Los plagios del exalcalde de Algeciras

“Se coge antes a un mentiroso que a un cojo”

Foto: A la izquierda, el exalcalde de Algeciras Patricio González. (Ayuntamiento de Algeciras)
A la izquierda, el exalcalde de Algeciras Patricio González. (Ayuntamiento de Algeciras)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Lección para un exalcalde de Algeciras: existe un refrán antiguo para el plagiador. Es el mismo refrán que se aplica a los mentirosos, ese que dice que “se coge antes a un mentiroso que a un cojo”. ¿En esta era digital puede alguien plagiar un artículo, publicarlo y difundirlo por sus redes sociales, pensando que está muy lejos de la fuente original y nadie se dará cuenta? Ese es el error, craso error que ha cometido Patricio González, que fue alcalde de Algeciras, con el Partido Andalucista, y que ahora se dedica, según él mismo dice en su perfil de Facebook, “a escribir artículos de prensa, novelas, programas de radio y conferencias”. Pues bien, la pasada semana, al exalcalde algecireño debió gustarle tanto uno de los artículos publicados en El Confidencial que, ni corto ni perezoso, lo transcribió literalmente, le puso su firma y se lo publicaron como propio.

Al día siguiente, lo compartió con sus amigos (más de 5.000) en su perfil de Facebook. Luego, otros lo difundieron en la misma red: “Brillante artículo de Patricio González que comparto”. Ahí está el error del plagiador, en su codicia. Por eso acaban siendo patéticos, como aquella diva de la televisión que quiso trascender del plasma, hacerse un hueco en las estanterías, alcanzar una reputación en el mundo de la literatura… Hasta que un día se descubrió que no era ella quien escribía los libros que firmaba, sino que tenía un ‘negro’ contratado para esos menesteres.

Y que, a su vez, tampoco el ‘negro’ los escribía, sino que los plagiaba. ¿Cabe mayor ridículo que ese al que tuvo que enfrentarse Ana Rosa Quintana? Lo mismo le ha ocurrido al exalcalde de Algeciras: ¿no podía conformarse con los lectores que ya tenía, que seguían sus artículos? Pues no, así que cogió un artículo de Javier Caraballo, le cambió el título, le puso su firma y lo envió a la imprenta. Como en la maravillosa película ‘Amanece que no es poco’, solo cabría preguntarle: “¿Es que no podía usted haber plagiado a otro? ¿Es que no sabe usted la difusión que tiene El Confidencial en toda España?”.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios