La historia de Luis o la lenta degradación de las dos 'pes'
  1. España
  2. Los tártaros
Ángel Alonso Giménez

Los tártaros

Por

La historia de Luis o la lenta degradación de las dos 'pes'

El tesorero más famoso de España está dispuesto a destrozar el pasado, presente y futuro del Partido Popular. Su imagen. Su logo. La primera y la segunda 'p'

placeholder Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

Luis Bárcenas se ha hecho fuerte siete años y medio después. El ánimo que le dio su antiguo jefe, un expresidente del Gobierno llamado Mariano Rajoy, le sirvió durante un tiempo, quizá demasiado tiempo. Ya no. El tesorero más famoso de España está dispuesto a destrozar el pasado, presente y futuro del Partido Popular. Su imagen. Su logo. La primera y la segunda 'p'. Y lo hará por Rosalía, por 'Rosa'.

El escrito que ha presentado a la Fiscalía Anticorrupción para expresar su voluntad de colaborar contiene pasajes propios de una historia de amor. La verdad es que Bárcenas no cesa de inspirar la creatividad ajena. Al actor Alberto San Juan y al dramaturgo Jordi Casanovas les inspiró para hacer una obra de teatro llamada 'Ruz-Bárcenas', sobre el interrogatorio del juez al acusado llevado a cabo en 2013.

Bárcenas: ''Rajoy destruyó personalmente la contabilidad B sin saber que yo guardaba copia''

El texto mencionado podría generar un efecto similar gracias a fragmentos como este: "Llevo privado de libertad casi cuatro años y medio, y esta situación hace que uno piense en los errores que he podido cometer y el mal que he podido inferir a la sociedad fruto de una España en la que todo valía. Soy consciente de estos errores, y del dolor infringido (sic) en mi mujer y en mi hijo. Un sufrimiento de los que no son merecedores". Añade poco después que por esto, y por más motivos, colaborará con la Justicia a partir del lunes, cuando previsiblemente comience el juicio de la caja B, si no se aplaza.

Así empezó todo...

La última década del PP es asombrosa. Estalla en su interior el escándalo de corrupción más importante desde su fundación y, a pesar de todo, a pesar de las innumerables noticias sobre imputaciones, juicios y dimisiones, logró en noviembre de 2011 el segundo resultado electoral más holgado de la democracia, tras el de Felipe González en 1982. Rajoy alcanzó la presidencia del Gobierno al galope de 186 diputados, una barbaridad.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

En 2009, empezaron los problemas. La causa Gürtel dio lugar al caso Bárcenas, y a partir de entonces España conoció a un señor alto y cachas, con unas patillas tremendas y cara de malas pulgas. Bárcenas siempre entraba en escena a toda velocidad, perseguido por periodistas, camino del juzgado. Este redactor casi se escoña en una de esas, en los pasillos del Senado, pues ahí donde le ven, el tesorero fue también senador. Un compañero, en un hotel de Sevilla, tras un mitin, directamente tropezó con una mesa cristal, tal era la marabunta que se formaba a su paso.

La presión se hizo tan asfixiante que Mariano Rajoy diseñó con María Dolores de Cospedal y con Javier Arenas un plan para separarse de Bárcenas y quitarse 'el marrón'. El líder del PP estaba embarcado en un periplo de éxito político gracias al naufragio de la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero. Esa "España en la que todo valía", de cochazos en los garajes y segundas casazas en la playa, se estaba yendo al garete. Un cabreo social se iba fraguando y eso el PP lo aprovechó de maravilla porque al final ni Correa ni el Bigotes ni Bárcenas pudieron apartarle de la victoria electoral. El tesorero tardó en dimitir unos meses.

