¿Qué pasa con FG y su amigo Rajoy?

¡Éramos pocos y parió la abuela! Dicho castellano que resume muy bien lo que piensan en Moncloa algunas fuentes consultadas respecto a si el poderoso y

Foto: ¿Qué pasa con FG y su amigo Rajoy?
¿Qué pasa con FG y su amigo Rajoy?
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    ¡Éramos pocos y parió la abuela! Dicho castellano que resume muy bien lo que piensan en Moncloa algunas fuentes consultadas respecto a si el poderoso y profesional banquero Francisco González (BBVA) -que era uno de los hombres que el presidente pudo haber nombrado ministro de Economía- ha entrado en colisión con el Ejecutivo.

    Porque tiene dicho Rajoy hasta la saciedad que él no debe nada a nadie y que sólo está condicionado por el interés general de los españoles. Algunas pruebas hay al respecto. Y otras que quedarán para los libros de historia cuando se escriba la letra pequeña de estos turbulentos y dramáticos años.

    FG pasaba por ser uno de los pocos altos dirigentes financieros que tenía la posibilidad de susurrar al oído del César. Por muchas razones. La primera, porque ambos son gallegos; la segunda, porque el jefe del BBVA ha hecho su rutilante carrera como banquero de la mano del PP -algo tuvo que ver Manuel Pizarro con su cooptación al frente de la antigua Argentaria- y, tercero, porque el jefe del Gobierno valora en todo lo que representa la opinión técnica de González.

    No parece extenderse esta relación personal con el ministro Luis de Guindos; ya se sabe, no hay peor cuña que la de la misma madera.

    FG siempre se opuso al banco malo; dicen los que le rodean que se había comprometido con su otro par, Emilio Botín (este aparece poco por el palacio presidencial), a que el Gobierno no lo pondría en pie. ¡Pues ahí está! Al final, Rajoy entre la legal (De Guindos) y la amante, FG, se decantó por la primera. Ahora, de una manera u otra, tendrá que pasar por el aro de Sareb y eso a una persona que desayuna en New York, merienda en La City londinense y, de paso, tiene que comprar mucho papel para que el Estado pueda pagar a sus enfermeras, no le parecerá precisamente caviar con mermelada china.

    Tampoco le gustó mucho al de Pontevedra que el hombre de Chantada (Lugo) le dijera públicamente que pidiera sin demora el rescate. Los del PP, que son muy suyos, andan recordando por todos los salones que no van a consentir que un banquero que se lo debe todo les ponga ahora arena en los engranajes.

    En donde reside el Poder ejecutivo, sin embargo, creen que no hay cosa que no arregle un buen orujo verde y de sabor galaico al atardecer.

    Palo Alto
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    2 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios