Loading

Loading

¿El ministro de Política Territorial emulará a san Alfonso de Ligorio?
  1. España
  2. Islas Canarias
Jaime Pérez-Llombet

Con siete puertas

Por

¿El ministro de Política Territorial emulará a san Alfonso de Ligorio?

Ángel Víctor Torres podría estar aspirando a la bilocación, a la capacidad de estar presente simultáneamente en dos lugares diferentes: Madrid y Canarias. Torres lee mucho, así que conocerá las crónicas de la muerte de Clemente XIII

Foto: El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres. (EFE/Javier Lizón)
El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres. (EFE/Javier Lizón)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Siguiendo los pasos de San Alfonso María de Ligorio, el ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres, podría estar aspirando a la bilocación, a la capacidad de estar presente simultáneamente en dos lugares diferentes, en su caso, en Madrid y Canarias. Torres escribe bien y lee mucho, así que conocerá lo que cuentan las crónicas del fallecimiento de Clemente XIII, y de cómo San Alfonso María de Ligorio se bilocó para poder atender al Papa.

El ministro debe tener nociones de lo que cuentan que ocurrió, y, quizá, también la tentación de emular al santo, en la necesidad de ser ministro sin dejar de ser secretario general del PSOE canario —en lo que sería una bilocación de libro—. En ese objetivo, es muy posible que la experiencia paranormal que se le atribuye al santo inspire a Ángel Víctor Torres.

El Papa murió el 2 de febrero de 1769. Según algunos testigos, mientras Clemente XIII agonizaba, un hombre, al que no habían visto antes por pasillos o recintos, estuvo en las estancias para atenderlo. A finales de enero de ese mismo año, coincidiendo con los últimos días del Papa, San Alfonso, postrado en la cama, fue cuidado por sus hermanos. Cuando despertó les dijo que había estado asistiendo a Su Santidad mientras el Papa agonizaba. Ya descansa en Dios, no le fui más necesario, dijo a sus cuidadores.

Foto: El puente de diciembre anima a muchas personas a viajar (Europa Press/Alberto Ortega)

Inicialmente, atribuyeron el comentario a las alucinaciones propias de su estado, pero poco después llegó un mensaje al monasterio informando de la muerte de Clemente XIII y en las investigaciones posteriores dieron con testigos, tanto en el Vaticano como en el propio monasterio, que aseguraban haberlo visto en uno y otro sitio, constatando —según los narradores— que San Alfonso María de Ligorio estuvo al mismo tiempo en ambos lugares, postrado en el monasterio y cuidando al Papa en el Vaticano.

En la delgada línea que une o separa a las creencias de los fenómenos paranormales o, en su caso, de los relatos cortos de la época, asoma un ejemplo de bilocación —estar en dos sitios al mismo tiempo— que puede inspirar, y animar, al ministro de Política Territorial. Sea creyente o no, agnóstico o no, ateo o no, si Torres conoce y da por bueno lo que se cuenta que pasó en 1769, y, yendo más lejos, hace suyo el mantra de cabecera del presidente, el ministro hará de la necesidad virtud e intentará emular al santo para poder estar en Madrid y en las Islas al mismo tiempo, y, de esa forma, ser ministro sin dejar de ser secretario general y cabeza de cartel —para lo que venga— en un futuro que la legislatura dictará inminente, cercano o lejano.

El fenómeno de la bilocación se mueve mejor en el ámbito de la religiosidad que en las aguas revueltas de los partidos. Con seguridad, Torres es consciente de que, si bien la política tiene mucho de maquinación vaticana, no le será fácil bilocarse para capear con los negociados de su departamento —especialmente inflamable, dado el contexto— sin dejar de hacer política en Canarias. Y al revés.