Foto: Mariano Rajoy se dirige al Congreso en una imagen de archivo. (EFE)

Se convirtió, pues, en extesorero y debió enfrentarse a un viaje judicial largo y farragoso, mientras Rajoy seguía a bordo de una nave victoriosa y Zapatero se enredaba con la gestión de la crisis. Con todo, el presidente de los populares procuró dar afecto a quien fue de su total confianza, y así, el diario 'El Mundo' publicó en julio de 2013 el archiconocido SMS: "Luis, sé fuerte".

... Y así avanza la descomposición

A Bárcenas le descubrieron la millonada que tenía en Suiza, y gracias a Bárcenas se ha sabido la millonada que ha recibido el PP. La primera fase del caso Gürtel provocó una moción de censura exitosa, y por ella está Pedro Sánchez en la Moncloa. Dentro de poco comenzará la caja B, es decir, "la contabilidad extracontrable", como la bautizó el propio extesorero, y más en concreto, la financiación de la sede. ¿Qué pasará?

Es ahora cuando Bárcenas quiere tirar de la manta. Juró y perjuró que si su mujer entraba en la cárcel, actuaría. Hoy, está presa en Alcalá-Meco. En el escrito presentado a Anticorrupción, lo deja cristalino: el "sentimiento de culpabilidad" que le angustia es lo que le llevará a desvelar los tejemanejes de la dirección de un partido que conoció de cabo a rabo, pues, como recuerda en el texto, desempeñó las funciones de gerente desde 1990 a 2008, y luego de tesorero un año más.

Es ahora cuando Bárcenas quiere tirar de la manta. Juró y perjuró que si su mujer entraba en la cárcel, actuaría. Hoy, está presa en Alcalá-Meco

Contará, o eso parece, cómo representantes de diferentes empresas entregaban sobres con mucho dinero a quien fuera su jefe, Álvaro Lapuerta, bien en el despacho, bien en los restaurantes de la zona de Génova. Contará, o eso parece, cómo se pagó la remodelación de la sede. Contará, eso parece, una hipótesis demoledora: que "desde 1982 existió un sistema de financiación con percepciones en B a través de donativos".

Desenlace

La salida judicial de este embrollo está por verse. También la política. En el PP, intentan reafirmarse en que aquello ya sucedió. Es indudable. Al líder actual, Pablo Casado, no se le puede reprobar connivencia con Bárcenas. A nadie de su dirección, presuntamente, se le puede atribuir relación alguna con los hechos que en la Audiencia Nacional se van a describir.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, este martes durante un acto de la campaña del 14-F en Figueres. (EFE) Opinión

Sin embargo, la onda expansiva amenaza con diluir aún más las dos letras del logotipo del partido. Algunos altos cargos de la formación han padecido directamente la corrosión de la corrupción. Alberto Núñez Feijóo hace estrategia electoral sin las siglas del PP porque tiene comprobado que en un sector de la población no sientan demasiado bien. Un destacado mandatario autonómico me contó hace tiempo, antes de embarcarse en una campaña, que prescindiría del logotipo en cada acto porque era la única manera de interesar a quienes ven su partido como aquellos teléfonos de rueda: los jóvenes no saben lo que es y los cuarentones tan solo sienten nostalgia.

Vienen malas semanas para el PP. Peores aún para su marca.

Por un periodismo responsable

El Confidencial nació hace 20 años con el objetivo de defender el derecho de los ciudadanos a la verdad. Hoy, ese principio es más necesario que nunca. ¡Conócenos!

Luis Bárcenas se ha hecho fuerte siete años y medio después. El ánimo que le dio su antiguo jefe, un expresidente del Gobierno llamado Mariano Rajoy, le sirvió durante un tiempo, quizá demasiado tiempo. Ya no. El tesorero más famoso de España está dispuesto a destrozar el pasado, presente y futuro del Partido Popular. Su imagen. Su logo. La primera y la segunda 'p'. Y lo hará por Rosalía, por 'Rosa'.

Luis Bárcenas Adjudicaciones Partido Popular (PP) Mariano Rajoy Javier Arenas