintió mucho frío y que vino el doctor

y que después de mirarle le extendió su receta

y le dejó a la enfermera que le dé calor

ay, ay, ay, ay (qué dolor, qué dolor)

una mujer en el armario (qué dolor, qué dolor)

[Pinche aquí para ver los artículos anteriores]

Coronavirus