placeholder Los ministros de Industria y Turismo Jordi Hereu Boher, Agricultura, Pesca y Alimentación Luis Planas y Política Territorial y Memoria Democrática Ángel Víctor Torres. (EFE/J.j. Guillen)
Los ministros de Industria y Turismo Jordi Hereu Boher, Agricultura, Pesca y Alimentación Luis Planas y Política Territorial y Memoria Democrática Ángel Víctor Torres. (EFE/J.j. Guillen)

No le será sencillo tener presencia en el día a día de lo regional sin que esa dedicación desemboque en ausencias o sacrificios de agenda en sus cometidos ministeriales. La bilocación no se deja alcanzar fácilmente. Aunque la política transita a ratos por lo paranormal, se puede llegar a estar en dos sitios al mismo tiempo, pero no todo el tiempo en dos sitios. Más pronto que tarde la pretendida bilocación termina provocando que en el intento de estar en dos sitios se acabe estando en ninguno. A los discursos les pasa algo similar. Si se tienen dos discursos, al final, si no al principio, la penitencia es que a oídos del electorado no se tiene discurso, esto último fue lo que ocurrió, entre otros casos, con Ciudadanos.

El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática debe sacudirse la tentación de la bilocación. Es razonable que no quiera difuminarse como secretario general del PSOE canario o que aspire a no dejar de ser en la política regional, pero la carga de trabajo de su ministerio anuncia que la aspiración de estar en dos sitios al mismo tiempo es una opción que la realidad le niega o negará en breve. Es más que probable durante las primeras semanas al frente del Ministerio caiga en el espejismo de la bilocación posible, ficción a la que contribuirá la tregua navideña.

Foto: El líder de los socialistas canarios, Ángel Víctor Torres, en la tribuna de invitados del Congreso durante el debate de la investidura, antes de anunciarse su nuevo cargo como ministro. (EFE/Javier Lizon) Opinión

Será flor de un día. Cuando la legislatura más explosiva de las últimas décadas eche a andar, pero, ya en serio, allá por el ocho de enero, a Ángel Víctor Torres se le hará cada vez más complicado encontrar los espacios temporales que requiere seguir estando en las Islas sin estar, y si bien su departamento es el competente para seguir de cerca la agenda canaria puede pasarle factura que otras comunidades autónomas le afeen su dedicación, si no exclusiva si excesiva, a las cosas del archipiélago. Qué decir del complejo equilibrio que requiere hacer oposición al Gobierno canario siendo ministro.

No sería la primera vez que un dirigente canario se sienta en el Consejo de Ministros sin dejar de ejercer como líder regional, lo sabe José Manuel Soria. Ambos casos no son comparables, o sí. Por partes. Ministros, sí. Secretarios generales de sus respectivos partidos en Canarias, sí. Sin embargo, no es lo mismo. El PP canario de aquellos años se parecía poco o nada al PSOE de ahora; aquel ordeno y mando no permite paralelismos con los malabarismos, discretos pero reales, de los socialistas de las distintas Islas.

Cuando Ángel Víctor Torres caiga en que la bilocación no es posible porque su agenda ministerial apenas le deja un respiro, entonces, no antes, pero tampoco más tarde, tendrá que dejar que sea otro, u otra, quien lidere el relato, el día a día y el protagonismo de su partido islas adentro, en el mar de fondo de la política regional. Torres debe aceptar cuanto antes que tiene al alcance de la mano trabajar para ser un buen ministro, pero que emular a San Alfonso María de Liborio, pretendiendo el imposible de la bilocación, puede arrastrarlo al error de estar en ninguna parte por empeñarse en estar en dos sitios al mismo tiempo.

Siguiendo los pasos de San Alfonso María de Ligorio, el ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres, podría estar aspirando a la bilocación, a la capacidad de estar presente simultáneamente en dos lugares diferentes, en su caso, en Madrid y Canarias. Torres escribe bien y lee mucho, así que conocerá lo que cuentan las crónicas del fallecimiento de Clemente XIII, y de cómo San Alfonso María de Ligorio se bilocó para poder atender al Papa.

Noticias de Canarias Canarias
El redactor recomienda