Historias del enchufismo andaluz

La Fiscalía encontró en la fundación de la universidad malagueña decenas de enchufados, primos, yernos, hermanos, pero no pudo hacer nada porque se nutría de fondos privados

Foto: La consejera de Educación de Andalucía, Adelaida de la Calle. (EFE)
La consejera de Educación de Andalucía, Adelaida de la Calle. (EFE)

A veces, el enchufismo en Andalucía se desborda. Enchufismo o, para ser más exactos, nepotismo, que ese es el término exacto que se ha reservado para los familiares que acceden a cargos públicos, o a empleos públicos, por su relación de parentesco con alguien de la Administración. El patrón que jugaban los Papas medievales cuando designaban a su sobrino cardenal, el llamado entonces ‘cardenal nepote’, lo juegan ahora los partidos políticos que se hacen hegemónicos, poderosos, incontestables allí donde gobiernan.

Es el caso del PSOE de Andalucía, y está tan arraigada la práctica que, en ocasiones, se desborda y supera a la propia Administración. Le ha sucedido, por ejemplo, a la consejera de Educación andaluza, Adelaida de la Calle, que ha tenido que paralizar en Sevilla la designación de varias plazas de profesores al descubrirse que muchas de ellas se resolvían ‘a dedo’. El jefe del Servicio de Inspección colocó a su hija como profesora en un centro de adultos, a pesar de que su hija no era ni maestra ni funcionaria ni tampoco interina, y ahí estalló todo el escándalo. Empezaron a salir más casos y una diputada del Partido Popular, Patricia del Pozo, dijo entonces que aquello era solo ‘la punta del iceberg’, porque en realidad se trataba de una práctica generalizada. Y un sindicato de Educación, Ustea, añadió que estas irregularidades, aunque no tuvieran relevancia penal, estaban “en la misma línea de corrupción que los ERE o los cursos de formación”.

Nada supera en espectacularidad a los cargos fantasma. Como el caso del tipo que fue director del Centro de Flamenco sin que él mismo lo supiera

En fin, que solo con el interesante detalle de que fuera el jefe del Servicio de Inspección el que colocara a su hija se obtiene una idea precisa de la cosa. Porque, en realidad, a lo mejor el tipo en cuestión lo único que se limitó a hacer con su hija fue imitar la práctica extendida en el magma andaluz. De hecho, la propia consejera que ahora ha abierto una investigación para atajar el nepotismo que se le ha desbordado ha estado investigada durante mucho tiempo por su nepotismo cuando era rectora de la Universidad de Málaga.

La Fiscalía encontró en la fundación de la universidad malagueña decenas de enchufados, primos, yernos, hermanos, pero no pudo hacer nada porque, al tratarse de una fundación que se nutría de fondos privados, de Unicaja en concreto, no podía actuar penalmente. En el auto de archivo, de principios de este verano, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le daba carpetazo al asunto, al mismo tiempo que dejaba claro lo que sucedía en aquella fundación que dirigía, precisamente, un yerno de Adelaida de la Calle, la consejera de Susana Díaz que antes fue rectora: existe —decía el fiscal— “un generalizado nepotismo en la contratación laboral absolutamente inaceptable en una entidad cuyos fines y actividades sobrepasan el ámbito meramente privado para adentrarse en el territorio de lo público, por más que su régimen jurídico siga rigiéndose por el derecho común”.

Por ejemplo, la peculiaridad del puesto de director de la Filmoteca de Andalucía, que se cubría por duplicado pero solo una persona trabajaba como tal

En cualquier caso, en las historias del enchufismo andaluz nada supera en espectacularidad a los cargos fantasma. Aquí ya se contó el caso del tipo que fue director durante tres años del Centro Andaluz de Flamenco sin que él mismo lo supiera, aunque le llegaban mensualmente sus 2.000 euros de salario. El origen de ese caso merece la pena repetirlo. Lo localizaron unos periodistas y lo llamaron por teléfono: “¿Usted fue director del Centro Andaluz de Documentación del Flamenco?”, le preguntaron. “¿Qué? ¿Qué es eso? ¿Eso dónde está?”, respondió el afectado. “Pues está en Jerez. Ha sido usted director varios años, aparece en el organigrama. Lo fue, pero ya no lo es”.

Al final, de todas formas, el juez acabó archivando el caso contra el afectado, al entender que el ‘fantasma’ no era responsable de la posible ilegalidad en su nombramiento. Pero siguieron las investigaciones en la Consejería de Cultura, que por etapas ha sido también la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, y han aparecido otros ‘cargos fantasma’ igualmente llamativos. Como, por ejemplo, la peculiaridad asombrosa del puesto de director de la Filmoteca de Andalucía, que se cubría por duplicado: dos personas en el mismo cargo, las dos cobraban, pero solo una trabajaba como tal.

Luciano Alonso en 2015. (EFE)
Luciano Alonso en 2015. (EFE)

Esta misma semana, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) Miguel Pascuau Liaño, que instruye este caso, ha ordenado continuar el procesamiento contra el predecesor de Adelaida de la Calle, el socialista también malagueño Luciano Alonso, por “indicios de prevaricación en el nombramiento de tres directores”, el citado del Centro de Flamenco y dos más de la Filmoteca. Lo interesante de la Filmoteca, además de que se nombraban por pares, es que uno de ellos, el fantasma, también era un 'nepote', un familiar de alguien influyente, quiere decirse. Al primero que nombraron fue al hijo de una antigua alcaldesa del PSOE en Jaén, Carmen Peñalver. En cuanto su hijo acabó de estudiar Derecho, el Gobierno lo nombró director de la Filmoteca aunque, por supuesto, nunca desempeñó el cargo porque, como dice el magistrado, carecía de la más remota experiencia en el mundo del cine. Al hijo de la alcaldesa de Jaén le sucedió otro 'nepote', la hija de un exalcalde socialista de Málaga, María Centeno, que tampoco “desempeñó las funciones propias del cargo”, como dice el magistrado del TSJA.

Este magistrado, por cierto, Miguel Pascuau Liaño, tampoco está exento de polémica porque también él llego en 2001 al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a propuesta del PSOE; hasta entonces era profesor titular de Derecho Civil de la Universidad de Granada. En alguna ocasión ha dictado sentencias que provocaron un gran revuelo, como cuando entendió que los asaltos a supermercados de Sánchez Gordillo no constituían amenaza alguna para los trabajadores que no querían secundar una huelga. En fin.

En este caso de los fantasmas, en cualquier caso, hasta ahora el juez Pascuau no ha dictado ninguna resolución que haya provocado alarma alguna. Porque, como bien dice el magistrado, una cosa es nombrar a un militante del PSOE como cargo de confianza, algo que sería, a su juicio, “absolutamente irreprochable”, y otra designarlo para un cargo que se rige por una normativa concreta que exige otros requisitos de imparcialidad, publicidad y libre concurrencia. En definitiva, que con los ‘cargos fantasma’, ahora el exconsejero, que es diputado andaluz del PSOE, está procesado y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tiene un problema más porque se comprometió en su pacto con Ciudadanos a apartar a los cargos públicos imputados, como sucedió con Chaves, Griñán y otros.

Matacán
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios