Ayuso: del "infectódromo" del 8-M al "geriatricidio" pasando por 'Sálvame Deluxe'

"A usted, señor Gabilondo, siempre le pondría un 10. El problema es la otra alma del PSOE, el que está en la Moncloa, que representa a un Gobierno en el que dejé de creer"

Foto: Ayuso, durante el pleno de la Asamblea de Madrid, con Gabilondo al fondo con mascarilla. (EFE)
Ayuso, durante el pleno de la Asamblea de Madrid, con Gabilondo al fondo con mascarilla. (EFE)

"Madrid ha estado muy sola. Lo diré hasta el final de mis días". La presidenta de la Comunidad de Madrid, de luto riguroso, ha comparecido en una Asamblea de Madrid medio desierta por el coronavirus para dar cuenta de su gestión en la región que ha sido epicentro de la pandemia. E Isabel Díaz Ayuso ha vuelto a demostrar que su enemigo no está en Vallecas sino a unos cuantos kilómetros, en la Moncloa. "A usted, señor Gabilondo, siempre le pondría un 10. El problema es la otra alma del PSOE, el que está en la Moncloa, que representa a un Gobierno en el que dejé de creer".

Ayuso miraba a Ángel Gabilondo pero atacaba sin descanso a Pedro Sánchez, "que no ha tenido ni un gesto de humanidad" con la Comunidad de Madrid. La presidenta, que por la mañana había respondido de manera individual a Vox, Podemos y Más Madrid, se reservó la tarde para reivindicarse como la "perseguida" por Sánchez, "por sus periodistas activistas pagados por televisiones rescatadas con dinero público" y hasta "por el que retuerce el CIS". "Si usted hubiera visto lo que yo he visto de su partido estos días, se borraba", le espetaba a Gabilondo. "Me piden pactos con vídeos de ataúdes y mofándose de mí porque he ido a una misa"... Ayuso se desfogaba contra Sánchez mientras repartía lisonjas para el líder de la oposición, que aguantaba estoico mirando papeles.

"Si usted hubiera visto lo que yo he visto de su partido estos días, se borraba", le espetaba a Gabilondo, "mofándose de mí por ir a una misa"

Toda su intervención en respuesta al PSOE madrileño la dedicó a Sánchez, sus test 'fake', las adjudicaciones, los respiradores, las conferencias sin preguntas, las mascarillas defectuosas... Tanto recordó la gestión de Moncloa que se le olvidó hablar de lo que había hecho su Gobierno, errores incluidos. La presidenta madrileña llegó al techo de sus reproches cuando acusó a Sánchez de aislar Madrid y de intentar "marcar a los madrileños como los apestados; los que íbamos a contaminar, los de Madrid; los muertos, los de Madrid, y los aplausos, de toda España". Eso sí, tras la retahíla de reproches, miraba a los ojos de Gabilondo: "No se trata de usted, sí del partido que le acompaña...". No eres tú, soy yo...

El portavoz del PSOE-M en la Asamblea autonómica, Ángel Gabilondo. (EFE)
El portavoz del PSOE-M en la Asamblea autonómica, Ángel Gabilondo. (EFE)

El líder de los socialistas madrileños acababa de tener una intervención de las suyas, conciliadora y académica, es decir, plomiza y que arrancó escasos aplausos en una Cámara semivacía por el distanciamiento. Gabilondo pidió "propiciar puntos de encuentro por respeto a los fallecidos", y reconoció que Ayuso y su Gobierno "han trabajado con intensidad y nunca le echaré en cara los errores que sin duda ha habido", pero también exigió un pacto de reconstrucción, respeto a las siglas del PSOE y contar con los grupos de la oposición porque "no somos una consultora".

Ayuso le agradeció el tono y prosiguió con sus reproches al inquilino de la Moncloa, y no dudó en señalar a la ministra Margarita Robles —"me encantó y me ha sorprendido, y le pido ayuda para honrar a los muertos con el Ejército este 2 de mayo"— como otra de los socialistas 'salvables'. Parece que la estrategia de señalar a los 'buenos' en las filas de los enemigos —como hacen desde la izquierda con el alcalde Almeida— va extendiéndose.

Destituir a Reyero por las residencias

Por la mañana, Ayuso había tenido su rifirrafe con la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, que acusó al Gobierno madrileño de cometer un "geriatricidio" en las residencias de Madrid y exigió la dimisión del consejero de Asuntos Sociales, el político de Ciudadanos Alberto Reyero, si antes no le destituía la presidenta. Los ataques de Vox tuvieron el efecto contrario: la defensa pública de Ayuso a su consejero naranja... cuando ha sido diana de las críticas del PP desde hace más de un mes. Defendió otra vez "el milagro de Ifema", que "apaga" sus luces este viernes pero dejará bajo tierra "300 kilómetros de tuberías para suministro de oxígeno" por si, ojalá no, un rebrote obligara a montarlo de nuevo.

Ayuso: del "infectódromo" del 8-M al "geriatricidio" pasando por 'Sálvame Deluxe'

A Más Madrid, como al resto de la izquierda, Ayuso les reprochó que todos animaran "a acudir al infectódromo del 8-M", la manifestación que, según la presidenta, aceleró todo y facilitó los contagios, y "a la que había que ir aunque nos costara la vida". "Yo no culpo al 8-M, porque también hubo otras aglomeraciones, pero esto fue un auténtico festival del virus, porque no se hizo caso de las alertas ni de lo que pasó en China, y Sanidad nos decía que esto era como una gripe". Y volvió a defender —frente a las acusaciones de los recortes y las cifras de la inversión en la Sanidad pública— las políticas sanitarias de sus predecesoras.

A Jacinto Morano, portavoz de Unidas Podemos —que por la mañana había propuesto un impuesto a los ricos madrileños para recaudar 3.000 millones y por la tarde seguía muy preocupado por la frivolización de la presidenta, que defendió que a los niños sin recursos se les dé pizza y sándwich del Rodilla una vez a la semana "porque les gusta"—, no le contestó si los contratos de los sanitarios reclutados en lo más duro de esta epidemia van a ser renovados. "Tengo que ver la situación económica de la Comunidad de Madrid. No me va a acorralar en un sí o en un no para echarme encima a los profesionales de la Sanidad". Pues eso, que los contratos de todos esos profesionales siguen en el aire.

Para reprochar los ataques de Ayuso a líderes nacionales, el diputado morado pasó "de Hegel a Jorge Javier: ¡qué tiene que ver Iglesias en esto!"

Y el político morado acabó en su turno de réplica describiendo lo que todos pensaban y ninguno decía. Para Morano, la respuesta de Ayuso a Gabilondo, "comportándose como la jefe de la oposición del Congreso de los Diputados" le recordó "a Esperanza Aguirre cuando le movía la silla a Rajoy. Usted se lleva bien con Casado, pero ya sabe lo mal que le salió a Aguirre". Lástima que para reprochar la estrategia de Ayuso de atacar a los líderes nacionales, el diputado morado pasara después "de Hegel a citar a Jorge Javier Vázquez: ¡qué tiene que ver Iglesias en esto!". Lo que confirma que el presentador de 'Sálvame' se ha convertido en el nuevo referente del antifascismo en este país.

Luna de Papel
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios