Noticias de Madrid: Cristina Cifuentes está fuera de registro, desquiciada

"Cristina Cifuentes está fuera de registro, desquiciada"

El último episodio del máster de la Universidad Rey Juan Carlos, sumado al de las acusaciones de Francisco Granados, llena de nubarrones el horizonte político de la presidenta

Foto: Cristina Cifuentes, durante una reunión del comité ejecutivo del PP de Madrid. (EFE)
Cristina Cifuentes, durante una reunión del comité ejecutivo del PP de Madrid. (EFE)

En el PP de Madrid, y en general en toda la organización, cunde un profundo desánimo sobre las posibilidades de que Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad, salga bien librada de los dos últimos episodios que han puesto su probidad en duda. Fuentes populares consideran que Cifuentes “ha sobreactuado” con las insinuaciones que le lanzó Francisco Granados y ha demostrado “pocos reflejos” tras las informaciones que ponían en duda que hubiera cursado y aprobado un máster en derecho autonómico en la Universidad Rey Juan Carlos. Según estas mismas fuentes, las querellas criminales contra Granados y contra el director de 'eldiario.es' y la redactora que informó sobre irregularidades en la obtención de su máster “no solo no van a prosperar, sino que se van a volver contra ella".

[Última hora: Cristina Cifuentes dimite]

Hubiese sido mejor, siempre según un alto cargo del PP, que Cifuentes hubiese reaccionado contra Granados por la vía civil, no tanto por ventear su relación sentimental con Ignacio González sino por las “insidias” sobre su posible conocimiento de la corrupción en el Canal de Isabel II y en Fundescam, en cuyos órganos de control estuvo presente Cifuentes en la época de su saqueo por González. Granados se habría entrometido ilegítimamente en el honor de Cifuentes, pero “no incurrió ni en injuria ni en calumnia”, razón por la que difícilmente podría resarcirse por vía penal. Por otra parte, las informaciones sobre su máster debieron tener una respuesta “fulminante” y “fáctica”, porque “los hechos se combaten con hechos”.

La confundida estrategia de defensa de Cifuentes le ha hecho perder sus proclamadas virtudes de rapidez, versatilidad y autocontrol. Y ha puesto en serio riesgo su reputación, de tal manera que la Asamblea autonómica madrileña, ante la que tendrá que comparecer la semana que viene, puede ser “su tumba política” a un año de las elecciones. En el PP no existe plena convicción sino muchas dudas sobre la actitud que adoptará Ciudadanos, al que tampoco han satisfecho las reacciones de la presidenta. Sus relaciones con Ignacio Aguado son “tensas”, aunque tanto en Cs como en el PP se reconoce que el momento político es muy delicado para poner a Cifuentes en el disparadero.


“Ahora la presidenta está fuera de registro, nerviosa, incluso desquiciada. O se serena o irá de error en error, como están siendo las judicializaciones con las que responde a unos ataques” que podrían “estar relacionados con su falta de cálculo al presentarse como una gran valedora de la transparencia cuando lleva en el partido en Madrid más de un cuarto de siglo”.

Esta crítica a la sobreactuación de la presidenta respecto de la corrupción en su partido está generalizada en la organización, que teme seriamente que su confundida reacción la haya neutralizado como una candidata con posibilidades para obtener un resultado razonable en las autonómicas de 2019. En el PP se espera el desarrollo de los acontecimientos la semana que viene para llegar a conclusiones definitivas sobre el futuro político de Cristina Cifuentes. “Madrid es un tándem y Cristina no puede perjudicar al candidato a la alcaldía de la capital, y si no suma está restando”. Las vacaciones que se ha tomado Cifuentes, sin celebrar siquiera el consejo de gobierno que acostumbra, son indicativas de su situación anímica, dicen las fuentes consultadas.


La preocupación en el PP es de más largo alcance que el que provoca Cifuentes. Existe también sobre el buen funcionamiento de la Universidad Rey Juan Carlos, fuertemente subvencionada por la comunidad y escenario de episodios de “endogamia” que se teme vayan saliendo a la luz a medida que se avance en la investigación sobre el máster de Cifuentes. “Solo faltaba que del caso de Cifuentes saltemos al caso de la Universidad Rey Juan Carlos y no quede nada sano en la Comunidad de Madrid, lo cual sería fatal para comparecer en las elecciones de 2019”. Pese a todo, en el PP no dan por amortizada a la presidenta, aunque consideran que ha perdido posibilidades y generado una “situación de enorme estrés en el partido cuando aún no tenemos candidato a la alcaldía de la capital”.

El lamento se hace más amargo en el PP al comprobar que “el caso Cifuentes está oscureciendo el caso Lavapiés, que era un talón de Aquiles para Carmena”. Las fuentes consultadas en el PP añaden a todo esto un “calendario judicial endiablado”. El panorama para los conservadores, efectivamente, ha empeorado en Madrid con progresión geométrica.

Notebook

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios